Un tipo de texto habitual en nuestra vida cotidiana. Unsplash.

Los textos informativos tienen por objetivo transmitir información sobre un hecho o un tema concreto.

Este tipo de textos pretenden ser objetivos, dado que su intención es informar. Además, deben facilitar la comprensión de la temática explicada y dar suficientes detalles como para que el lector pueda entender qué es lo que se le está explicando.

En estas líneas vamos a ver cuáles son las características del texto informativo y sus principales tipos.

Características del texto informativo

Este tipo de textos describen acontecimientos y temáticas reales. Su propósito es transmitir información sobre la realidad, tocando diferentes temáticas. Por lo tanto, se trata de un tipo de texto en el que los datos descritos no son ficción o, al menos, están sustentados en un hecho real.

Se evita repetir algo que ya ha sido previamente explicado y la información pretende ser dada de la forma más clara posible. Su estructura consta, generalmente, de una introducción, un desarrollo y una conclusión.

El lenguaje utilizado puede ser especializado, variando de acuerdo con la temática explicada. Además, este lenguaje debe ser coherente, directo, objetivo y se debe evitar utilizar recursos lingüísticos tales como metáforas o jerga popular, dado que puede hacer que el lector interprete la información explicada de una forma diferente a cómo ha pretendido el emisor.

Para facilitarle al lector la búsqueda y comprensión de la información, en el texto informativo se pueden incorporar varios recursos:índice, texto en negrita o resaltado, glosario con palabras especializadas, gráficos, leyendas, tablas, además de referencias para poder expandir todavía más el conocimiento.

Para que un texto informativo sea adecuado, es necesario que el contenido expuesto sea preciso y explicado de una manera impersonal. El propósito de este tipo de texto es siempre el de explicar a un lector una determinada temática, y que al acabar de leerlo haya adquirido un nuevo conocimiento.

Las ideas expuestas en el texto deben venir correctamente ordenadas. Por este motivo, habitualmente se recurre a ejemplos, fuentes bibliográficas y clarificaciones por tal de lograr que el receptor entienda plenamente la temática que se le está explicando. Un aspecto que pudiera parecer una obviedad es la importancia de saber utilizar correctamente los signos de puntuación: punto, coma, signos de interrogación, etc.

Tipos

Existen básicamente 4 tipos principales de texto informativo. Aquí quedan descritos, con todas sus características distintivas.

1. Noticia

Se trata de la descripción de un acontecimiento reciente que el emisor desea que se haga público. Es el texto informativo de referencia, dado que en la noticia el emisor trata de explicar el suceso de la forma más fiel a la verdad posible.

El redactor de la noticia debe relatar los hechos de la manera más objetiva posible, ofreciendo toda la información que pueda, buscando a testigos que vivieran el suceso y entrevistándoles. Lo que nunca se debe hacer es falsear la información con la intención de ofrecer una visión propia del suceso y, así, manipular la opinión pública.

Toda noticia trata de dar respuesta a seis preguntas:

  • ¿Qué ocurrió?
  • ¿Cuando ocurrió?
  • ¿Dónde ocurrió?
  • ¿Quien o quienes fueron los implicados?
  • ¿Como ocurrió?
  • ¿Por qué ocurrió?

En cuanto a su estructura, la noticia presenta las siguientes partes:

Epígrafe: Es una sola línea que transmite la idea central de la noticia e invita al lector a leerla.

  • Titular: Es el nombre de la noticia y debe estar relacionada con la temática explicada.
  • Bajada: Se expande la información presentada en el titular.
  • Lead: Es el primer párrafo de la noticia, en donde se resume lo principal.
  • Cuerpo: Profundiza en lo sucedido. La información presentada va de lo más fundamental a aquello que es menos importante.

2. Carta formal

Su principal objetivo es transmitir al receptor información que le concierne, que debe ser tratada seriamente.

Habitualmente las cartas formales son escritas para personas que no son conocidas personalmente o con las que no se tiene una relación de amistad y camaradería. También se puede redactar este tipo de texto informativo a una autoridad o a una empresa, por poner algunos ejemplos.

Las cartas formales pueden expresar opiniones, sentimientos, justificar una actuación o, simplemente, describirle a otra persona un conjunto de sucesos.

En este tipo de textos es muy importante mostrar un tono respetuoso y cuidar el lenguaje utilizado.

Siguen la siguiente estructura:

  • Fecha y lugar en donde se escribió.
  • Encabezado: Se escribe el nombre a quien va dirigida.
  • Saludo cortés y formal.
  • Introducción: es el primer párrafo de la carta y contiene la información que permite entender el resto de lo que se expondrá.
  • Cuerpo: Se explica toda la información del suceso o temática.
  • Despedida: se sintetiza la idea principal de la carta y se despide cortésmente.
  • Firma

3. Memorándum o memorando

Básicamente es una carta, pero mucho más breve. Se utiliza mucho en las empresas y otros tipos de organizaciones, dado que permite comunicar de forma rápida y sintética.

En este tipo de texto informativo el lenguaje es formal, pero no requiere de todos los aspectos protocolarios que hay en las cartas.

Consta de las siguientes partes:

  • Título: habitualmente “memo” o “memorándum”.
  • Encabezado: se pone quien lo envía, para quien y la referencia de la temática del memorándum.
  • Saludo
  • Cuerpo: la información a transmitir.
  • Despedida
  • Firma
  • Fecha

4. Informe

Es un texto informativo cuyo propósito es el de divulgar. Es por este motivo que es un tipo de texto muy utilizado en disciplinas científicas, investigaciones o para describir la situación de una empresa.

Al tratarse de un texto divulgativo, cabe destacar que no tiene por finalidad la de persuadir a su lector. Sin embargo, en este tipo de textos se pueden incluir recomendaciones para guiar a quien lo está leyendo a un objetivo concreto.

Aunque presenta todas las características propias de los textos informativos, no tiene una estructura definida. No obstante, los siguientes elementos pueden encontrarse en la mayoría de ellos:

  • Fecha
  • Título
  • Cuerpo: al tratarse de un texto de divulgación, es muy importante que incluya toda la información posible y de la manera más objetiva.
  • Firma

Referencias bibliográficas:

  • Alfonso, I. (1997): El texto informativo. Caracas, Contexto Editores.
  • Díaz, A. (1987) Aproximación al texto escrito. Medellín, Colombia, Editorial Universidad de Antioquia.