Una baja autoestima puede repercutir en muchas áreas a nivel psicológico en una persona, por eso es fundamental trabajar sobre ella.

Existen diferentes formas de abordar esta problemática en la consulta del psicólogo. En este artículo vamos a repasar algunas de las propuestas más habituales para tratar de mejorar el nivel de autoestima de una persona en psicoterapia y con ello conseguir un nivel más alto de bienestar en todas las facetas de su vida.

¿Cómo es la terapia psicológica para superar los problemas de autoestima?

Para poder conocer cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima, debemos realizar primero un acercamiento al propio concepto de autoestima. Se trata de un elemento complejo de definir. Una aproximación podría ser la totalidad de pensamientos, emociones y valoraciones que una persona realiza acerca de sí misma.

En esa auto evaluación, se tienen en cuenta todas las esferas de la propia persona, tanto la forma de ser como la forma física, las capacidades, etc. En definitiva, la autoestima representaría el deseo de un individuo por sentir el aprecio de los demás y de sí mismo. Esta es una necesidad trascendental en las personas, tanto es así que incluso en la pirámide de Maslow aparece en el cuarto nivel, solo por debajo de la autorrealización.

Si queremos conocer cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima, es necesario que profundicemos un poco más sobre este fenómeno. Otro autor que resalta la importancia de la autoestima es el psicólogo humanista, Carl Rogers. Para Rogers, el hecho de que muchas personas no se den a sí mismas el valor que se merecen, supone el inicio de muchas de las alteraciones psicológicas.

Ante esta afirmación, la propia escuela de la psicología humanista propone una máxima a seguir en todo momento, y es la de que cualquier individuo, solo por la razón de ser un ser humano, es merecedor del máximo respeto, no solo de las demás personas, sino también de él mismo, o lo que es lo mismo, merece contar con la estima de los demás y con su propia autoestima.

Nos hacemos una idea de la inmensa importancia que tiene el aprecio por uno mismo, y de ahí el interés que despierta la cuestión de cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima, pues esa puede ser la forma de paliar e incluso prevenir diversas psicopatologías que pueden afectar a personas con un nivel bajo de autoestima.

Estrategias de intervención psicológica para aprender a quererse

Tras comprobar el nivel de relevancia que puede llegar a tener la autoestima en la vida de las personas, es ahora el momento de estudiar las formas de repararla o potenciarla. Por lo tanto, vamos a adentrarnos ahora en las diferentes respuestas a cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima.

Para ello, exploraremos algunas de las formas de abordar esta situación desde una consulta de psicología, si bien es necesario recordar que estas no son las únicas vías para hacerlo, pues existen muchas más.

1. Explorar el origen

Cuando nos preguntamos cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima, una de las primeras respuestas que surgen es la de buscar el porqué de dichos problemas, o lo que es lo mismo, explorar el origen. Generalmente, una autoestima baja no proviene de un único hecho, sino de un conjunto de vivencias y características de la propia persona que progresivamente han ido favoreciendo esta situación.

El hecho de poder explorar y encontrar vivencias traumáticas que hayan ayudado a hacer que la autoestima fuera cada vez más baja en la persona, pueden permitir al terapeuta trabajar sobre esos eventos a través de terapias de reparación, como puede ser la de EMDR, a través de estimulación bilateral, de manera que el paciente pueda reprocesar esas situaciones traumáticas con unos recursos que en su momento no tuvo.

2. Trabajar las creencias limitantes

Además de actuar sobre los hechos pasados, otra de las estrategias que se adecúan a la cuestión de cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima, es la que tiene que ver con el trabajo sobre las creencias limitantes de la persona. Una creencia limitante es cualquier pensamiento que pueda dificultar el que un individuo se desarrolle o alcance determinadas metas.

Por lo tanto, esta cuestión está directamente relacionada con la autoestima. El razonamiento es el siguiente. Si la persona sufre de un bajo amor por sí mismo, precisamente es porque cree que no es válido, que no tiene unas capacidades destacables en nada, que no se merece el respeto o el aprecio de los demás. Por lo tanto, difícilmente va a poder salir de ese bucle si no se atajan dichas creencias.

Para realizar este trabajo, se puede recurrir a la reestructuración cognitiva. El objetivo final será lograr sustituir esas creencias limitantes o distorsiones cognitivas por otras creencias que sean positivas sobre uno mismo y por lo tanto supongan un impulso hacia una alta autoestima, que a la larga repercutirá sobre el propio bienestar del individuo.

Por esa razón, al pensar en cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima, el trabajo sobre los propios pensamientos negativos es clave si queremos lograr un cambio significativo y mantenido en el tiempo en la percepción del paciente hacia sí mismo.

3. Mejorar las habilidades sociales

En muchas ocasiones, los problemas de autoestima pueden verse reforzados por un déficit en el área de las habilidades sociales. Al no contar con las herramientas adecuadas, una persona puede tener problemas para interactuar con normalidad con otros individuos, lo que le generará ansiedad y aumentará esas creencias negativas de las que hablábamos.

No solo eso, sino que podrá crearse un círculo vicioso en el que no quiera relacionarse con los demás y por lo tanto nunca llegue a tener la oportunidad de contar con ese aprecio del prójimo que le suponga una mejora de su autoestima. Por este motivo, otra de las respuestas a cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima es ni más ni menos que un entrenamiento en habilidades sociales.

El hecho de aprender a relacionarse con otras personas de una manera adecuada puede reportar al paciente la confianza que necesita para luchar contra esa percepción negativa de sí mismo y por lo tanto será una forma de trabajo útil para conseguir que su autoestima sea cada vez más alta.

Vamos comprobando que, aunque estamos proponiendo diferentes formas de enfrentarnos a la cuestión de cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima, en realidad en muchas ocasiones se requiere de un trabajo amplio que resuelva los diferentes puntos que estamos enumerando, pues de esa manera se consigue que el efecto se amplifique y el terapeuta sea más eficiente en su cometido.

4. Estimulación conductual

No solo se trata de trabajar sobre las creencias, también es necesario hacer lo propio sobre los comportamientos. Es por eso que otra alternativa a cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima es la de la estimulación conductual. ¿En qué consiste? En proponerle al paciente una serie de actividades que le resulten agradables y con las que llegue a involucrarse.

El objetivo de esta tarea es darle la oportunidad de que pueda conocerse mejor, descubriendo habilidades que pensaba que no tenía e incluso viendo cómo estas se potencian y logra adquirir una destreza razonablemente buena en alguna afición que sea de su interés.

Esta técnica tiene una repercusión directa sobre la autoestima, pues es más probable que la persona tenga una imagen más favorable de sí misma al ser consciente de sus capacidades y sus progresos, lo que repercutirá, como ya hemos visto, en otras áreas diferentes y, junto al resto de las técnicas utilizadas, ayudará a la persona a mejorar en su estado de ánimo.

5. Potenciar las fortalezas

Ya hemos visto anteriormente que es importante conocer las creencias negativas para poder trabajar sobre ellas. Pero igual de importante será conocer los puntos más positivos del autoconcepto, precisamente para poder reforzarlos y utilizarlos como medio para conseguir una mejora en la autoestima.

Si la persona no tiene una buena imagen de sí misma en términos generales, pero existen ciertos puntos en concreto, ya sea alguna habilidad especial o rasgos que le parecen reseñables y positivos, será fundamental que el terapeuta los tenga en cuenta para apoyarse en ellos, para tratar de replicar esa percepción positiva en otras áreas.

Esta, por lo tanto, será otra de las estrategias que podremos usar cuando nos enfrentamos a la tarea de cómo es la psicoterapia para los problemas de autoestima. Como ya dijimos anteriormente, estas son solo algunas de las posibilidades, pudiendo utilizar otras diferentes cuando el profesional de la psicología lo estime oportuno.

Referencias bibliográficas:

  • Fennell, M.J.V. (1998). Cognitive therapy in the treatment of low self-esteem. Advances in Psychiatric Treatment.
  • Shapiro, F. (2010). EMDR: Desensibilización y reprocesamiento por medio de movimiento ocular. Pax México.
  • Taylor, T.L., Montgomery, P. (2007). Can cognitive-behavioral therapy increase self-esteem among depressed adolescents? A systematic review. Children and Youth Services Review. Elsevier.