Consejos sobre qué hacer en estos casos. Unsplash.

Por desgracia, hoy en día son muchos los niños que se sienten rechazados. Se sienten así cuando perciben que son diferentes, bien sean a nivel físico, verbal, comportamental, sentimental o intelectual; a sus iguales, amigos, niños de clase o en algunas ocasiones con familiares.

Todos aquellos niños que son en cierta medida “diferentes” o sobresalen en algún aspecto con respecto al resto de los compañeros o amigos son los que tienden a sufrir que les den de lado o que les hagan el vacío. Como, por ejemplo, el típico “gordito”, el “empollón”, el "repipi", el “chivato”... Todos ellos son los que tienen más probabilidades de ser rechazados. Pero tampoco es un requisito imprescindible, muchos niños son rechazados sin tener ninguna de las características mencionadas anteriormente.

En este sentido, la pregunta importante es... ¿qué deben hacer los padres, o los familiares cuando comienzan a intuir esta situación o si directamente se lo cuenta el propio niño? ¿Cómo o de qué manera podemos ayudar a un niño que se siente rechazado? Veamos varios consejos prácticos.

Cómo ayudar a los niños que se sienten rechazados

A partir de nuestra experiencia profesional, en Psicólogos Málaga PsicoAbreu recomendamos estas pautas de cómo ayudar a tu hijo:

1. Reforzar la comunicación

Lo primero que debemos hacer es hablar con el niño, escucharlo y comprender como se siente. Es importante no tratarlo como una víctima ni dar a entender que es una situación sin arreglo. Por ejemplo, en el caso que no le hayan invitado a alguna excursión o a alguna fiesta, es imprescindible decirle que hubiera sido divertido ir, pero que seguro que habrá más fiestas o excursiones. Es importante que entienda, comprenda y exprese lo que siente por si en otra ocasión le vuelve a ocurrir.

2. Animarle a no ir detrás de nadie

Por otro lado, es importante explicar a los niños (siempre adaptándonos a la edad), que si hay algún compañero, algún amigo o grupo que lo haya dado de lado, que no intente ser su amigo. No hay que forzar la situación, si ese grupo de niños no le aceptan seguro habrá otros que tengan sus mismos gustos y se encuentre más cómodos con ellos.

3. Ayudarle a entender el rechazo

También es importante saber el porqué del rechazo. En ocasiones hay niños que tienen un comportamiento negativo o agresivo, y es por ello que se alejan de él. Como, por ejemplo, si al perder en un juego se enfada, si no se hace lo que el niño quiere, si contesta mal, etc. Por ello, es importante averiguarlo y que el niño se dé cuenta de lo que pasa, para darle las habilidades necesarias y solucionarlo.

4. Trabajar y mejorar las habilidades sociales

En ocasiones los niños se sienten rechazados porque no saben cómo relacionarse con los demás compañeros, o no entienden bien el lenguaje no verbal. Sienten vergüenza al iniciar alguna conversación, o simplemente no saben.

Por eso, es importante enseñarle unas nociones básicas de como relacionarse con lo demás, o de como poder responder ante situaciones complicadas (resolución de conflictos), trabajar y explicar la empatía, la asertividad, autocontrol, etc

5. Reforzar la autoestima

Otro aspecto que sería imprescindible para mejorar es reforzar la autoestima; cuando un niño siente ese rechazo automáticamente su autoestima disminuye. Comienza a sentirse inferior y a compararse con lo demás. Por eso es importante que el niño se sienta que vale, quitarle importancia al tema del rechazo y hacerle ver que no está solo, que tiene a sus familiares y que puede hacer otros amigos.

Es importante que entienda que el ser rechazado no es algo que surja en él, sino que simplemente ocurre porque los demás no son como el niño; quizás tienen otros gustos diferentes al suyo y probablemente lo que hay que hacer es intentar buscar a otros niños a los que le gusten los mismo que a él.

6. Pedir ayuda en la escuela

Si es necesario, hay que hablar con el profesor. En algunas ocasiones no sabemos lo que ocurre en las aulas, nuestros hijos nos pueden contar su versión, pero no saber la realidad.

Si después de llevar a cabo los consejos anteriores seguimos teniendo la sospecha de que el niño sigue teniendo problemas de rechazo sería conveniente hablar con su tutor y que nos cuente lo que realmente está pasando, para que él mismo nos ayude a nivel escolar, o incluso para que hable con otros padres, si fuera conveniente, para dar solución al problema.

7. Buscar ayuda profesional en psicoterapia

Y, por último, otro recurso que sería de gran ayuda si vemos que nuestro hijo lo está pasando mal sería pedir ayuda a un profesional para que le dé las herramientas necesarias y le dote de habilidades por si vuelve a encontrarse en alguna situación similar.

Son muchos los niños que sufren rechazo, y si esto se prologa, puede convertirse en acoso. Por ello, es importante detectarlo y poner solución al problema.

Muchas veces lo padres no tienen las herramientas necesarias o no saben cómo ayudar al pequeño, porque no son objetivos con sus hijos. Por ello, es fundamental que apliquen los consejos anteriores, y que además pidan ayuda tanto para el niño como para ellos. En el caso del niño para dotarle de habilidades comunicativas y resolutivas; y en el caso de los padres para recibir pautas más específicas sobre como ayudar al niño.