Diferentes maneras de potenciar los procesos de aprendizaje.

Oímos a hablar mucho de Pedagogía, pero… ¿sabemos exactamente qué es?

Se trata de la ciencia que estudia la metodología y las técnicas de enseñanza que se pueden aplicar para que los/as alumnos/as aprendan. Como toda ciencia, incluye una serie de ramas diferenciadas.

En este artículo hablaremos de las 6 ramas de la Pedagogía; te contamos cuáles son sus características fundamentales, sus objetivos y algunos ejemplos de estrategias educativas utilizadas desde cada una de estas áreas de trabajo.

¿Qué es la Pedagogía?

Antes de adentrarnos en las 6 ramas de la Pedagogía, vamos a explicar primero qué es la Pedagogía. Se trata de la ciencia que estudia la metodología y las diferentes técnicas que se pueden aplicar en la enseñanza.

Aunque la enseñanza (y el aprendizaje) dura prácticamente toda la vida, también es cierto que es en la etapa infantil donde esta toma una especial relevancia, a través de la escolarización. Es por ello que la Pedagogía se centra especialmente en el aprendizaje infantil, aunque también puede ir más allá.

A través de la Pedagogía se diseñan métodos para enseñar a los alumnos, así como diferentes estrategias educativas para posibilitar el aprendizaje. Para ello también resulta esencial conocer el perfil de cada alumno (sus intereses, motivaciones, fortalezas, puntos débiles, inteligencia, capacidades, etc.).

Las ramas de la Pedagogía, resumidas

Ahora sí, vamos a ver cuáles son las 6 ramas de la Pedagogía, así como sus características fundamentales.

1. Pedagogía experiencial

La primera de las 6 ramas de la Pedagogía que vamos a explicar es la Pedagogía experiencial. Esta se basa, fundamentalmente, en las experiencias de los propios alumnos para enriquecer su proceso de aprendizaje. Es decir, utiliza estas experiencias (generalmente vividas fuera del contexto escolar) para que los alumnos aprendan e interioricen valores como la diversidad y la igualdad.

Además, estas experiencias vitales pueden resultar muy útiles para plantear debates en clase, escuchando y expresando diferentes opiniones. Es a través de los debates donde los alumnos pueden ampliar la perspectiva que tienen de las cosas, es decir, “ampliar horizontes”. La Pedagogía experiencial busca eso.

Por otro lado, esta rama de la Pedagogía se apoya en los propios errores para crecer, aprender y evolucionar (en definitiva, en las experiencias de vida).

Ejemplos de prácticas educativas que formen parte de la Pedagogía experiencial son: utilizar juegos de roles para interpretar diferentes “papeles” en clase, proyectar vídeos de diferentes temáticas, etc. Muchos de estos recursos sirven también para trabajar la empatía y el cómo sería vivir una experiencia u otra en la vida.

2. Pedagogía del modelado

La segunda de las 6 ramas de la Pedagogía es la pedagogía del modelado. Para poder desarrollar prácticas educativas a través de esta rama, se requiere una persona que actúe como modelo (es decir, alguien experto en algún tema, proceso, habilidad, etc.). También resulta fundamental que lo que se quiere transmitir o enseñar se reproduzca verbalmente o en imágenes, pero que sea de forma explícita.

La función del modelo será reproducir ciertos comportamientos, acciones, tareas y patrones que se pretenden enseñar al alumno, para que este también los reproduzca, a través de la imitación y de la interiorización de las explicaciones.

El mensaje que se transmite a través de la pedagogía del modelado es que se puede enseñar a través de la imitación y gracias a una persona experta en algún tema, que transmite sus conocimientos a los alumnos a través del lenguaje, de sus acciones, etc.

Si, además, dicho modelo (más allá de los profesores, que resultan modelos fundamentales) es muy conocido y destacado en alguna temática (es decir, goza de cierto estatus), es más probable que el aprendizaje se produzca, porque su “fiabilidad” aumenta a los ojos de los/as alumnos/as. Lógicamente, pero, en el aprendizaje también influyen las motivaciones y capacidades del alumno.

3. Pedagogía diferenciada

La Pedagogía diferenciada, otra de las 6 ramas de la Pedagogía, busca potenciar el aprendizaje de cada alumno/a, de forma individual y adaptada a su nivel, edad, capacidades, dificultades, etc.

Es decir, los profesionales que siguen esta rama utilizan los recursos pedagógicos disponibles (y si no existen, los crean) para poder adaptarse a las diferencias individuales de cada alumno; es decir, para poder enseñar en la diversidad.

A través de adaptaciones de materiales, adaptaciones curriculares, planes individualizados, adaptaciones de contenidos y más, se pretende potenciar al máximo el aprendizaje del/la alumno/a, así como adaptarse a sus intereses, necesidades y capacidades.

A raíz de esta realidad nace la Pedagogía diferenciada, cada vez más en auge debido a la gran diversidad de alumnos/as que hay, así como a la existencia de tantos trastornos del aprendizaje y del neurodesarrollo dentro del aula.

4. Pedagogía cibernética

La Pedagogía cibernética utiliza las diferentes tecnologías para potenciar el aprendizaje de los alumnos. Es decir, se trata de enseñar (o de complementar la enseñanza “normativa) a través de recursos tecnológicos diversos, tales como: plataformas e-learning, apps de la tablet o del móbil, páginas web, etc.

Es una realidad innegable que la tecnología ha mejorado nuestras vidas en algunos aspectos (uno de ellos, la educación), si bien es cierto que su uso también debe controlarse para que esta mejora sea real. Es decir, todo en su justa medida. Como herramienta complementaria al aprendizaje (y sobre todo para facilitar que todos los alumnos tengan acceso a él) puede resultar muy efectiva. Lo más importante es el/la profesional, y el uso que este/a haga de las diferentes opciones tecnológicas disponibles.

Además, la tecnología también puede utilizarse para aumentar la motivación de los alumnos, a través de vídeos, imágenes, actividades interactivas, que incorporen sonido y/o música, etc. Esto beneficia sobre todo a los/as niños/as con algún trastorno del neurodesarrollo.

En definitiva, la pedagogía cibernética es una rama de la Pedagogía innovadora y que está en auge, y puede resultar muy efectiva en los procesos de aprendizaje, aunque siempre con el uso de pautas y a través de una evaluación continuada de la misma.

5. Pedagogía de la relación entre teoría y práctica

Esta rama de la Pedagogía, como su propio nombre indica, relaciona la teoría con la práctica; es decir, analiza, a través de las diferentes aportaciones y teorías pedagógicas, cómo se puede mejorar la enseñanza y la práctica educativa. Por otro lado, busca que sea el propio alumno quien, a través de la reflexión de sus experiencias, aprenda.

6. Pedagogía multisensorial

La Pedagogía multisensorial (o Pedagogía del aprendizaje multisensorial), la última de las 6 ramas de la Pedagogía, intenta, a través del uso de todos los sentidos, potenciar el aprendizaje en los alumnos.

Es decir, que se basa fundamentalmente en los sentidos, ya que son estos los que permiten al alumno adquirir ciertas habilidades, comprender ciertos significados, etc. Se trata, pues, de una rama que aboga por un aprendizaje más del tipo sensorial.

Referencias bibliográficas:

  • Carvajal Alvarado, G. (2002). Pedagogía Diferenciada: Según Philippe Meirieu. Diálogos Revista Electrónica de Historia, 3(2-3):
  • De Battisti, P. J. (2011) Clasificaciones de la Pedagogía General y Pedagogías Específicas: un análisis de las demarcaciones efectuadas por especialistas del campo pedagógico. VIII Encuentro de Cátedras de Pedagogía de Universidades Nacionales Argentinas, La Plata.
  • Piaget, J. (2019). Psicología y pedagogía. Siglo Veintiuno Editores Argentina, S.A.