Jean François de Troy

Desde la prehistoria el ser humano ha intentado dar una encontrar sentido a todo lo que acontece en el mundo. En base a lo que sabemos y experimentamos, somos capaces de intentar elaborar explicaciones de porqué las cosas son como son, de dónde venimos y adonde vamos.

Los diferentes pueblos y culturas han ido estableciendo diferentes historias con este fin, en muchos casos insertando elementos religiosos y sobrenaturales. Muchas de ellas han terminado configurando mitos y leyendas. Hoy en día estos dos conceptos son a menudo confundidos, de manera que en este artículo puedes encontrar 5 diferencias entre mito y leyenda.

Mito y leyenda: ¿qué son y en qué se parecen?

Cuando hablamos de mitos y leyendas, estamos hablando de formas de expresión narrativa que forman parte del imaginario colectivo de un pueblo con la intención de intentar explicar un aspecto de la realidad para la que en el momento del nacimiento del relato aún no había explicación, o cuyo origen se ha pretendido engrandecer. Se trata de relatos que han sido transmitidos oralmente a través de las generaciones, llegando muchos de ellos hasta nuestros días. Pero, ¿qué entendemos por mito y qué por leyenda?

Se considera mito a aquella narración que se sitúa fuera del espacio-tiempo real y que suele tener por protagonistas entes divinos o sobrenaturales, o grandes héroes que realizan gestas increíbles y cuya figura no ha existido en el mundo real. En general pretenden explicar conceptos abstractos cuyo origen es incierto, como el mundo, la vida, el amor o el odio. Su función principal es intentar dar sentido a las cosas, utilizando para ello analogías entre lo que no entendemos y elementos presentes en nuestra vida.

Una leyenda, si bien también es un relato en forma de narración que se transmite a través de las generaciones y que suele tener elementos sobrenaturales y ficticios, intenta por norma general dar una explicación de un hecho histórico concreto. Suelen basarse en hechos históricos reales, si bien incorporan elementos fantásticos que alteran, modifican o dan un sentido diferente a la historia. Su función se encuentra en hacer resaltar las características de un personaje o pueblo reales, no tratando tanto de dar un sentido a la realidad sino de fomentar valores sociales e ideologías concretas.

Cinco diferencias fundamentales entre mito y leyenda

Observando cómo hemos definido cada una de ellas ya es posible establecer una diferenciación entre mito y leyenda. Aún así, de cara a facilitar la comprensión de sus diferencias, podemos encontrar que 5 de las principales diferencias entre uno y otra son las siguientes.

1. En qué se basan

Una de las diferencias más identificables a partir de las definiciones dadas es en qué se basa cada tipo de historia. La leyenda está basada en un suceso histórico real sujeto a la observación directa que posteriormente se va enriqueciendo y deformando con el tiempo. 

El mito, sin embargo, es una elaboración ficticia creada directamente desde la fantasía a partir de analogías entre lo real y elementos simbólicos.

2. Qué pretenden explicar

Como hemos podido contemplar, las leyendas y los mitos han tenido tradicionalmente un objetivo diferente a pesar de ser semejantes en el modo de plantearlo. Las leyendas suelen pretender mostrar, fomentar o enriquecer un valor, suceso histórico o personaje reales, teniendo una finalidad más bien educativa. En lo que respecta al mito, supone un intento de explicar la realidad de una forma mística, intentando comprender el porqué y el origen de las cosas.

3. Situación temporal/espacial

Una de las diferencias más visibles entre mito y leyenda es el contexto temporal o espacial en el que aparecen. Generalmente, podemos observar que la leyenda se circunscribe a un momento histórico concreto y real, en un territorio perceptible como existente o si bien imaginario contextualizado en una parte del mundo concreta. 

En el caso del mito, el periodo de tiempo o la localización en la cual ocurren los hechos está situado fuera del mundo real, siendo irreconocible. En algunos casos se habla del principio de los tiempos o de su final, o se sitúan en un plano de existencia diferente del nuestro.

4. Tipo de personajes

El tipo de personajes que aparecen en el relato también cambia entre mito y leyenda. Mientras que en la leyenda si bien suelen aparecer también seres ficticios o sobrenaturales los personajes son seres humanos que han existido o bien forman parte de pueblos reales, en los mitos los protagonistas son directamente seres sobrenaturales, dioses o héroes que por norma general no han tenido representación en el mundo real.

5. Supuesto origen

Si bien este aspecto se vincula con el de la situación temporo-espacial, resulta interesante como diferencia entre mito y leyenda. Estamos hablando del origen al que se atribuye la historia contada dentro de la propia historia.

Generalmente las leyendas son atribuidas al testimonio de personas que dicen haber vivido o visto el hecho del que se habla, siendo producto de una observación directa de los hechos. Sin embargo, los mitos se refieren a aspectos metafísicos que el hombre no ha podido observar por sí mismo. De este modo, por norma general se atribuye su creación a la transmisión de la información por parte de dioses o espíritus, los cuales han decidido comunicar determinados conocimientos al hombre.

Referencias bibliográficas:

  • Armstrong, K. (2010). A Short History of Myth (Myths series). Knopf Canada.
  • Fine, G. A. (1982). "The Vanishing Hitchhiker: American Urban Legends and Their Meanings by Jan Harold Brunvand". Western Folklore. Western States Folklore Society. 41 (2): 156–157.
  • Graf, F. (1996). Greek Mythology: An Introduction. Translated by Marier, Thomas. Johns Hopkins University Press.
  • Pierre Grimal (2008). Mitologías: Del Mediterráneo al Ganges. Madrid: Editorial Gredos.
  • VVAA. (2007). Manual de Literatura española actual. Ed. Castalia.