Una descripción de las características del autoinforme.

El autoinforme se define como una autoobservación que realiza el sujeto de su propia conducta. En un sentido amplio, se refiere a cualquier mensaje, ya sea verbal o escrito, que emite una persona sobre sus pensamientos, sentimientos, percepciones u otros tipos de manifestaciones propias.

En el ámbito de la evaluación psicológica, el autoinforme es un tipo de técnica que permite adquirir información fiable, válida, rápida y de forma económica de un individuo, ya sea con una finalidad diagnóstica y terapéutica o de selección de personal.

La utilidad de esta técnica, junto a sus múltiples ventajas, ha permitido agilizar el proceso de evaluación psicológica, además de permitir adquirir información de primera mano de los propios evaluados. En este artículo veremos qué es un autoinforme y cuáles son sus tipos y características. Empecemos por esto último.

Características

Los autoinformes permiten adquirir información de diferente índole, gracias a que pueden ser elaborados con la finalidad de preguntar sobre diferentes aspectos de las personas. Algunos ejemplos son:

  • Conductas motoras: cantidad de cafés consumidos al día...
  • Respuestas fisiológicas: sudoración excesiva, problemas gastrointestinales...
  • Pensamientos: ideación suicida...
  • Experiencia subjetiva: sentirse solo, creer que no hay esperanza
  • Atribuciones: pensar que el origen de las voces es por no haber cerrado la puerta.
  • Expectativas futuras: cómo cree que va a mejorar de su trastorno, si su situación sentimental va a ir a peor...

Tradicionalmente, este tipo de técnica de evaluación psicológica se ha utilizado para medir atributos de personalidad, estados dependientes de situaciones, como ansiedad y miedos, y recoger información sobre conductas problemáticas. Las variables que miden los autoinformes se pueden dividir en cuatro clases.

Rasgos, dimensiones o factores

Los autoinformes que miden estas variables permiten saber la posición relativa del evaluado con respecto al resto del grupo normativo en una determinada variable intrapsíquica. Un ejemplo de ellos son los test de personalidad.

Estados

Se evalúa cómo se siente o qué piensa la persona en el momento preciso en el que se le realiza la evaluación. Además, se tiene en cuenta la situación en la que se está llevando a cabo la administración las y variables que puedan influir en las respuestas que dé el sujeto. Un ejemplo de autoinforme que mide estados es el STAI (State Trait Anxiety Inventory, Spielberger) en el que se mide la ansiedad que siente la persona en un momento concreto.

Repertorios clínico-conductuales

Se presentan listados de conductas cognitivas, motoras o fisiológicas las cuales se presentan con cierta frecuencia en un determinado trastorno psicológico. Mediante este tipo de cuestionarios se puede obtener información sobre aquellas áreas de personalidad y pensamiento de la persona que se encuentran alteradas.

Repertorios, procesos y estructuras cognitivas

Se miden los procesos cognitivos, partiendo de la premisa que éstos ejercen un papel mediador en la conducta motora y fisiológica.

Tipos de autoinformes

A lo largo del desarrollo de la evaluación psicológica se han ido elaborando diferentes tipos de técnicas para obtener información de forma precisa de las personas. A continuación se detallan las técnicas de autoinforme más comunes y algunas de sus características más destacables.

1. Cuestionarios, inventarios y escalas

Se tratan de autoinformes muy estructurados, tanto la forma en que vienen formuladas las preguntas como en sus respuestas. Evalúan conductas específicas, preguntando sobre eventos que suelen ocurrir con cierta frecuencia. Generalmente se utilizan para medir variables de personalidad.

2. Autorregistro

Es una técnica semiestructurada en la que se le da al sujeto una hoja de papel en donde se le pregunta sobre una determinada conducta y es el propio individuo quien la rellena. El evaluado registra su conducta, ya sea cognitiva, motora, fisiológica o emocional, en el mismo momento en el que ocurre.

Gracias a ello se puede adquirir información de forma exhaustiva sobre el individuo, porque al hacerlo al mismo momento en el que le está sucediendo, la memoria no falla y se puede registrar la máxima información posible.

3. Entrevista

Aunque algunos no la consideran una técnica de autoinforme, la entrevista es un instrumento en el que dos o más personas interactúan de forma bidireccional y se comparte información. Tanto en un contexto de psicoterapia como en el ámbito de la selección de personal este instrumento implica una diferenciación de roles.

Su grado de estructuración puede ser variable, habiendo las entrevistas no-estructuradas, en las que se da bastante libertad al entrevistado a la hora de explicar su estado emocional y cognitivo, y las estructuradas, siguiendo un marcado guión prefijado por el entrevistador.

4. Pensamientos en voz alta

Se pide a la persona que hable en voz alta sobre diferentes aspectos. Este tipo de técnica es muy utilizada en el ámbito de la investigación experimental. Se somete al participante a un estímulo concreto y se observa cómo responde, registrándose qué dice y hace. Se trata de un tipo de autoinforme no-estructurado, ya que permite hablar de forma libre.

Ventajas

Estas son varias de las principales ventajas del autoinforme:

  • El propio evaluado es quien da la información de qué piensa y cómo se siente, permitiendo adquirir una visión más profunda y concreta de su experiencia propia.
  • Los autoinformes permiten un gran ahorro de tiempo por parte de los profesionales.
  • Se pueden administrar de forma rápida y sistemática, y posteriormente ser corregidos con facilidad.
  • Motivan a los evaluados, dado que se les pregunta sobre aspectos relacionados con ellos mismos y de una forma más íntima.
  • Los más estructurados, como los cuestionarios y las escalas, presentan un mayor grado de fiabilidad y validez, además de ser económicos.

Desventajas

Como toda técnica de evaluación psicológica, los autoinformes no están exentos de inconvenientes, y presentan algunas limitaciones. A continuación se presentan algunas de las desventajas de este tipo de técnica, además de explicarse algunos fenómenos que influyen negativamente en los resultados.

1. Simulación

El individuo no dice la verdad de forma consciente.

2. Deseabilidad social

Se puede pretender dar una buena imagen de sí mismo en vez de ser sincero.

3. Asentimiento

En autoinformes de respuesta cerrada, en los que se pregunta “sí/verdadero” y “no/falso”, puede darse el caso de que el individuo tenga tendencia a contestar de forma positiva.

4. Errores escalares

En los autoinformes evaluados por escalas, puede darse el caso de que el individuo conteste, involuntariamente, hacia lo extremo (severidad) o hacia los valores más centrales (tendencia central).

Referencias bibliográficas:

  • Fernandez-Ballesteros, R. (2007) Evaluación Psicológica, Conceptos métodos y estudio de casos. Pág. 233-265. ESPAÑA: Pirámide.
  • De las Cuevas, C. y González de Rivera, J. L. (1992). Autoinformes y respuestas sesgadas. Anales de psiquiatría, 8(9), 362-366.
  • Fernández-Ballesteros, R. (1992). Los autoinformes. En R. Fernández-BaIlesteros (comp.), Introducción a la evaluación psicológica (I). Madrid: Pirámide.