Un tipo de terapia vinculado a la expresión de las emociones.

A grandes rasgos, podemos decir que la asertividad es la capacidad de decir “no” ante peticiones o favores que no deseamos realizar. Este término fue acuñado por J. Wolpe en 1958, aunque A. Salter ya había utilizado el concepto en su terapia del reflejo condicionado.

La terapia del reflejo condicionado de Salter es un modelo de terapia asertiva, que busca promover la expresión abierta del paciente, reduciendo la inhibición y promoviendo la acción. La terapia se centra sobre todo en potenciar la expresión emocional del paciente. Veamos en qué consiste.

Conceptos previos: la asertividad

La asertividad es una habilidad social que nos permite defender los propios derechos, intereses e ideas de forma clara y honesta, sin herir o perjudicar a los demás.

Uno de los primeros autores que habló del entrenamiento asertivo fue A. Salter. En 1949 publicó un libro titulado Terapia del Reflejo Condicionado, que hablaba sobre los efectos negativos del condicionamiento emocional y del hecho de no ser asertivos. Es su obra presentaba un modelo con diferentes procedimientos para abordar los problemas de asertividad.

Para A. Salter, la asertividad hacía referencia a la capacidad de una persona para expresar sus emociones (personalidad excitatoria). La falta de asertividad hacía alusión a la inhibición o dificultad para expresar las emociones (personalidad inhibitoria).

Sin embargo, aunque fue Salter de los primeros en hablar de asertividad, no fue sino J. Wolpe quien acuñó el término, basando el concepto en los trabajos de Salter. Wolpe usó por primera vez el término en su libro Psicoterapia por Inhibición Recíproca, en 1958.

Terapia del reflejo condicionado de Salter: características

Para desarrollar la terapia del reflejo condicionado de Salter, éste utilizó las aportaciones de Pávlov acerca de los reflejos condicionados y del conocimiento de los procesos fundamentales de la actividad nerviosa superior, es decir, los procesos de excitación e inhibición, como hemos mencionado anteriormente.

Así, Salter relaciona los trastornos mentales con los procesos inhibitorios (personalidad inhibitoria), y la salud mental con los procesos excitatorios (personalidad excitatoria).

El papel del terapeuta en la terapia de Salter es el de promover en el paciente la superación de sus inhibiciones. Se buscará que pueda expresar libremente sus propios sentimientos. Muchas veces los pacientes han sufrido un excesivo condicionamiento inhibitorio que les ha provocado cierto sufrimiento en etapas previas de su vida. Esto se produjo porque tal inhibición superó los requerimientos sociales de la persona.

Por otro lado, la terapia del reflejo condicionado de Salter se centra en dos ideas fundamentales:

1. La instrucción ofrecida a los pacientes

Esta irá encaminada a que los pacientes actúen más y piensen menos. Salter (citado en Balarezo, 2003) señala en su obra que “El sano obra sin pensar y el enfermo piensa sin obrar”.

2. Utilización de las 6 técnicas básicas en psicoterapia

Estas 6 técnicas son las siguientes:

2.1. Externalización de sentimientos

Se pretende que el paciente exprese sus sentimientos y pensamientos de forma libre, sin inhibiciones.

2.2. Expresión facial de sentimientos

Se entrena al paciente para que aprenda a identificar y reconocer sus expresiones faciales y la relación que éstas tienen con las emociones y su expresión.

2.3. Contradicción y ataque cuando no se está de acuerdo en las exposiciones de otros

Se trata de entrenar al paciente para que exprese su desacuerdo con las opiniones o puntos de vista de los demás. Esto lo puede hacer verbal y/o conductualmente.

2.4. Utilización de la palabra “yo” deliberadamente en el mayor número de casos

El objetivo es que el paciente utilice los pronombres y las palabras que hacen alusión a él mismo (por ejemplo yo, a mí, mío…), y que lo haga con una mayor frecuencia de lo que hace actualmente.

2.5. Aceptación y reconocimiento de elogios

Se trata de que el paciente pueda reconocer los elogios y aceptarlos, y que no utilice una actitud de falsa modestia cuando le elogien.

2.6. Fomentar la capacidad de improvisación

Se entrenará al paciente para que pueda improvisar sus comportamientos y no los planifique excesivamente, que puedan surgir de forma espontánea cuando la situación lo requiera.

Otras técnicas empleadas por Salter

En la Terapia del reflejo condicionado de Salter, se hace especial énfasis a que el paciente centre su atención en el aquí y ahora, es decir, que atienda a sus propios comportamientos, sentimientos y pensamientos presentes.

Las tareas terapéuticas empleadas por Salter se centraban en enfrentarse a las situaciones problemáticas de la realidad (en vivo). Se podría considerar en cierto modo un antecedente a las técnicas de exposición. También empleaba técnicas de relajación e imágenes agradables como herramientas para afrontar la ansiedad y reducirla, así como para potenciar las conductas apropiadas o deseadas. Estas técnicas podrían constituir los precedentes de la desensibilización sistemática.

Referencias bibliográficas:

  • Salter, A. (1949): Conditioned Reflex Therapy, New York.
  • Zaldívar, D. (1994). La terapia asertiva: una estrategia para su empleo. Revista Cubana de Psicología, 11(1), 53-64.
  • Balarezo, Lucio. (2003). Psicoterapia. Quito: Centro de Publicaciones de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, 150 - 154.