El diagnóstico de daltonismo o ceguera al color, a pesar de que es relativamente fácil de detectar, a menudo pasa desapercibido durante muchos años y sólo se ve reflejado ante una exposición casual a un test de Ishihara o ante algún examen como el típico de carnet de conducir.

Aunque puede sonar extraño, es lo que ocurre en una gran cantidad de casos: no nos paramos a pensar en cómo vemos, simplemente lo hacemos y pensamos que nuestro color, por ejemplo, azul es el mismo que el que perciben otras personas.

Breve definición de daltonismo

El daltonismo o ceguera al color es un trastorno de origen genético en el cual aquel que lo sufre no dispone en su sistema visual del mismo número de tipos de conos o bien dispone de ellos pero se encuentran alterados.

Ello se debe a que no disponemos de los elementos necesarios para captar las frecuencias de onda que hacen que captemos la luz en forma de diferentes colores, cosa que se debe a las células sensoriales denominadas conos.

Si bien la mayoría de la gente dispone de tres tipos de conos (uno para el rojo, otro para el verde y otro para el azul) e incluso en algunas mujeres se han llegado a detectar cuatro (si bien esto es muy poco habitual), los daltónicos tendrán o tres estando al menos uno de ellos alterado o menos.

Esto hace que no podamos captar la frecuencia de onda necesaria para captar determinados colores, percibiendo la estimulación bajo una frecuencia de onda diferente. De este modo, el sujeto no será capaz de apreciar un color y aquellos vinculados a él, percibiéndolos como si fueran otros.

Los diferentes tipos de daltonismo

El daltonismo puede presentarse en diferentes modalidades, en función del tipo de pigmentos de los que no se dispongan o que se encuentren alterados. Concretamente existen tres tipos principales de daltonismo, que se exponen a continuación.

1. Acromatismo

Se trata de una condición muy poco habitual. El acromatismo o monocromatismo aparece cuando el sujeto no posee ningún pigmento o los conos en cuestión no son en ningún caso funcionales. La visión en este caso se basa en la información extraída de las células que captan la luminosidad, los bastones, ciendo sólo en escala de grises, blanco y negro.

2. Dicromatismo

Generalmente, cuando pensamos en alguien con daltonismo tendemos a identificarlo con alguien que padece dicromatismo. Se entiende como tal el tipo de daltonismo causado por la ausencia de uno de los tipos de pigmentos, con lo que no es posible percibir ni el color en cuestión ni los colores asociados a él (por ejemplo, si alguien no puede ver el color rojo también tendrá alterada la percepción del naranja). En este caso la frecuencia de onda que permite la percepción del color no puede ser captada, de manera que el pigmento que capte la frecuencia de onda más cercana realizará su función, haciendo que se confundan los colores.

Dentro del dicromatismo podemos identificar tres tipologías básicas.

2.1. Protanopia

El sujeto no puede captar las frecuencias de onda que permiten ver el color rojo, que posee una frecuencia de onda larga. El color rojo tiende a verse a percibirse como beis o gris, a veces con tonos verdosos. Si la frecuencia de honda es muy elevada se percibe amarillo.

2.2. Tritanopia

El menos común de los tipos de dicromatismo, afectando a la percepción de frecuencias de onda corta. La persona que padece tritanopia no dispone del pigmento correspondiente al color azul, el cual suele confundirse con el verde. Asimismo los amarillos tienden a verse como rojo, violeta o blanco.

2.3. Deuteranopia

Se trata del tipo de daltonismo más habitual junto con la protanopia. En este caso el carece del pigmento verde, no pudiendo captar frecuencias de onda propias de ese color (que serían frecuencias de onda medias). El verde no se capta, viéndose generalmente de un color beis. La percepción del rojo también tiende a verse afectada, teniendo tonos amarronados.

3. Tricromatismo anómalo

El tricromatismo anómalo se da cuando la persona en cuestión posee los mismos tres tipos de pigmentos que la mayor parte de la población, pero sin embargo al menos uno está alterado y no es funcional. Aunque es posible que si tengan una leve percepción del color no funcional, necesitan que la estimulación sea muy intensa para poder captarlo, siendo más probable que su visión sea similar a la de un dicromático.

Dentro de este tipo de daltonismo podemos encontrar tres subtipos en función de cual de los pigmentos no es funcional.

3.1. Protanomalía

En este caso, el sujeto es capaz de percibir los colores verde y azul con normalidad, pero el rojo no es asimilado y captado con normalidad.

3.2. Tritanomalía

El azul no es captado correctamente, siendo fácil que se confunda con otros en función de la frecuencia de onda que se capte. El rojo y el verde son captados normalmente.

3.3. Deuteranomalía

La anomalía se encuentra en este caso en el pigmento verde, que no puede percibirse por completo.