Entre muchas de las funciones que posee el cerebro, las de planear y coordinar movimientos y acciones, son de las más recurridas por las personas, ya que sin ellas poco podríamos hacer.

Cuando estas funciones fallan, aparecen trastornos como cualquiera de los diferentes tipos de apraxias en las que llevar a cabo cualquier acción o gesto puede convertirse en algo sumamente difícil sino imposible.

¿Qué es una apraxia?

La apraxia consiste en la incapacidad de realizar maniobras o actividades concretas y tiene su causa en un trastorno neurológico. Las personas que sufren alguno de los tipos de apraxia pueden intentar realizar un acción o un gesto, ya que tiene la capacidad física de hacerlo, pero su cerebro es incapaz de enviar de construir la secuencia de movimientos para realizarlo. Estos obstáculos en la realización de acciones puede manifestarse de muchas maneras diferentes y la misma persona puede tener uno o más tipos de apraxia al mismo tiempo.

Los tratamientos más eficaces para este trastorno son la terapia física, la terapia del habla y la terapia ocupacional. Pero el grado en que la terapia puede aliviar el problema es variable entre los pacientes. En los casos en los que la apraxia sea subyacente a otro trastorno neurológico, el tratamiento médico para dicho trastorno puede ser efectivo en la curación de esta.

Los principales tipos de apraxia

Los tipos de apraxia se clasifican según su relación con la acción o movimiento que la persona quiera realizar. Estos tipos son los siguientes.

1. Apraxia Ideacional

Este tipo de apraxia inhabilita a la persona en la realización de tareas en las cuales debe seguir una serie de pasos. Como por ejemplo cocinar.

Debido a las dificultades en las ideaciones conceptuales, estas personas también pueden encontrar obstáculos a la hora de usar correctamente objetos cotidianos; llegando incluso a utilizar partes del cuerpo como objeto, como por ejemplo, intentar escribir usando el dedo.

De todas formas, todas estas acciones no se realizan dentro de una secuencia temporal, lo que significa que estos pacientes son incapaces de acceder a la memoria que les permite actuar correctamente.

Causas

Esta forma concreta de apraxia está generalmente causada por un desarreglo en la secuencia temporal de los actos motores. Si el hecho de realizar una acción se considera una cadena de enlaces de maniobras, la persona puede realizar cada acción individual de forma correcta, pero es incapaz de llevar a cabo la sucesión de acciones con coherencia.

Un par de ejemplos podrían ser apretar el acelerador del coche sin haber puesto las llaves o poner la comida en una sartén sin haber encendido el fuego.

2. Apraxia Construccional

También llamada apraxia constructiva. Durante el curso de este trastorno, el paciente presenta dificultades a la hora de dibujar figuras o construir formas.

Pero esta perturbación neurológica puede tomar forma de un gran número de maneras; por ejemplo, a una persona que le pida que copie o realice un dibujo puede:

  • Invertir o rotar las formas
  • Dispersar las piezas de las formas
  • Obviar los detalles
  • Desajustar los ángulos de las figuras
  • Etc.

Causas

Las afecciones relacionadas con el funcionamiento de la construcción y con el manejo espacial pueden ocurrir a causa de lesiones producidas a la mitad de cerebro; aunque este déficit es mucho más grave cuando hay un daño cerebral en el hemisferio derecho.

Así que dependiendo de la lateralidad, de la amplitud y del lugar donde se de la lesión, la privación de las destrezas puede adoptar diferentes formas.

3. Apraxia Ideomotora

La apraxia ideomotora se caracteriza por la falta de capacidad para llevar a cabo acciones en respuesta a órdenes puramente verbales.

Asimismo, las personas que la padecen tienden a tener dificultades al realizar movimientos sencillos, en comparación con otros mucho más complejos. Como por ejemplo, saludar o abrir una puerta. Sin embargo, estas mismas personas tienden a explicar continuamente todas sus acciones, sufriendo así un desbordamiento verbal.

Causas

Las causas se asocian generalmente con lesiones en el lóbulo parietal inferior del hemisferio izquierdo.

Estos pacientes tienden a ser algo desmañados al realizar cualquier acto, tanto si es un movimiento genuino de la persona, como si es una imitación; presentando dichas anomalías apráxicas tanto en la mano izquierda como en la derecha. Además, tienden también a usar objetos cotidianos de forma errónea; usando, por ejemplo, un tenedor para escribir.

4. Apraxia Oculomotora

La característica principal de esta apraxia se presenta en forma de dificultad para mover los ojos de forma deseada, concretamente de forma horizontal; los movimientos verticales del ojo no se ven afectados por esta. La persona que padece de ella se ve obligada a realizar movimientos compensatorios, como girar la cabeza continuamente, para poder percibir correctamente su entorno.

Este tipo de apraxia es susceptible de mejorar con los años cuando se presenta en niños pequeños. Se cree que por el crecimiento de la parte subdesarrollada del cerebro durante los primeros años de vida.

Causas

No se sabe a ciencia cierta por qué las personas nacen con esta condición. Pero se ha llegado a considerar que la genética tiene un papel primordial en este tipo de apraxia.

5. Otros tipos

Las apraxias pueden tener otras características diferenciales, por ejemplo las siguientes.

Bucofacial, bucolingual u orofacial

Esta apraxia limita los movimientos faciales, haciendo muy difícil o imposible acciones como lamerse los labios, silbar o guiñar un ojo.

Articulatoria o del habla

Se explica por una deficiencia en el sistema nervioso y se caracteriza por presentar dificultades en la planificación y alcance de los sonidos del habla.