Esta neuralgia produce un fuerte dolor, normalmente solo en un lado de la cara. Wikipedia Commons

Existen pocos dolores que ocasionen tant incapacidad y malestar como los dolores relacionados con el oído o los dolores de muelas. Por suerte para la persona que los padece, estos son temporales y pueden remediarse fácilmente.

Ahora bien, imaginemos que estos dolores aparecen de forma fortuita y crónica y que, además, los tratamientos no pudieran conseguir que el dolor remitiera permanentemente. Esto es lo que sucede en la neuralgia del trigémino, un trastorno muy doloroso del que hablaremos a continuación.

¿Qué es la neuralgia del trigémino?

La afección conocida como neuralgia del trigémino es un padecimiento crónico y lacerante que provocada por una alteración en el nervio trigémino o quinto nervio craneal. Este nervio trigémino es uno de los nervios de más longitud que hay en el cráneo.

Entre los efectos que la neuralgia del trigémino ocasiona en la persona se encuentra una sensación similar a la que provoca la quemazón, la cual aparece de forma repentina y fortuita(Tipo I); además estos pacientes también pueden experimentar una sensación de dolor intenso y punzante que puede tener hasta dos minutos de duración (Tipo II). De ahí que esta enfermedad sea también conocida como Tic doloroso.

El dolor provocado por esta afección puede llegar a presentar tal intensidad que la persona se vea prácticamente incapacitada tanto a nivel físico como mental.

Para comprender bien esta afección es necesario saber que este nervio trigémino forma de parte de los doce pares de nervios craneales que parten de la base de cráneo. Su función es la de transportar las sensaciones entre el cerebro y las zonas superior, media e inferior del rostro y a la cavidad bucal. Este nervio está formado por tres ramificaciones:

  • La rama oftálmica o superior transporta las sensaciones a casi todo el cuero cabelludo, a la frente y a la zona frontal de la cabeza.
  • La rama maxilar o media atraviesa la mejilla, el maxilar superior , el labio superior, los dientes, las encías y los laterales de la nariz.
  • La rama mandibular o inferior que recorre la mandíbula, los dientes, las encías y el labio inferior.

En la neuralgia del trigémino puede verse afectada más de una rama nerviosa causando un intenso dolor en cualquiera de las zonas nombradas anteriormente.

¿Qué síntomas presenta?

Tal y como se comenta anteriormente la sintomatología asociada a la neuralgia del trigémino se distingue por ocasionar en el paciente un sufrimiento o dolor lacerante y agudo, parecido a una descarga eléctrica que se suele sentir en un lado de la mandíbula o en la mejilla.

Estos episodios de dolor pueden darse en cualquiera de los dos lados del rostro. No obstante, nunca se manifiestan en ambos lados a la vez. La sintomatología completa que puede presentarse en la neuralgia del nervio trigémino incluye:

  • Contracciones que ocasionan un dolor muy intenso, como una descarga eléctrica, de una duración de hasta dos minutos y que pueden presentarse constantemente.
  • Habitualmente el dolor solamente aparece en un lado de la cara. Concretamente en el ojo, la el pómulo y la zona inferior del rostro.
  • Cuando el dolor aparece no existe ningún tipo de adormecimiento posterior y tampoco se pierde la capacidad de mover la zona del rostro afectada.

En la mayoría de los casos lo pacientes pueden llegar a prever la aparición del episodio puesto que este tiende a estar precedido por sensaciones de cosquilleo, rigidez o una sensación de dolor leve pero continua.

Una de las características principales de esta sintomatología es que esta aparece de forma súbita y aleatoria. No obstante, estos incidentes pueden estallar por una vibración o contacto con la mejilla causado por cualquier acción cotidiana como lavarse la cara o los dientes, comer o incluso hablar.

A pesar de que la neuralgia del trigémino no supone per se un riesgo para la salud de la persona, el dolor que ocasiona puede llegar a ser altamente incapacitante, provocando que la persona rechace por todos lo medios realizar aquellas labores diarias que puedan ocasionar una nueva crisis.

¿Qué causa este tipo de neuralgia?

Aunque en muchos de los casos la causa de la neuralgia del trigémino quede sin determinar, existen una serie de situaciones y enfermedades que propician la aparición de estos episodios de dolor tan característicos.

Los contextos en los que puede aparecer son:

  • Compresión del nervio trigémino por parte de un vaso sanguíneo: esta compresión puede darse bien por el propio proceso normal de envejecimiento o bien por la presencia de un tumor.
  • Esclerosis múltiple (EM) u otras enfermedades que causan el deterioro de la mielina.
  • Lesión del nervio trigémino debida a un trauma o a una cirugía bucal o de los senos paranasales.

¿Cómo se diagnostica?

Por el momento no se ha elaborado ningún tipo de prueba específica para el diagnóstico de la neuralgia del trigémino.

Los pasos a seguir para realizar un diagnóstico certero de la neuralgia del trigémino son:

  • Exploración de los antecedentes médicos de la persona.
  • Descripción de sintomatología.
  • Examen físico.
  • Examen neurológico exhaustivo.
  • Realización de estudios de neuroimagen para descartar la acción de un tumor cerebral o de esclerosis múltiple.

¿Cuál es tratamiento y qué pronóstico existe?

Al igual que con el diagnóstico, todavía no se ha descubierto un tratamiento que tenga la capacidad de eliminar el dolor de forma permanente ocasionado por la neuralgia del trigémino.

No obstante existen varios tratamientos o intervenciones que pueden mejorar significativamente la situación del paciente. Estos tratamientos son la terapia farmacológica, la cirugía y otros tratamientos o remedios.

1. Terapia farmacológica

Existen ciertos medicamentos que suelen favorecer la disminución del dolor y el número de ataques. Entre estos medicamentos se encuentran:

  • Medicación anticonvulsiva: es la más eficaz y puede incluir la carbamazepina, el topiramato o la gabapentina.
  • Administración de opioides como la metadona cuando ni los anticonvulsivos ni la cirugía funcionan.
  • Tratamiento mediante el uso de dosis bajas de antidepresivos como la nortriptilina.
  • Derivados de la morfina como la dolantina.
  • Inyecciones de botox en el nervio.

2. Cirugía

Una segunda opción es la solución mediante ciertos tipos de cirugías. No obstante, la eficacia de sus resultados es ampliamente discutida por la comunidad médica.

La práctica principal que se lleva a cabo en la neuralgia del trigémino es la descompresión microvascular (DMV), mediante la cual el cirujano coloca un elemento entre el nervio y el vaso sanguíneo que hace presión.

Otras estrategias consisten en deshacer o seccionar algunas zonas de la raíz del nervio mediante las siguientes técnicas:

  • Inyección de glicerol.
  • Radiocirugía.
  • Ablación por radiofrecuencia.
  • Microcompresión con globo percutáneo.

3. Otros remedios

La persona afectada por una neuralgia del trigémino puede beneficiarse también de los efectos de tratamientos alternativos como la acupuntura o la quiropraxia combinadas con medicación, a causa de la sugestión. Asimismo, la utilización de cremas de capsaicina, la modificación de los hábitos alimenticios o los suplementos de cianocobalamina también pueden resultar útiles para menguar la intensidad de los síntomas.