La lectura es, seguramente, uno de los factores más determinantes dentro del proceso de socialización de un niño o niña. Además de enseñarle modales, valores y educación, aprender a leer a temprana edad resultará en un mejor rendimiento a nivel personal. 

En los siguientes párrafos puedes encontrar 30 juegos para aprender a leer con vuestros hijos, alumnos escolares o incluso gente con dificultades de comprensión lectora.

Aprendiendo a leer

En muchas ocasiones, se toma de la lectura como un acto puramente mecánico, impositivo y de obligatoriedad sin llegar a explicar concretamente al lector los beneficios de ésta. Pero ello es un grave error.

Los niños deben aprender a leer para desarrollar y activar sus competencias cognitivas desde temprana edad, saber interpretar el mensaje, dar cabida a la creatividad e imaginación. Saber leer implica de igual manera aprender a relacionarse con los demás a medida que se evolucione en su manera de expresarse.

30 juegos para aprender a leer

A continuación encontrarás una serie de divertidas actividades para amenizar el aprendizaje a la lectura.

1. La comida como letras

Es una buena manera para introducir las letras del abecedario para los niños. Existen muchos productos como galletas, chocolates o pasta fresca que tienen forma de letra. Esta opción es muy común y de las más eficientes.

2. El juego del animador/a

Con el cuerpo humano también podemos aprender a leer correctamente. Debemos hacer participante al niño o niña en cuestión, pidiéndole que represente la forma de la letra que le pedimos. Se trata igualmente de no complicar mucho la actividad, así que en este caso es recomendable empezar con las vocales.

3. Las palmadas son sílabas

Aquí se trata de hacer tomar conciencia al niño o niña de las sílabas que contenga una palabra. Dependiendo del número de sílabas que tenga cada palabra, se dará una o más palmadas.

4. La pizarra

Tenemos que decirle al pequeño que rellene los huecos dejados dentro de una palabra. O podemos, de otra manera, presentar unas fotografías con distintos objetos o seres vivos para que los identifique y los escriba en la pizarra.

5. Veo, veo, ¿qué ves?

Es todo un clásico. Jugar a la adivinanza de identificar aquello que vemos, y hacer que el niño lo descubra, es una buena manera de aprender a leer puesto que activará sus procesos cognitivos y aprenderá a identificar palabras cortas.

Obviamente, hay que darle pistas al alumno para que no se convierta en un engorro el poder adivinar.

6. Sopa de letras

Volvemos a un recurso culinario para ofrecer una manera entretenida de leer, aprovechando el tiempo en un comensal. Cuando preparemos sopa de cualquier tipo en forma de letras, el niño o niña se entretendrá buscando la manera de formar una palabra.

7. Tarjetas con tildes

Podemos tomar las cartas o tarjetas como manera de aprendizaje. Escribimos una letra que contenga tilde y le pedimos que piensen en una palabra que la necesite.

8. Reconocimiento de letras

En algunos casos los niños pueden confundir algunas letras que se parecen mucho, como son la m y la n, o la b y la d. Hay que evitar a tiempo que caigan en el error preparando juegos de reconocimiento de letras, poniendo los casos mencionados y hacer que el niño reconozca cuál es la letra diferente.

9. Los dioramas

Los dioramas son paisajes formados en relieve con diferentes formas. De esta manera, podemos pedirle al niño que identifique cada objeto que puede ver en el lienzo utilizando tarjetas con nombres.

10. Libros con pictogramas

Aprender a leer con libros-pictogramas es otra alternativa a los libros clásicos. Son cuentos que sustituyen algunas palabras por dibujos representativos para ayudar a entender la parte escrita.

11. El crucigrama

El recurso de toda la vida. Podemos usar diferentes crucigramas. Obviamente para aprender a leer es necesario tener un nivel básico. Podemos emplear dibujos y que los niños rellenen los huecos, o llenar con letras algunas columnas para que se puedan identificar mejor las palabras.

12. Identificar la letra

Escribiendo diferentes palabras, podemos pedirle al niño que identifique aquellas que tengan las mismas letras. Por ejemplo: aro, ojo, tapa, cuaderno, poco.

13. La plastilina

Este material es muy utilizado en las escuelas. Debemos coger la plastilina y pedirle al niño que haga la forma de la letra que tenga que identificar. Así podrá desarrollar su parte imaginativa a la vez que aprende a memorizar las letras a partir de la vista y el tacto.

14. Una letra, máximo de palabras

Elegimos una letra en concreto, y en un tiempo determinado le pedimos al niño que escriba todo lo que se le ocurra con la T, por ejemplo.

15. Buscando en el parque

El tiempo que invertimos en el parque con los niños podemos emplearlo haciendo que identifiquen algunos objetos con una letra que escojamos nosotros mismos.

16. Jugar con los dibujos

Esta manera de aprender a leer es muy didáctica. Podemos elegir varios dibujos mezclados, clasificarlos por vocales y pedirle al niño que agrupe los dibujos según las vocales que contenga cada forma.

17. Canciones infantiles

Aquí podemos corear una canción sencilla para que el niño pueda identificar, por ejemplo, las diferentes sílabas o vocales que contenga la letra.

18. Identificando mayúsculas y minúsculas

En un folio escribimos letras en mayúscula y minúscula. Podemos pedirle al niño que identifique ambos casos marcando con un círculo unas y con un cuadrado otras. También se pueden emplear los colores.

19. Insistir en las sílabas

Tomamos una palabra cualquiera y le pedimos al niño que rellene las sílabas que faltan, y acto seguido le ordenamos que represente mediante un dibujo la palabra que ha descifrado.

20. Colorear lo que se oiga

Le presentamos al niño una serie de figuras, y le pedimos que coloree el objeto que se pueda pronunciar con un solo golpe de voz, como por ejemplo sol o mar.

21. Aprendiendo las tildes

Como sucedería con las sílabas, debemos enseñarles de pequeños lo que son las tildes. Una manera de aprender es fonéticamente, y le podemos pedir al niño que ponga la tilde en aquellas palabras que crea convenientes.

22. Memorizar imágenes

Otro entretenimiento al gusto del consumidor. Le mostramos una serie de imágenes al niño y después le pedimos que diga todo lo que ha visto.

23. Pensamos una letra

Es un juego de adivinanzas, pero un poco más complejo. Pensamos una letra, y le pedimos al niño que construya la palabra que teníamos en mente. Si acierta, le obsequiamos con un premio cualquiera.

24. El Bingo de palabras

Cogemos como base el juego del bingo, pero en vez de los números, lo sustituiremos por letras o palabras. Cuando se saquen las bolas se dirá en voz alta las letras o palabras que tengamos.

25. La cadena de palabras

Empezaremos con una palabra cualquiera, libro, por ejemplo. Luego le pedimos la niño que elija otra palabra que empiece por la última sílaba de la anterior. En este caso, "rodaje", por ejemplo.

26. Rompecabezas

Debemos crear unas cartulinas que contengan las palabras del abecedario. Con cada palabra, formaremos una palabra que el niño deberá saber encajar con el resto de cartulinas a modo de puzzle.

27. 4 en raya

Se trata de dibujar nosotros mismo un cuadro a completar con una letra cualquiera en 4 casillas. El primero que consiga rellenar una palabra con cuatro letras, será el ganador.

28. El cuerpo humano

De esta manera se aprende a leer consiguiendo dos elementos: identificar los órganos humanos y ayudar al niño a memorizar las palabras de cada elemento. Utilizamos un cuerpo humano de papel o lo dibujamos, y le pedimos al niño que rellene los huecos.

29. Los miembros de la familia

Podemos coger una foto familiar con el mayor número de seres queridos posibles. A continuación le pedimos al niño que escriba sobre cada personaje la palabra que le represente.

30. La casa

Otra manera de aprender a leer es paseando al niño por todo el hogar y pidiéndole que identifique el máximo de espacios y/o objetos que pueda relacionar con una letra que elijamos al azar. Por ejemplo, debe pronunciar todo aquello que vea que contenga la letra E.