¿Das muchas vueltas a la cama cuando duermes? Esta situación puede ocurrir justo cuando intentas dormirte (durante minutos o incluso horas) o también después, cuando te despiertas y te das cuenta que has movido todas las sábanas y que has desmontado la cama.

Pero, ¿por qué ocurre esto? Sus causas pueden ser muy variadas, e incluir hábitos de vida, conductas inadecuadas, patrones comportamentales característicos, trastornos… En este artículo vamos a ver 7 posibles causas que expliquen el hecho de dar muchas vueltas a la cama, y como consecuencia, no descansar bien.

¿Por qué doy muchas vueltas cuando duermo? Posibles causas

Tener un sueño profundo y reparador es esencial para que podamos llevar una vida normal y gozar de una buena calidad de vida.

No tenerlo puede hacer que nos sintamos cansados durante todo el día, que no podamos cumplir con nuestra obligaciones… y, en definitiva, que no podamos disfrutar de las cosas. Es por ello que resulta tan importante dormir bien. Muchas personas, sin embargo, padecen problemas de sueño, que pueden llegar a convertirse en auténticos trastornos del sueño.

En este artículo hablaremos de aquellas personas que dan muchas vueltas cuando duermen, tanto cuando están intentando dormirse (sin conseguirlo), como cuando lo consiguen pero siguen moviéndose mucho. ¿Por qué ocurre esto? Aquí veremos las principales causas que podrían explicarlo:

1. Cansancio acumulado

Una de las causas que pueden estar originando que des muchas vueltas cuando duermes es el cansancio acumulado. Aunque parezca paradójico, y pensemos que al estar muy cansados dormiremos mejor, no siempre es así.

A veces el hecho de estar tan cansado del día, o incluso de días acumulados, puede hacer que tengamos un sueños más fragmentado y menos reparador, lo cual causa que demos muchas vuelta en la cama.

2. Ansiedad

La ansiedad es otra de las posibles causas de no dejar de moverse en la cama cuando nos vamos a dormir. Recordemos que la ansiedad consiste en un estado psicofisiológico alterado, que dificulta que tengamos una buena calidad de vida, y eso incluye el sueño.

Además de la propia ansiedad, si esta se manifiesta en exceso y se acompaña de otros síntomas, podemos incluso hablar de un trastorno de ansiedad. Encontramos varios que podrían explicar por qué damos vueltas a la cama al dormir; el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) (éste especialmente), el la agorafobia, el trastorno de pánico, etc.

3. Rituales

Cuando hablamos de rituales, nos referimos a una serie de conductas que “debemos” repetir constantemente para disminuir algún tipo de ansiedad o malestar asociado; de hecho, los rituales se encuentran en el famoso TOC, o Trastorno Obsesivo-Compulsivo (en este caso se denominan compulsiones), aunque también pueden aparecer de forma aislada, y no necesariamente en el contexto de un trastorno mental subyacente como sería el TOC.

Pues bien, los rituales de antes de ir a dormir también pueden interferir en nuestro descanso, ya que si sentimos que no los hemos llevado a cabo correctamente, o sencillamente “necesitamos” volverlos a repetir, eso puede hacer que nos levantemos, que estemos inquietos, etc. Si, más allá de manifestar simples rituales, además padecemos un TOC, el problema se agrava.

4. Preocupaciones

Las preocupaciones son otra posible causa (de hecho, de las más comunes) que explicaría por qué damos tantas vueltas cuando dormimos.

Es decir, el hecho de “tener muchas cosas en la cabeza”, y de darles vueltas justo al ir a dormir, puede hacer que no descansemos bien y que demos muchas vueltas en la cama. Incluso, el hecho de tener una única preocupación que nos inquieta (no hace falta que sea más de una) también puede causar el mismo efecto.

5. Pensar en exceso

Relacionada con la causa anterior, el hecho de pensar en exceso también puede surgir el mismo efecto de dar mil vueltas a la cama. Así, no sería exactamente igual que la causa anterior, aunque tendría grandes paralelismos.

Una cosa es estar preocupado/a por algo, y la otra es sencillamente pensar mucho en lo que ha ocurrido durante el día, en planes que queremos hacer, en ideas que nos vienen en la mente… (sin la connotación negativa asociada a la preocupación). Hay personas que son así, que piensan mucho incluso cuando deben “parar” para descansar.

6. Trastorno del sueño

Otra posible causa que explica por qué das muchas vueltas cuando duermes, es el hecho de padecer un trastorno del sueño.

Existen múltiples trastornos del sueño; algunos que podrían explicar este síntoma serían: el trastorno de insomnio (insomnio), el síndrome de las piernas inquietas (SPI), las pesadillas, los terrores nocturnos, el trastorno del comportamiento del sueño REM, el bruxismo, etc. En prácticamente todos estos casos se puede desarrollar una ansiedad anticipatoria que dificulta conciliar el sueño o dormir profundamente.

Dos de estos trastornos merecen especial atención:

6.1. Síndrome de las Piernas Inquietas (SPI)

El Síndrome de las Piernas Inquietas (junto al insomnio) es una causa frecuente que explica el hecho de dar muchas vueltas a la cama. Este trastorno del sueño conlleva, como síntoma principal, que tengamos una necesidad urgente de mover las piernas, que se acompaña de sensaciones incómodas y desagradables en esta parte del cuerpo. Esto hace que no descansemos bien y que nos despertemos con dolor en las piernas o con sensación de pesadez en ellas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta es una alteración poco frecuente.

6.2. Trastorno de insomnio

El insomnio es un trastorno muy frecuente en la población (entre el 1-10% de la población adulta lo padece; es más frecuente a medida que aumenta la edad, y en las mujeres), que conlleva una gran interferencia en el día a día, desgastando nuestra calida de vida (porque produce mucho cansancio).

Concretamente, el insomnio implica una insatisfacción por la cantidad o la calidad del sueño, y que se asocia a diferentes síntomas, que pueden ser: dificultades para iniciar el sueño o mantenerlo y/o un despertar pronto por la mañana, unido a la incapacidad de volverse a dormir. Así, el insomnio podría ser, o bien la causa de que demos muchas vueltas cuando dormimos, o bien su consecuencia.

7. Mala higiene del sueño

Finalmente, una mala higiene del sueño también podría explicar por qué damos muchas vueltas cuando dormimos. Recordemos que la higiene del sueño está compuesta por todas aquellas pautas, hábitos y conductas que realizamos justo antes de ir a dormir, y que favorecen un sueño fácil, profundo y reparador.

Algunos ejemplos de ellas son: tomar un vaso de leche caliente antes de ir a la cama, ponerse música relajante, leer un poco, irse a dormir cada día a la misma hora (y levantarse también a la misma), no tomar sustancias estimulantes antes de ir a dormir (como por ejemplo café o refrescos), etc.

Pues bien, si nuestra higiene del sueño no es buena (por ejemplo si comemos en exceso antes de ir a dormir, si estamos durante muchas horas ante el móvil o el ordenador, etc.), esto puede interferir muy negativamente en nuestra cantidad y calidad de sueño, y puede hacer también que demos vueltas en la cama.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association –APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
  • Buela-Casal, G., Navarro Humanes, J.F. (1990). Avances en la Investigación del Sueño y sus Trastornos. Siglo XXI, Madrid.
  • Gállego Pérez-Larraya, J., Toledo, J.B., Urrestarazu, E. y Iriarte, J. (2007). Clasificación de los trastornos del sueño. Anales Sis San Navarra, 30(supl.1): 19-36.
  • OMS (2000). CIE-10. Clasificación internacional de enfermedades, décima edición. Madrid. Panamericana.