Unsplash

Ser capaces de recordar las cosas que vivimos es algo que la mayor parte de la gente valora como algo positivo, que nos permite aprender y atesorar lo que hemos vivido. Con el tiempo, tendemos a olvidar la mayor parte de información que recibimos, cosa que nos resulta adaptativa ya que permite hacer sitio en nuestra conciencia para la llegada de nueva información.

Mucha gente desearía poder mantener en su memoria una mayor cantidad de información por más tiempo, hacer que sus recuerdos no desaparezcan nunca. Sin embargo, esto no ocurre en los casos de hipermnesia, en el que todo tipo de recuerdos permanece vívido y fresco de forma permanente en la memoria.

Hipermnesia: cuando lo recordamos todo

La mayoría de la gente es capaz de recordar los momentos concretos que le han marcado profundamente. El primer beso, la última vez que vimos a un ser querido antes de que muriera… Las emociones que estos sucesos nos provocan hacen que algunos detalles permanezcan para siempre con nosotros. Sin embargo, aún en ese tipo de recuerdos solemos mantener solo pequeños retazos, olvidándose una amplia cantidad de detalles que consideramos de poca importancia.

Las personas que padecen hipermnesia, también llamada hipertimesia, tienen una capacidad de recuerdo y evocación muy superiores a la media, siendo capaces de recordar con gran precisión y detalle una gran cantidad de material. Esta capacidad les permite ser capaces de codificar, almacenar y recuperar con gran rapidez nuevos contenidos de cara a emplearlos en los momentos en que son necesarios. Se trata de una capacidad tremendamente útil que no tiene que ver con el nivel de inteligencia de quien lo posee y que de por sí no resulta patológica.

La capacidad de memoria de estos sujetos está principalmente sujeta a un tipo de memoria concreta: la memoria autobiográfica. Las personas con hipermnesia son capaces de recordar casi cada detalle de los hechos que han vivido. Sin embargo, por norma general no son más capaces en otros tipos de memoria a menos que sean capaces de ligar los estímulos a recuerdos de tipo personal.

Los problemas en esta alteración de la memoria

Sin embargo, en algunas ocasiones el recuerdo no se centra únicamente en aspectos que el individuo quiere recordar, sino que se pueden tener serias dificultades de abstracción y selección del material recordado, suponiendo un malestar significativo para el sujeto que disminuye su funcionalidad y puede provocar ansiedad y graves alteraciones en el estado de ánimo. En estos casos sí se podría considerar una patología, denominándose síndrome hipermnésico.

En muchos casos la hipermnesia o hipertimesia aparece en personas con características obsesivas, pudiendo ser este hecho uno de los factores que contribuye a la capacidad de retención o un efecto indirecto de tal capacidad.

Si bien existen muy pocas personas que padecen este extraño síndrome, se han documentado diversos casos tanto en el pasado como en épocas recientes en que algunos individuos indican que son capaces de recordar cada detalle de lo que han vivido desde la infancia o la adolescencia.

Algunas diferencias a nivel neuroanatómico

Los pocos casos de sujetos con hipermnesia que se han podido estudiar han reflejado que presentan algunas particularidades en algunas áreas y elementos cerebrales.

Se ha detectado que en estas personas las partes frontales y temporales del encéfalo presentan una conexión más fuerte, con una densidad más elevada de sustancia blanca, que en la mayoría de la población. Al parecer, existen alteraciones en los giros inferior y temporal medial del lóbulo temporal, una área en que se sitúa el fascículo unciforme el cual tiene un papel importante en la memoria autobiográfica. En personas con hipermnesia, dicho fascículo está ampliamente desarrollado.

Asimismo, se ha detectado en algunos de los casos un mayor tamaño de la amígdala y sus conexiones con el hipocampo en comparación a sujetos sin hipermnesia. Este hecho apoya la creencia de que el aumento del nivel de recuerdo está vinculado a la conexión de los estímulos con las emociones.

Fenómenos hipermnésicos

La hipermnesia es un fenómeno infrecuente con muy pocos casos registrados. Sin embargo, existen una gran cantidad de fenómenos relacionados con este tipo de problema que aparecen de forma puntual en algunos sujetos.

En algunos casos, grandes momentos que nos han marcado pueden aparecer como recuerdos nítidos en forma de flash, especialmente cuando nos referimos a momentos importantes en que recordamos con toda claridad qué estábamos haciendo cuando ocurrió tal caso (pongamos, por ejemplo, la llegada del hombre a la Luna).

También aparecen fenómenos semejantes a la hipermnesia en algunos trastornos como los psicóticos o maníacos, especialmente cuando esos recuerdos son utilizados con un fin concreto como dar una justificación a conductas anómalas.

Es posible también que un evento que nos ha supuesto una alteración emocional profunda, generalmente eventos vividos durante la infancia o algunos eventos traumáticos, sea recordada de una forma especialmente vívida pudiendo incluso confundirse entre el pasado y el presente y considerar que el recuerdo es la vivencia actual. Este fenómeno es conocido como ecmnesia.

¿Beneficio o tortura?

Como hemos dicho anteriormente, para muchas personas ser capaz de recordar todos los hechos de su vida o simplemente ser capaz de retener en la memoria una mucho mayor cantidad de información es algo positivo. Recordar con rapidez la información puede facilitar el aprendizaje de numerosas disciplinas y habilidades, nos dota de una buena capacidad para rememorar las cosas importantes para nosotros y nuestros seres queridos e incluso puede abrirnos las puertas a puestos de empleo u otras oportunidades.

Sin embargo, si bien algunas de las personas con hipermnesia tienen una vida relativamente normal, para algunas otras su condición puede resultar extremadamente dolorosa e invalidante. Y es que en algunos casos, lo que podría haber sido un don se convirtió en una maldición que les produjo graves dificultades en todos los ámbitos de la vida.

En este sentido, no ser capaz de olvidar hace que cada vez que tengamos que hacer una acción concreta tengamos que pararnos largo tiempo a organizar nuestros contenidos mentales, resultando en un elevado nivel de propensión a distraerse y un descenso de la productividad de nuestras acciones.

Puede hacer difícil discernir entre lo necesario y lo circunstancial, concediendo gran importancia a elementos que realmente no tienen por qué ser necesarios. También puede generar un elevado nivel de indecisión en quien lo padece.

Recuerdos emocionalmente dolorosos

De la misma manera, ser capaz de recordar con gran nitidez hace que los sucesos dolorosos que nos han ocurrido a lo largo de nuestra vida no puedan ser superados con rapidez, permaneciendo durante más tiempo sentimientos como la culpa y la humillación en la propia psique y haciendo de los procesos de duelo un desafío mucho mayor de lo habitual.

Disminuye la atención y la capacidad de aprendizaje

También se complica la adquisición de nuevos conocimientos, ya que el nivel de atención disminuye con la aplicación de recursos mentales a intentar filtrar e utilizar los recuerdos necesarios y no otros.

Asimismo, se dificulta el paso entre el aprendizaje y la automatización de tareas, ya que no se recuerda solo el procedimiento básico sino todo el conjunto de detalles asociados y por lo tanto cuesta más abstraer lo necesario de lo accesorio.

Además, en algunos casos la viveza del recuerdo puede causar que haya una confusión entre pasado y presente, pudiendo desembocar en delirios ecmnésicos en que se cree que se está viviendo lo que en realidad es un recuerdo.

¿Es realmente memoria infinita?

Hay que tener en cuenta que la hipermnesia, aunque sea un fenómeno muy llamativo, no deja de estar confinado al ámbito de los procesos mentales (cognitivos, concretamente) y, por consiguiente, depende del funcionamiento del cerebro. Esto es así porque sostener lo contrario supondría defender el dualismo en psicología, la creencia de que hay algo incorpóreo separado del mundo material que a la vez repercute en este último. Es decir, un punto de vista acientífico.

Por otro lado, en muchos casos de personas con hipermnesia esta va de la mano con un cerebro anormal. Kim Peek, por ejemplo, además de poder memorizar libros enteros, no tenía cuerpo calloso que uniese los dos hemisferios cerebrales. Sería mucha coincidencia que estos dos hechos no tuviesen nada que ver, Evidentemente, las capacidades mentales extraordinarias existen porque detrás de ellas hay un sistema nervioso extraordinario.

Eso significa que la hipermnesia tiene un límite por el simple hecho de que surge a partir de algo que también está limitado: el cerebro, por su naturaleza material.

Referencias bibliográficas:

  • LePort, A.K.R.; Mattfeld, A.T.; Dickinson-Anson, H.; Fallon, J.H.; Stark, C.E.L.; Kruggel, F.; Cahill, L. & McGaugh, J.L.. Behavioral and neuroanatomical investigation of Highly Superior Autobiographical Memory (HSAM) Neurobiology of Learning and Memory, 2012; 98 (1): 78.
  • Linscott, R. J. & Knight, R. G. (2001). Automatic hypermnesia and impaired recollection in schizophrenia. Neuropsychology, 15, 576-585.
  • Santos, J.L. (2012). Psicopatología. Manual CEDE de Preparación PIR, 01. CEDE. Madrid.