¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la psicosis?

Un resumen de los principales factores de riesgo de la posibilidad de desarrollar psicosis.

Cuáles son los factores de riesgo para la psicosis

La psicosis es una enfermedad mental que se podría caracterizar por una escisión o pérdida de contacto con la realidad, de manera que se produce una alteración en la percepción y de los pensamientos por lo que aquellas personas que experimentan una psicosis podrían llegar a tener dificultades para comprender lo que es real y lo que no lo es.

Existen diversos factores de riesgo para la psicosis como pueden ser los siguientes: factores genéticos o hereditarios, consumo de drogas, haber sufrido algún trauma durante la infancia, algunas complicaciones obstétricas y perinatales, sufrir estrés o experimentar acontecimientos vitales altamente estresantes, entre otros.

En este artículo veremos en qué consisten los principales factores de riesgo para la psicosis. No obstante, antes de ello vamos a ver en qué consiste realmente la psicosis y cómo podría llegar a desarrollarse.

¿En qué consiste la psicosis?

Cuando hablamos de psicosis estamos hablando de una enfermedad mental que está caracterizada fundamentalmente por una pérdida de contacto con la realidad, siendo una enfermedad que afecta a mujeres y a hombres por igual. Al producirse un contacto con la realidad, quienes experimentan una psicosis pueden experimentar alucinaciones (viendo o escuchando cosas que en realidad no existen) o delirios (experimentando unas creencias falsas acerca de lo que es esa persona o en relación a lo que está sucediendo a su alrededor).

Por otro lado, la psicosis tiende a aparecer normalmente en edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, estimándose de acuerdo con los datos oficiales epidemiológicos que hasta un 3% de la población mundial podría llegar a sufrir síntomas psicóticos. La psicosis se desarrolla en función de cada caso particular. Este trastorno puede aparecer de manera brusca o, por el contrario, de manera gradual a lo largo del tiempo, existiendo la posibilidad de que pasaran desapercibidos los síntomas de la enfermedad.

Psicosis

Cabe destacar que la psicosis es un trastorno mental que suele llegar a provocar cambios de pensamiento y en el estado anímico, de manera que quienes lo padecen podrían expresar una serie de ideas que les resultan extrañas, siendo complicado para ellas y también para sus allegados comprender sus comportamientos y entender sus sentimientos en determinados momentos.

Por otra parte, este es un trastorno que normalmente se aborda desde una perspectiva multidisciplinar que implica a varios especialistas (psiquiatras, psicólogos, enfermeros, etc.) dónde se incluye en el tratamiento la psicoterapia, el tratamiento farmacológico, el apoyo social y familiar, así como la búsqueda y apoyo al paciente para que pueda mantener un buen estilo de vida y sea capaz de llevar una vida plena.

¿Cómo puede desarrollarse la psicosis?

Es común que en el primer episodio psicótico la persona no entienda nada de lo que ocurre y además los síntomas pueden variar de una persona a otra, así como también a lo largo del tiempo. Así mismo, la psicosis puede causar bastante preocupación y malestar a todas aquellas personas que experimentan esta enfermedad mental.

Los síntomas más comunes de la psicosis son los “positivos” y estos principalmente se componen de alucinaciones (la percepción de algo que no existe), alteración en la forma de pensar (pérdida de asociación entre ideas, pudiendo cambiar de tema sin que haya relación entre uno y otro) y también los delirios (estado de desorientación, confusión y/o no ser capaz de pensar o recordar con claridad, de manera que suelen producirse pensamientos confusos o también una notable disminución de la consciencia con respecto al entorno.).

Otros síntomas característicos de la psicosis son los “negativos”, caracterizados por afectar al funcionamiento a nivel social de las personas que experimentan psicosis, de manera que podría llegar a confundirse con algunas conductas o estados de ánimo como la despreocupación o la pereza, entre otros.

Es más, incluso podría llegar a pensarse que esa persona está sufriendo una depresión en lugar de una psicosis, aunque bien es cierto que en muchos casos de psicosis también puede haber depresión de manera comórbida. Algunos de los síntomas más comunes son: aislamiento, falta de higiene, falta de energía, pobreza del habla, pérdida de interés, dificultades para concentrarse, etc.

Por otra parte, la psicosis suele desarrollarse en 3 fases principalmente, teniendo cada una de ellas una duración diferente en función de cada caso particular. La primera sería la “prodrómica”, en la que los síntomas podrían llegar a pasar desapercibidos, aunque podrían darse cambios en la manera de pensar, sentir y percibir de esa persona. La segunda sería la “aguda”, cuando comienzan las alucinaciones, los delirios, desorganización del pensamiento de forma clara. La tercera, la “fase de recuperación o remisión” sería aquella en la que van desapareciendo los síntomas de manera gradual.

Los diferentes factores de riesgo para la psicosis

Antes de explicar con mayor detenimiento los principales factores de riesgo para la psicosis cabe mencionar que la psicosis normalmente no se desarrollar por una única causa, ya que en realidad suele producirse por la aparición y la interacción de diversos factores (factores genéticos o biológicos, ambientes, estilo de vida, etc.)

Entre estos factores de riesgo se encuentran una serie de problemas médicos capaces de causar psicosis, como los siguientes: abuso del alcohol o de algunas drogas, así como también durante la abstinencia de este tipo de sustancias, algunas enfermedades cerebrales, algunos tumores, demencia, VIH, algunos fármacos, accidentes cerebrovasculares o ictus o algunos tipos de epilepsia, entre otros. A continuación explicaremos con más detalle en qué consisten los principales factores de riesgo para la psicosis.

1. Factores genéticos o hereditarios

Cuando estamos hablando de factores genéticos o hereditarios nos estamos refiriendo al hecho de que existan antecedentes de psicosis dentro de la familia (que alguno de los progenitores o incluso ambos hayan sufrido algún trastorno psicótico). Por otro lado, se calcula que la esquizofrenia podría ser el trastorno, dentro del grupo de trastornos psicóticos, con mayores porcentajes de heredabilidad, de manera que es importante tenerlo presente.

De acuerdo con algunas teorías relacionadas con la heredabilidad de trastornos mentales como la esquizofrenia, se estima que podría llegar a desarrollarse a causa de una combinación entre diversos genes y otros factores ambientales durante la etapa en la que el sistema nervioso se encuentra en desarrollo. Aunque esto no quiere decir que todas las personas que tengan antecedentes familiares de esquizofrenia vayan a desarrollar también este trastorno mental.

Por otro lado, los síntomas psicóticos se han asociado a una hiperactividad a nivel cerebral de la dopamina, así como también a una sensibilidad mayor de lo común de los receptores dopaminérgicos cerebrales.

2. Consumo de drogas

Diversos estudios apuntan hacia la existencia de una correlación entre el consumo de cannabis y el desarrollo de la psicosis. Un dato destacable es que entre un 20-60% de las personas que sufren algún trastorno psicótico también han podido experimentar un trastorno por consumo de sustancias, especialmente relacionado con el cannabis. Por ello, si existe predisposición genética es recomendable evitar el consumo de sustancias tóxicas, consumir cannabis y/o estimulantes con el fin de prevenir el posible desarrollo de la psicosis.

3. Sufrir estrés o experimentar acontecimientos vitales altamente estresantes

Sufrir demasiado estrés y de forma prolongada, cuando una persona no posee los suficientes recursos personales como para hacer frente a las exigencias de la situación, o experimentar acontecimientos vitales altamente estresantes (p. ej., cambiar de trabajo en otra ciudad y tener que empezar de cero, problemas familiares, problemas judiciales, terminar con una relación sentimental, etc.) son otros de los principales factores de riesgo para la psicosis, por lo que es importante tenerlos en cuenta y buscar apoyo por parte de alguien de confianza o ayuda profesional cuando se está experimentando una situación semejante.

4. Haber sufrido algún trauma durante la infancia

Se estima que más de la mitad de las personas que han llegado a experimentar psicosis previamente habían sufrido algún trauma durante la infancia (p. ej., abuso físico, sexual y/o emocional, así como también negligencia emocional o física por parte de sus progenitores).

Algunos estudios al respecto han mostrado como resultado que el cúmulo de circunstancias o acontecimientos traumáticos durante edades tempranas provoca que una persona sea más vulnerable frente a la posibilidad de desarrollar un trastorno mental, entre los que cabe destacar los trastornos psicóticos.

5. Algunas complicaciones obstétricas y perinatales

Este tipo de complicaciones serían algunos de los principales factores de riesgo para la psicosis puesto que el periodo perinatal según los expertos es un periodo de máxima vulnerabilidad. Dentro de los factores asociados durante este periodo al posible desarrollo posterior de una psicosis se encuentran los siguientes: nacimiento prematuro, bajo peso al nacer, infecciones virales en el segundo trimestre de embarazo, complicaciones en el parto, desnutrición en el embarazo, etc.

Cabe señalar algunos indicadores tempranos de la psicosis con el fin de que se tengan en cuenta para detectar esta enfermedad lo antes posible. Por un lado están los indicadores a nivel psicomotriz (una pobre coordinación motora y postural, estereotipias o tics, psicomotricidad poco desarrollada para su edad, etc.).

Por otro, los indicadores cognitivos (poca concentración en el juego, dificultad en sus capacidades organizativas y ejecutivas, disminución del CI, retraso en la adquisición y/o desarrollo del lenguaje, etc.).

Por último, las conductuales (juego solitario, hiperactividad en niños o hiporreactividad en niñas, falta de socialización, serias dificultades en el procesamiento a nivel afectivo, etc.).

  • Artigue, J. & Tizón, J. L. (2014). Una revisión sobre los factores de riesgo en la infancia para la esquizofrenia y los trastornos mentales graves del adulto. Atención Primaria, 46(7): pp. 336 - 356.
  • Crespo, B. et al. (2010). Guía de Psicoeducación para las Familias de Personas con Psicosis. Consejería de Sanidad: Gobierno de Cantabria.
  • Erdozain, A. M., Muguruza, C., Meana, J. J. & Callado, L. F. (2009). ¿Es realmente el consumo de cannabis un factor de riesgo para la esquizofrenia? Norte de Salud Mental, 34: pp. 23 - 33.
  • Esbec, E., & Echeburúa, E. (2016). Violencia y esquizofrenia: un análisis clínico-forense. Anuario de Psicología Jurídica.
  • Fonseca, E. (2019). Tratamientos psicológicos para la psicosis. Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Fonseca, E., Paino, M., Perona, S., Rodríguez, J. F. & Vallina, O. (2021). Tratamientos psicológicos para la psicosis. En E. Fonseca (coord.). Manual de tratamientos psicológicos: Adultos (pp. 251-304). Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Rodríguez-Testal, F. F., Fonseca-Pedrero, E., Bellido-Zanin, G., Senín-Calderón, C. & Perona-Garcelán, S. (2020). El espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. En A. Balloch, B. Sandín & F. Ramos (coords.). Manual de Psicopatología (Volumen II): 3ª edición (pp. 345-374). Madrid: McGraw-Hill.
  • Tizón, J. L. et al. (2008). Factores de riesgo para padecer trastornos psicóticos: ¿Es posible realizar una detección preventiva?. Clínica y Salud, 19(1): pp. 27 - 58.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados