Consejos para convencer a una persona a acudir a terapia psicológica. Unsplash.

Somos seres empáticos. Ello hace que nos preocupemos no únicamente por nosotros mismos, sino también del bienestar de nuestros familiares y amigos, los cuales pueden estar pasando por una mala situación.

A veces se hace necesario recurrir a un psicólogo, quien puede contribuir a mejorar el estado de nuestro ser querido. Sin embargo, acudir a terapia no es una decisión que se suela tomar con facilidad y puede darse el caso de que quien necesita ayuda profesional no la llegue a pedir por diferentes motivos.El hecho de que alguien cercano tenga un problema no únicamente le afecta a él, sino también a su círculo cercano, y son sus allegados quienes consideran oportuno que se haga una visita a un profesional.

La pregunta que muchas personas se hacen al encontrarse en esta situación es: ¿cómo convencer a alguien de ir al psicólogo? El proponérselo puede llegar a ser un tema muy delicado, y generar una situación de tensión al sentirse ofendido y que se le puede estar llamando “loco”. Veamos varios consejos e ideas clave para saber cómo abordar esta clase de problemas.

¿Qué resistencias pueden surgir al proponer ir a psicoterapia?

Aunque en las últimas décadas la profesión del psicólogo ha ido adquiriendo mayor popularidad, además de divulgarse mejor qué es lo que se realiza en la consulta psicológica, lo cierto es que muchas personas se muestran reticentes a acudir a terapia psicológica.

Si bien la imagen del psicólogo como aquella persona que se encarga únicamente de las personas con trastornos psicológicos graves, como la esquizofrenia o el trastorno bipolar, se ha ido superando, son muchos los que siguen creyendo que ir al psicólogo es cosa de “locos”.

También puede darse el caso de que la persona que está sufriendo considere que se encuentra en una situación tan grave que ya no tiene situación, o que tema que al ir al psicólogo le confirme que no hay nada que hacer, y decida no enfrentarse a ello.

Hay quienes ven el pedir ayuda como una muestra de debilidad, y temen acabar dependiendo de un profesional de la salud mental. También, debido a un desconocimiento de lo que realmente hacen los psicólogos, creen que los acabarán medicando y sabrán realmente abordar de manera profunda su situación.

Si bien hay personas que son conscientes de que están sufriendo y necesitan ayuda, el temor a un elevado costo económico de la psicoterapia puede impedir que vayan al psicólogo.

Es importante indicar que, salvo en situaciones donde haya un trastorno psicológico muy grave, debe ser la propia persona quien acuda al psicólogo de forma libre, sin que sus familiares, amigos o pareja hayan organizado un engaño o la lleven a la consulta de forma forzada. Para un psicólogo clínico, este tipo de situaciones son especialmente difíciles, dado que la persona a la que se debe intervenir no desea recibir ayuda profesional.

Consejos para convencer a alguien de ir al psicólogo

Como amigos, familiares o pareja de alguien que está sufriendo, se puede seguir una serie de recomendaciones que pueden ayudarnos a que la persona sea consciente de que necesita ayuda y de que puede mejorar, además de mostrarle que estamos de su lado, que la apoyamos y queremos lo mejor para ella.

A continuación se presentan algunos consejos cuya finalidad es ayudar a saber cómo convencer a alguien de ir al psicólogo.

1. Elige el mejor momento y lugar

Proponer ir al psicólogo es un tema delicado. Es por ello que lo recomendable es elegir un momento y un lugar en los que predomine la calma y la intimidad, en los que no haya tensión y no hayan otras personas que puedan reaccionar negativamente a la propuesta de acudir al profesional e influir en quien necesita ayuda.

2. Escúchale y sé empático/a

Queremos ayudarle, y por ello hemos de mostrar que esa es nuestra intención. Pregunta sobre sus sentimientos, cómo está viviendo la situación y cómo percibe que puede evolucionar. Si alguna vez te ha ocurrido algo similar, cuéntaselo y hazle entender que todo puede mejorar con la ayuda adecuada.

3. Proponle una primera visita

Recomendar empezar inmediatamente con la psicoterapia puede verse como proponer algo complicado y económicamente no asequible. En vez de ello, puedes recomendar que pruebe una toma de contacto con un psicólogo, y ver qué sucede y cómo se siente después de la sesión.

4. Acompáñale en la primera sesión

Ir al psicólogo por primera vez se puede percibir como una tarea intimidante. Para garantizar que la persona vaya, pero sin presionarla, es una muy buena idea acompañarla durante la primera sesión, que sienta que inicia el proceso con el apoyo de alguien cercano.

5. No presupongas el por qué de su sufrimiento

Aunque todos los seres humanos tenemos mucho en común, cada uno puede atribuir y vivir el sufrimiento de formas distintas. No interpretes el por qué de su sufrimiento, simplemente comenta tu percepción dejando claro que cada uno es libre de poder vivir una misma experiencia de forma variada.

6. Ofrécele información veraz y de origen profesional

Muchos son los mitos que existen en torno a la figura del psicólogo. La mejor manera de luchar contra ellos es ofrecer artículos, libros, webs y otros recursos elaborados por los propios profesionales para ayudar a tener una visión real del profesional de la psicología y su labor.

7. No es lo mismo un psicólogo y un psiquiatra

Muchas personas creen que ir al psicólogo implica ser medicado, pese a que este profesional no es quien receta psicofármacos, y le tienen miedo a esa posibilidad. Recetar fármacos es tarea del psiquiatra, y solo medica en caso de que sea necesario. Por eso, hay que informar sobre este aspecto en caso de que resulte un obstáculo a la hora de convencer a alguien de que vaya al psicólogo.

8. Facilita el proceso de búsqueda de un psicólogo

Gracias a las nuevas tecnologías son muchos los psicólogos que disponen de páginas web en las que se pueden concertar citas, además de explicar su ámbito de intervención y en qué se han especializado. Así pues, resulta muy fácil ayudar a encontrar a un profesional de la psicoterapia que se adapte a las necesidades de la persona a la que quieres convencer.

9. Si es posible y necesario, subvenciona el tratamiento

La psicoterapia puede verse como un proceso caro. Si te lo puedes permitir, ofrécete a pagar la primera sesión. Eso demostrará que estás muy implicado en el proceso terapéutico y le motivará a acudir a terapia. Una vez haya empezado, será más fácil que pierda sus miedos y posibles prejuicios.

10. Hazle consciente de que es él/ella quien decide

Todas las personas tienen derecho a ser partícipes en la mejora de su salud mental. Aunque le propongamos ir al psicólogo, también debemos hacerle consciente de que él/ella es libre de decidir si acudir o no a consulta, y que es responsable de su bienestar psicológico.

En caso de que, a pesar de haber seguido estos consejos, la persona no quiera acudir al psicólogo, se debe insistir, pero manteniendo la calma y tratando de argumentar los beneficios de recibir terapia.

Autor: Nahum Montagud

Referencias bibliográficas:

  • Brammer, L. M., & Shostrom, E. L. (1977). Therapeutic psychology: Fundamentals of counseling and psychotherapy (3rd ed.). Oxford, England: Prentice-Hall.
  • Norcross, J. C. (Ed.). (2002). Psychotherapy relationships that work: Therapist contributions and responsiveness to patients. New York, NY, US: Oxford University Press.