La Corea de Sydenham es una enfermedad neurológica rara, producida por la infección de una bacteria, denominada estreptococos b-hemolíticos del grupo A. Su síntoma principal es una alteración de los movimientos. Dicha enfermedad la describió por primera vez un médico inglés, Thomas Sydenham, en 1686.

En este artículo te explicamos en qué consiste esta enfermedad, datos relevantes y cuáles son sus causas, síntomas y tratamientos.

Corea de Sydenham: definición y características generales

La Corea de Sydenham consiste en una enfermedad neurológica rara. Otros nombres que recibe son: Corea Menor, Corea Reumática o Baile de San Vito. Se trata de un trastorno del movimiento, originado por la infección de algunas bacterias pertenecientes al grupo A “Streptococcus”.

En cuanto a sus características, se trata de una enfermedad degenerativa, no progresiva e inflamatoria del sistema nervioso central (SNC); recordemos que el SNC está formado por el encéfalo (cerebro) y la médula espinal.

Su comienzo suele ser insidioso y de duración limitada. En relación a su evolución, esta es variable, y no es fácil de precisar. Su desaparición suele ser gradual. Los síntomas pueden durar unos 3 meses, aproximadamente, aunque en algunos casos llegan hasta los 6 y 12 meses.

Por otro lado, los movimientos que aparecen en la Corea de Sydenham no tienen un propósito aparente, son no repetitivos e involuntarios. Dichos movimientos acaban desapareciendo y por suerte no dejan secuelas neurológicas. Dependiendo del caso, puede ser que los síntomas sean más graves o más leves, e incluso que solo consistan en alteraciones psíquicas transitorias, como por ejemplo: inestabilidad emocional, inquietud e irritabilidad.

Este trastorno aparece más frecuentemente en las niñas que aún no han llegado a la pubertad. Sin embargo, la Corea de Sydenham también puede aparecer en niños.

Un poco de historia…

La Corea de Sydenham apareció hace más de 600 años, en forma de epidemia (alrededor del 1418). Sin embargo, no fue hasta el año 1686 que un médico inglés, Thomas Sydenham, describió la enfermedad.

Más tarde, Richard Bright, otro médico inglés, en 1831 fue el que descubrió que la Corea de Sydenham estaba asociada a la fiebre reumática (FR), y así lo describió.

Más datos

¿Cuándo suele aparecer la Corea de Sydenham? Todo depende de la edad en la que la persona se infecta de la bacteria, lógicamente, aunque dicha edad oscila entre los seis y los 15 años. Dichos pacientes suelen tener antecedentes reumáticos o cardíacos.

Su frecuencia es mayor, como adelantábamos, en el sexo femenino. De hecho, en la adolescencia, las personas afectadas por la Corea de Sydenham son prácticamente todas mujeres.

Causas

Como ya hemos mencionado, la causa de la Corea de Sydenham es una infección de las bacterias pertenecientes al grupo A Streptococcus. El Streptococcus es un tipo de bacteria que causa otras afecciones como fiebre reumática y faringitis estreptocócica. Concretamente, dicha bacteria causante de la Corea de Sydenham recibe el nombre de estreptococos b-hemolíticos del grupo A.

¿Cómo actúan este tipo de bacterias del grupo A? Interaccionando con una zona concreta del cerebro: los ganglios basales (implicados en el movimiento, la postura y el habla). Así, a través de una reacción de esta estructura cerebral, se origina la Corea de Sydenham.

Por otro lado, la Corea de Sydenham afecta a un 10%, aproximadamente, de las personas afectadas por fiebre reumática. Dicha asociación se relaciona con mecanismos autoinmunes del organismo.

Síntomas

De hecho, la Corea de Sydenham es en realidad un síntoma (más bien un signo) de otra afección, originada por el grupo A de bacterias Streptococcus; dicha afección es la fiebre reumática (FR) aguda.

Pueden ocurrir dos opciones: o bien que la persona padezca esta fiebre, o bien que la haya padecido de forma reciente. Algunas personas con FR solo muestran este signo, la Corea de Sydenham, en cambio otras muestras algunos más.

En cuanto a los síntomas que acompañan esta enfermedad (que suelen durar 3 meses, existiendo casos de hasta 6 y 12) encontramos los cuatro siguientes:

1. Trastornos del movimiento

Hemos dicho que la alteración principal de la Corea de Sydenham es un trastorno de los movimientos. Así, aparecen movimientos que presentan las siguientes características: no tienen un propósito aparente (es decir, son movimientos “sin sentido”), no son repetitivos, son involuntarios, rápidos, mal coordinados y bruscos. Su duración es limitada y no dejan secuelas neurológicas.

Dichos movimientos desaparecen durante el sueño, y afectan a cualquier grupo muscular (menos los músculos oculares, de los ojos). Además, es preciso especificar que en casos leves de Corea de Sydenham, los pacientes sencillamente presentan dificultades para vestirse y alimentarse, además de un aspecto torpe.

2. Alteraciones psíquicas

Otro síntoma de la Corea de Sydenham son las alteraciones psíquicas, de carácter transitorio. Las más frecuentes son tres: inestabilidad emocional, inquietud e irritabilidad.

3. Fiebre reumática

Como hemos visto, la fiebre reumática es otro de los síntomas de la Corea (o uno de sus signos), que aparece también como consecuencia de la infección por el estreptococos del grupo A. Se trata de una enfermedad inflamatoria que puede originar afecciones al corazón, piel, cerebro y articulaciones.

4. Carditis reumática

Por otro lado, un tercio de los casos de Corea aparecen asociados a otro síntoma: la carditis reumática. Esta consiste en una afección que origina un daño permanente en las válvulas del corazón.

Tratamiento

En relación al tratamiento de la Corea de Sydenham, actualmente no existe ningún fármaco 100% eficaz en todos los casos de Corea.

Por otro lado, cuando la afectación es grave, a veces se requiere sedar al paciente, a fin de protegerlo de las autolesiones que puede provocarse a raíz de la Corea (por ejemplo golpearse brazos y piernas).

Aunque no haya ningún fármaco 100% eficaz en todos los casos de Corea, existen fármacos que pueden paliar los síntomas. En función de la severidad de los mismos, se suele recurrir a cuatro opciones:

1. Fenobarbital

El fenobarbital es un barbitúrico, y se trata del fármaco de elección para tratar la Corea de Sydenham. Se administra por vía oral y se mantiene su prescripción el tiempo necesario para eliminar los movimientos anormales. Su eficacia ronda el 80%.

2. Diazepam

El diazepam es una benzodiacepina (ansiolítco), que suele consistir en la segunda opción. Es decir, se administra en casos donde el fenobarbital haya fracasado.

3. Haloperidol

En tercera opción para tratar la Corea de Sydenham tenemos el haloperidol, un tipo de antipsicótico. Se utiliza cuando los anteriores fármacos no han funcionado. Sin embargo, en niños resulta muy tóxico.

4. ¿Corticoides?

También se han empleado corticoides en algunos casos, aunque no se ha demostrado al 100% que estos puedan mejorar los síntomas de la Corea.

Referencias bibliográficas:

  • Avellaneda, A. y Izquierdo, M. (2004). FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras). (2004).
  • Díaz-Grez, F. Lay-Son, L., Del Barrio-Guerrero, E. y Vidal-González, P. (2004). Corea de Sydenham. Análisis clínico de 55 pacientes con seguimiento prolongado. Rev Neurol, 39 (9): 810-815.
  • MedLinePlus. (2019). Corea de Sydenham.