El ser humano es un ser gregario y social, el cual a lo largo de la historia ha ido generando distintas maneras de agruparse y vivir en colectividad.

Pero no todas ellas han sido siempre exitosas: en múltiples ocasiones han surgido desigualdades, malestar, hambruna y regímenes totalitarios, que con el paso del tiempo pueden provocar que una ciudadanía cansada de abusos y sufrimiento decida organizar una revolución.

Ejemplos de ello son la Revolución Francesa o la Revolución Rusa. Otro gran ejemplo, esta vez en Centroamérica, es la Revolución Mexicana, la cual es considerada uno de los movimientos políticos más relevantes de dicho país. ¿Por qué se llevó a cabo? A lo largo de este artículo, vamos a a hacer un breve repaso a las causas de la Revolución Mexicana.

¿Qué fue la Revolución Mexicana?

Recibe el nombre de Revolución Mexicana un movimiento sociopolítico y conflicto armado que surgió a principios del siglo XX como respuesta a numerosas crisis y al descontento y repulsa (especialmente por parte del campesinado y la clase obrera) hacia las políticas existentes durante la dictadura de Porfirio Díaz.

Emiliano Zapata

La Revolución Mexicana dio inicio con el Plan de San Luis el 20 de noviembre de 1910, momento en que Francisco Madero, tras lograr escapar a Estados Unidos después de ser acusado de sedición por el gobierno de Porfirio Díaz, llamó a las armas al pueblo de México para derrocar al dictador. Madero logró la presidencia un año más tarde al renunciar y exiliarse Díaz, pero sus políticas y la falta de sensibilidad para con los campesinos y las problemáticas que presentaban chocaron con los ideales de otros líderes como Emilano Zapata o Félix Díaz.

Aparecieron levantamientos y conflictos como la Decena Trágica, tras la que el general Victoriano Huerta terminaría por cambiar de bando y terminaría por destituir a Madero, para autoproclamarse presidente y después asesinar a su predecesor. Sin embargo Huerta no fue reconocido como presidente y fue considerado un usurpador, lo que desencadenó la formación del Plan de Guadalupe en el que líderes como Venustiano Carranza, Álvaro Obregón y Pancho Villa formaron un conglomerado de fuerzas constitucionalistas para buscar su destitución.

Tras lograrlo y nombrar a Eulalio Gutiérrez como presidente, Carranza optó por no reconocer el acuerdo, lo que reanudaría las hostilidades hasta que en 1917 Carranza logró la presidencia, así como la redacción de la Constitución. Si bien la lucha no terminaría hasta muchos años después, existiendo diferentes levantamientos y siendo asesinados muchos de los líderes (incluyendo a Zapata o al propio Carranza) en los años siguientes.

Revolución Mexicana

Principales causas de la Revolución Mexicana

Hemos hecho una breve introducción histórica a la Revolución Mexicana, pero... ¿cuáles fueron sus causas? A continuación desglosamos algunas de las principales problemáticas y malestares que desencadenaron su estallido.

1. Dictadura de Porfirio Díaz

La Revolución Mexicana nació tal y como se ha mencionado como un proceso de revolución en contra de la dictadura de Porfirio Díaz, militar que ocupó el de presidente en un total de siete ocasiones entre 1877 y 1911, siendo su mandato ininterrumpido entre 1884 y 1911 a modo de dictadura vitalicia a través de la modificación y manipulación de la Constitución y rompiendo su compromiso de no permanecer en el cargo.

Pese a que la situación económica del país mejoró bajo su mandato, lo hizo de forma desigual perjudicando a las clases campesinas y bajo altos niveles de represión política y violencia y censura. No existía libertad política ni democracia, no pudiendo elegir la población a sus representantes y siendo estos siempre escogidos por Díaz, con grandes privilegios a sus familiares y entorno cercano.

2. Desigualdad social

Otra de las principales causas del éxito de la revolución se encuentra en una gran percepción de desigualdad social. Las tierras y el crecimiento económico estaba solo en manos de las élites, siendo el campesinado maltratado y sus tierras expropiadas mientras empresarios, clero y en general la clase alta tenía gran poder y privilegios. Además de ello había una gran discriminación hacia la población autóctona en beneficio de los extranjeros.

3. Falta de ley laboral

En relación con el anterior punto, no existía una ley laboral que regulara los derechos de los trabajadores. Campesinos y obreros eran explotados y sus derechos eran inexistentes, con jornadas de hasta doce horas sin un salario mínimo garantizado y sin opción a protesta. Además se buscaba su endeudamiento de por vida, con el fin de que aceptaran condiciones extremas de trabajo.

4. Expropiaciones y latifundios

Las tierras de los campesinos e indígenas fueron expropiadas durante el porfiriato (a través de la ley de deslinde y colonización de tierras baldías) y posteriormente puestas en manos de unos pocos empresarios y terratenientes extranjeros.

Se generaron enormes latifundios de los cuáles sólo unos pocos se beneficiaban, por lo general explotando a la población campesina que antes los había poseído. Solo un pequeño porcentaje de los terrenos estaba en manos de la población nativa.

5. Administración desde el extranjero

Durante el gobierno de Díaz este buscó con ahínco incentivar la inversión foránea en el país. Aunque esto provocó que la economía del país creciera y se recuperara en parte, terminó por provocar que la mayor parte de la riqueza del país terminara en manos de empresas e individuos extranjeros.

6. Falta de libertad de expresión

También la censura era un elemento habitual que contribuyó al estallido de la Revolución Mexicana. Huelgas y protestas eran rápidamente reprimidas con gran violencia, estando prohibidas. Además de ello la prensa y los medios no podían manifestar opiniones o datos contrarios al gobierno.

7. Represión y violencia

Otra característica de la dictadura de Díaz fue el elevado nivel de represión, tanto política como dirigida a los ciudadanos. Las protestas eran reprimidas con dureza, a menudo con numerosas bajas entre quienes protestaban.

No eran infrecuentes asesinatos, y se generó el llamado Cuerpo de Rurales que impedía disidencias y protestas con métodos violentos en el ámbito rural. Prácticas como dejar huir a los presos para luego asesinarles amparándose en la intención de impedir una fuga eran habituales.

Referencias bibliográficas:

  • Alvear (2004). Historia de México. Editorial Limusa.

  • Becker, M. (1995). Setting the Virgin on Fire: Lázaro Cárdenas, Michoacán Peasants, and the Redemption of the Mexican Revolution. Berkeley: University of California Press.

  • Terrazas, MªM. (2003). Disidencia y disidentes en la historia de México. UNAM.