Arco de desarrollo del personaje: qué es y qué tipos existen

Veamos en qué consiste el arco de desarrollo del personaje de una historia, y sus diferentes tipos.

Arco de desarrollo del personaje

Los personajes son la clave de una historia. Deben comportarse de forma coherente con lo que les rodea y, además, deben estar correctamente dibujados para que resulten creíbles. Uno de los puntos fuertes a la hora de crear estos personajes es el arco de desarrollo del personaje.

Pero... ¿A qué se refiere, exactamente, este concepto? A continuación, intentaremos explicar en qué consiste y cuáles son los diferentes tipos de arco de desarrollo que podemos encontrar.

¿Qué es el arco de desarrollo del personaje?

Llamamos arco de desarrollo del personaje a la evolución que experimenta el personaje a lo largo de la historia.

Es decir, un personaje nunca será igual al inicio que al final de un relato, pues el mismo argumento lo expone a una serie de transformaciones. En otras palabras, la historia lo somete a una carrera de obstáculos, y es la respuesta del personaje a esta carrera lo que determinará su evolución.

Elementos de la historia que dibujan el arco de desarrollo

Obviamente, un personaje que tiene una vida feliz y al que no le sucede nada no podrá evolucionar. Pensemos en nuestra propia vida. ¿Qué es lo que nos hace que seamos diferentes a los 40 años que a los 20? Evidentemente, las experiencias vitales, todo lo que hemos ido aprendiendo a medida que vivimos.

Los personajes son criaturas vivas. Esto quiere decir que, al igual que nosotros, responden de determinadas maneras a los cambios de su entorno. Señalemos, pues, algunos de los conceptos clave para la transformación en el personaje.

1. La personalidad de origen

Al inicio de nuestra historia, el personaje debe estar correctamente dibujado. Esto quiere decir que, más allá de su apariencia física, que no es tan importante a la hora de encarar la transformación, debemos dejar clara cuál es su personalidad.

¿Por qué es importante esto? Porque solo si establecemos de forma correcta cómo es el personaje en la casilla de salida, es decir, en los primeros capítulos de la trama, podremos valorar cuál ha sido su evolución a lo largo de la historia.

2. El ambiente del personaje

Es tan o más importante que la personalidad de origen, puesto que se trata del mundo en el que el personaje se desenvuelve. En otras palabras, es su zona de confort, es el contexto al que está acostumbrado. Pongamos un ejemplo.

Imaginemos que nuestro protagonista es un granjero que vive muy feliz con su mujer y sus hijos en una granja perdida en Australia. Si no sacamos a nuestro personaje de esa granja y de ese contexto, no se desencadenará ningún cambio en su personalidad. Simplemente, seguirá haciendo lo que ha hecho hasta ahora.

3. El obstáculo

Una vez tenemos dibujados tanto la personalidad de origen como el contexto del personaje, es el momento de plantearle un obstáculo. Este es el elemento más importante, ya que será este obstáculo el que lo pondrá en marcha, el que lo activará.

Volvamos al caso de nuestro granjero de Australia. Imaginemos que, un día, recibe una carta en la que le comunican que sus terrenos van a ser expropiados para construir una carretera. Es muy probable que esta noticia le cause un shock, ya que supone la destrucción del mundo que conoce, de su hogar, de la vida tal y como él la entiende. En una palabra: significa el fin de su felicidad. En este punto, el granjero se pondrá en movimiento para responder a esta “agresión”.

Este movimiento, por cierto, no tiene que ser necesariamente positivo. Lo veremos en otro apartado, cuando tratemos los diferentes tipos de desarrollo del personaje. Pero antes, mencionemos un último elemento indispensable en lo que al arco de desarrollo del personaje se refiere.

4. La personalidad final

Tenemos al personaje moviéndose impulsado por ese obstáculo que lo ha sacado, digámoslo así, de su zona de confort. A lo largo de la historia, el personaje ha sufrido una serie de transformaciones internas, en paralelo a sus acciones. Si hemos construido bien todo el proceso, la personalidad final de nuestro personaje será diferente a su personalidad de origen.

Aro de transformación del personaje

No siempre es así; existen personajes planos que apenas evolucionan, y no significa que la historia esté mal construida. Simplemente, deberemos tener en cuenta la naturaleza misma de la historia y qué pide cada una de ellas. No es lo mismo, por ejemplo, una historia de superhéroes (que, por definición, no suelen evolucionar demasiado) que un argumento que gire alrededor de una adolescente que debe aprender a vivir sin su padre, por ejemplo.

Tipos de arco de desarrollo

K. M. Weiland, en su libro Creando arcos de personajes, distingue 3 tipos de arco de desarrollo de personajes:

1. El arco de desarrollo ascendente o positivo

Como su nombre indica, este arco de desarrollo marca una evolución positiva. Es decir, el carácter del personaje mejora y, con él, su manera de interactuar con el mundo y con el resto de los personajes.

2. El arco de desarrollo descendente o negativo

En este caso, el personaje sufre una evolución negativa, que le hace acabar la historia peor de lo que la empezó. Es decir, el personaje no ha conseguido adaptarse a los cambios ni superar los obstáculos que se le han impuesto.

3. El arco de desarrollo neutro o plano

El personaje no sufre apenas alteraciones en su personalidad de origen. Este tipo de desarrollo es muy habitual, como ya hemos comentado, en personajes arquetipo, como es el caso de los superhéroes o los malvados de los cuentos.

La intensidad de la evolución

Existe otra clasificación de los arcos de desarrollo de los personajes, basada en este caso en la intensidad del cambio que se produce. Antonio Sánchez Escalonilla, en su libro Estrategias de guión cinematográfico, propone la siguiente clasificación:

1. Desarrollo plano

La evolución es mínima y apenas altera la personalidad del personaje.

2. Desarrollo moderado

Si bien la evolución sigue siendo muy leve, ya no estamos ante un personaje plano. A veces, la personalidad final puede ser muy distinta porque, a pesar de ser una evolución de baja intensidad, si es sostenible en el tiempo y dura toda la historia, puede provocar cambios considerables.

3. Desarrollo radical

En este caso, cuando termina la historia el personaje ha sufrido cambios muy profundos. Los obstáculos han hecho mella en su personalidad hasta el punto de provocar un cambio importante en su interior. Este cambio radical puede ser positivo o negativo.

4. Desarrollo traumático

Este último es el más radical de todos, ya que lo obtenemos al someter al personaje a una crisis muy aguda. En este caso, el personaje que termina la historia es alguien radicalmente diferente al que la empieza.

5. Desarrollo circular

Existe un último tipo de cambio, y es el circular. Como su propio nombre indica, el personaje no sigue una evolución lineal, sino que regresa al punto de partida, luego vuelve a alejarse, y así hasta el final de la historia. A pesar de llamarse desarrollo circular, el personaje que termina la historia no es el mismo que la empezó. Al igual que en las otras evoluciones, ha sufrido cambios; la diferencia es que su camino ha sido mucho más largo y complejo.

Este es quizá el tipo de desarrollo más creíble, ya que, en la vida real, nuestras evoluciones no son lineales, y estamos constantemente sometidos a avances y retrocesos. Por ello, este tipo de desarrollo es altamente recomendado para historias realistas.

Esperamos que este breve resumen sobre qué son los arcos de desarrollo del personaje y su tipología os ayude a entender mejor la evolución de los personajes de vuestras historias favoritas y, por qué no, os anime a escribir una (¡o muchas!).

  • Sachez Escalonilla, A. (2014) Estrategias de guión cinematográfico, ed. Ariel.
  • Weiland, K.M. (2016). Creating character arcs, ed. PenForASword.

Periodista

Licenciada en Humanidades y Periodismo por la Universitat Internacional de Catalunya y estudiante de especialización en Cultura e Historia Medieval. Autora de numerosos relatos cortos, artículos sobre historia y arte y de una novela histórica.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados