El concepto de átomo es imprescindible en nuestra manera actual de entender la realidad. Vadim A. Volochaev.

Es mucho lo que no sabemos. La realidad es algo complejo y difícilmente interpretable, a lo cual la humanidad ha ido con el tiempo intentando otorgar una explicación plausible. Religión, filosofía y ciencia son algunas de las principales maneras a través de la cual se ha pretendido explicar el mundo, que han ido evolucionando a través de los tiempos. Por ejemplo, en la antigüedad se desconocía la existencia de células y moléculas, a pesar de que hoy en día su existencia es algo que la mayoría de personas conoce. Y aún menos las sustancias que las componen.

Sin embargo, aún antes de poder examinar cualquier tipo de materia a través de un microscopio, los griegos generaron una teoría que valoraba que toda materia estaba conformada por agrupaciones de partículas, que a su vez se podían reducir en otras cada vez más pequeñas hasta llegar a una partícula indivisible. Estamos hablando de la aparición del atomismo.

El atomismo: qué es, y principios generales

El atomismo es un paradigma filosófico nacido en la antigua Grecia, el cual considera que la realidad y el conjunto de la materia está compuesta de diferentes partículas reducibles en unidades cada vez más pequeñas hasta llegar a unas últimas partículas que no pueden reducirse ni dividirse más: los átomos. En la realidad, según este paradigma, sólo existen átomos y vacío.

Este paradigma es un concepto nacido en la filosofía y que posteriormente se ha explorado y empleado a nivel científico, siendo una de las principales bases de la química. El atomismo da mayor importancia a los componentes por separado que al todo, considerando que el hecho de incorporar nuevos átomos no genera diferencias relevantes en los elementos que constituyen. El atomismo se caracteriza también por ser esencialmente mecanicista.

Diferentes tipos

Existen diferentes tipos de atomismo clásico, divididos en dos posturas concretas: el atomismo físico absoluto que considera que todo incluyendo la mente o conceptos como el alma o incluso Dios están configurados por átomos, y el atomismo relativo en el que la materia solo hace referencia a lo físico y corpóreo.

Atomismo absoluto

El atomismo absoluto es el más conocido a nivel filosófico, siendo el primero en emerger y el que marcó un estilo de pensamiento que permitiría desarrollos posteriores. Todo queda explicado por el átomo, siendo materia todo lo que existe. El átomo, el vacío (en el que no existe nada) y el movimiento de los átomos es lo que configura todo lo existente, existiendo diferentes procesos de agregación y destrucción de estructuras formadas por átomos. Asimismo, toda materia es idéntica y con las mismas propiedades, pudiendo diferir únicamente en grado.

Atomismo relativo

El atomismo relativo nace con tal de separar la materia física con los aspectos espirituales. El átomo constituiría pues únicamente todo lo material, siendo el alma o las deidades otro tipo de materia. Se considera que el cómo se organiza la matería es debido al orden generado por la divinidad.

A su vez, este atomismo físico relativo puede ser homogéneo si considera que todos los átomos eran iguales con la excepción de características como tamaño, forma o comportamiento o heterogéneo si considera que hay diversidad de átomos con sus propias características diferenciales.

Evolución a través de los tiempos

El atomismo como tal no ha permanecido indiferente al paso del tiempo, sino que ha ido evolucionando en pos de los avances científicos y los descubrimientos que se han ido produciendo en relación a la configuración de la materia.

1. El atomismo en la antigüedad

El surgimiento del atomismo se atribuye a Leucipo, autor del siglo V antes de Cristo, que en la obra Megasdiacosmos sienta cierto precedente al respecto. Sin embargo, el autor clásico más considerado como el auténtico padre del atomismo fue Demócrito, contemporáneo de Sócrates. Fue Demócrito el que propuso que el mundo se dividía en átomos y vacío, siendo este el espacio por el que los átomos pueden moverse libremente. Asimismo, el átomo es considerado inmutable, eterno y indivisible.

Posteriormente a Demócrito, el atomismo fue trabajado por diferentes autores discípulos suyos, como Anaxágoras (quien propondría la existencia de partículas elementales diferentes entre sí) o Empédocles (quien mezclaba el concepto de átomo con los cuatro elementos clásicos).

El último que seguiría la tradición propuesta por Demócrito seria Nausifanes, maestro de Epicuro. A partir de éste, Epicuro genera un cambio de orientación en el pensamiento del atomismo, centrándolo en elementos humanos, morales y éticos y a su vez en lo mundano y en la evidencia (el clásico de Demócrito era más teórico y cosmológico). Esta tradición tiene diversos conceptos que posteriormente sentarían precedente para algunas de las tesis de Karl Marx.

2. Edad Media

Con la llegada la Edad Media el atomismo adquiere connotaciones diferentes, apareciendo el atomismo físico relativo y quienes en él creen consideran que los átomos son creación divina y su unión obedece la ley de Dios. Tras ello diferentes autores como Paracelso en el renacimiento lo vincularían con la alquimia.

3. Edad Moderna

Posteriormente, en la Edad Moderna, el atomismo resurgiría en un primer momento vinculado al dogma eclesiástico, si bien estaba incluído en el debate de si todos los átomos son iguales (homogéneo) o diferentes (heterogéneos), posturas defendidas respectivamente por Gassendi y Maignan. También otros múltiples autores apoyan el atomismo, entre ellos Newton.

Edad contemporánea: el átomo en la actualidad

El desarrollo científico y tecnológico en los últimos siglos ha permitido observar la existencia de las que se consideran aún a día de hoy las unidades básicas de la materia, los denominados átomos.

Dalton generaría una de las primeras leyes científicas referentes al atomismo, dentro ya de la física actual. A través de la ley de la proporción definida y la ley de las proporciones múltiples explicaba cómo los diferentes elementos químicos se combinaban: los elementos simples se componen de átomos inalterables cuyas características explican el modo en que los diferentes pesos de los elementos configuran una molécula compuesta.

Avogadro contribuiría al establecimiento del atomismo como científico al clasificar los pesos atómicos en base al peso del hidrógeno, algo que nos ha llegado también a la actualidad a través de la tabla periódica de los elementos que fuera descrita por Mendeleev.

Sin embargo, con el descubrimiento los electrones por parte de Thompson en 1897, los experimentos de Rutherford y la contribución de Chadwick se ha descubierto que en realidad los átomos están también compuestos de otras subestructuras con carga eléctrica, los protones, neutrones y electrones. De hecho, la física clásica poco a poco se vería sustituida por la cuántica según se iba estudiando el comportamiento de dichas partículas y que incluso estos podrían subdivirse, como ocurre con los quarks descubiertos por Perl. También se vincula y profundiza en el estudio de las fuerzas que generan unión y separación de la materia.

Actualmente se han descubierto incluso partículas más primigenias, como el recientemente descubierto bosón de Higgs, o incluso de la antimatería, no existiendo un vacío en sí.

Si bien lo que a día de hoy llamamos átomo puede no ser el concepto que proponían los griegos, no se puede descartar que se termine encontrando una partícula que no resulte divisible, si bien siempre existirá la duda de si con la suficiente tecnología y capacidad podríamos observar elementos aún más básicos.

Referencias bibliográficas:

  • Bueno, G. (1974). La metafísica presocrática. Pentalfa Ediciones. Oviedo.
  • Echegoyen, J. (2014). Historia de la Filosofía. Volumen 1: Filosofía Griega. Editorial Edinumen
  • EcuRed. (s.f). Atomismo. Disponible en: https://www.ecured.cu/Atomismo#Atomistas_de_los_siglos_XVII_y_XVIII [Consultado el [28/05/2018]
  • Encyclopaedia herder (s.f.) Atomismo. Disponible en: https://encyclopaedia.herdereditorial.com/wiki/Atomismo Consultado el [28/05/2018]