Repasamos estos conceptos psicológicos fundamentales. Unsplash.

La ansiedad es un fenómeno psicológico y fisiológico que está en la base de muchas alteraciones mentales. En este artículo veremos la relación entre la ansiedad y las fobias, las obsesiones y las crisis de pánico.

¿Qué entendemos por ansiedad?

Hoy en día escuchamos los conceptos “estrés y ansiedad” en muchos ámbitos. Pero realmente... ¿qué es el estrés, qué es la ansiedad y qué pueden desencadenar si no son controlados adecuadamente?

En términos simples, se puede entender el estrés como una reacción de un sujeto al momento de enfrentarse a una situación desconocida, percibida como tensa o de peligro, objeto/persona o situación desagradable. Puede aparecer como:

  • Respuesta: el individuo tiene completo control sobre ella, ya que tiene origen interno.
  • Estímulo: su origen es externo y el sujeto no tiene control sobre él.
  • Interacción: es la relación entre la persona y el contexto que ésta siente que supera sus recursos y que pone en peligro su bienestar.

Diferencia entre estado y rasgo ansioso

Cuando este estrés “normal” no es controlado correctamente escala un grado y se convierte en ansiedad; entendiendo este concepto como un sentimiento de alarma con alta intensidad, larga duración, de naturaleza disruptiva e incapacitante y con origen, normalmente, en cosas triviales. Es una emoción universal y sirve como respuesta adaptativa de un organismo ante el estrés.

Lo importante es diferenciar entre estado y rasgo ansioso. El primero se basa en el hecho de estar ansioso en determinado momento, como reacción a alguna circunstancia en particular. El segundo es la tendencia a mantenerse ansioso durante un largo período de tiempo y es la forma habitual de afrontar las circunstancias del día a día.

Cuando esta ansiedad se centra en objetos o situaciones específicas es conocida como fobia; cuando se da en ataques episódicos, es llamada pánico; o puede ser más irregular, como en el caso de las obsesiones.

Los síntomas ansiosos

Los principales síntomas de la ansiedad se dividen en las siguientes categorías.

Somáticos

  • Palpitaciones.
  • Dificultad para respirar.
  • Sequedad en la boca.
  • Náuseas y mareo.
  • Micción frecuente.
  • Tensión muscular.
  • Sudoración.
  • Temblores.

Psíquicos

  • Sentimientos de pavor y amenaza.
  • Irritabilidad.
  • Pánico.
  • Terror intrínseco.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Insomnio.
  • Incapacidad para relajarse.

Síndromes asociados al componente ansioso

Los 3 síndromes de ansiedad principales son los siguientes.

1. Trastorno de ansiedad generalizada

Es una preocupación enfocada en asuntos del día a día. Los componentes de ideación característivos son asuntos de peligro perosnal y daño físico.

2. Ansiedad social y fobias específicas

Se trata del temor desproporcionado ante una situación específica, objeto o persona. No pueden ser explicados ni razonados, no están bajo el control voluntario de la persona y el miedo lleva a una evitación de la situación temida. Pueden ser tanto a estímulos externos como a internos.

3. Trastorno de angustia

Comparte los síntomas de ansiedad generalizada, hay una sensación extrema de miedo y contiene ataques de pánico; éstos aparecen repentinamente y el promedio de duración es entre 10 y 20 min, tiempo en el que los síntomas están en un grado de intensidad muy alto.

Puede dividirse en dos tipos: tipo respiratorio (con dolor y malestar en el pecho, búsqueda de aire, parestesias y sensación de atragamiento) o no respiratorio.

Obsesiones y compulsiones

Por otra parte, las obsesiones y compulsiones son pensamientos, imágenes, impulsos, rumiaciones o temores y actos, rituales y comportamientos, respectivamente. Algo importante que hay que destacar es que el sujeto preserva su insight, sabe que sus obsesiones son irracionales, pero aún así no puede evitarlas.

Los principales elementos que constituyen una experiencia obsesiva-compulsiva son:

  • El detonante que hace que se ponga en marcha la obsesión.
  • La obsesión en sí misma.
  • Disconformidad y sentimiento de culpa.
  • Urgencia compulsiva, necesidad de llevar a cabo cierta conducta.
  • Temores de que ocurra un desastre.
  • Sentido de responsabilidad exacerbado.
  • Comportamientos con los que busca seguridad.
  • Evitación de estímulos o situaciones que pudieran detonar las obsesiones o compulsiones.
  • Interrupción del funcionamiento social.
  • Resistencia.

En estos casos lo que puede causar ansiedad en estos casos es tanto la pérdida de tiempo invertido en estas obsesiones y compulsiones, como el malestar fisiológico que acarrea este estado de activación y el hecho de quedar mal ante la sociedad y actuar de un modo diferente a lo establecido o a los estándares esperados.

Concluyendo

El tener hobbies, actividades extracurriculares, tiempo de relajación y tiempo para uno mismo son medidas de prevención del desarrollo de alguna patología de ansiedad.

Es importante el autoconocimiento y autoobservación para saber cómo es la reacción ante situaciones estresantes y las habilidades de afrontamiento que cada uno tenemos, para así saber si aún nos quedan áreas de oportunidad en las que podemos trabajar o tenemos que desarrollar nuevas estrategias porque las que tenemos ya no son eficientes. La salud mental tiene la misma importancia que la física.