¿Sabes a qué nos referimos cuando hablamos de competencias profesionales? Se trata de capacidades y habilidades necesarias para desarrollar un trabajo de forma eficaz. Éstas pueden agruparse en tres categorías o grupos: competencias de base, técnicas y transversales.

Dentro de cada grupo, si bien es cierto que cada ámbito laboral le da más importancia a unas competencias u otras, sí encontramos competencias más buscadas que otras en el sector de las empresas.

En este artículo conoceremos qué engloba cada uno de estos tres grupos de competencias, y cuáles son las 8 competencias profesionales más importantes en general.

Las 8 competencias profesionales más importantes en el trabajo

Las competencias profesionales son aquellas habilidades, capacidades y aptitudes que tienen las personas y que les permiten desarrollar cierto tipo de trabajo de forma exitosa.

Las competencias profesionales, además, permiten al individuo poner en práctica sus conocimientos y sus habilidades en el contexto de un entorno laboral, y hacen que los empleados sean más valorados en su sector.

Sin embargo, debemos saber que las competencias profesionales se clasifican en tres grupos: competencias de base, competencias técnicas y competencias transversales. Vamos a conocer, a través de esta clasificación, las 8 competencias profesionales más importantes dentro de cada grupo. También veremos ejemplos de cada una de ellas:

1. Competencias de base

Las competencias de base son todos aquellos conocimientos básicos que permiten que una persona pueda acceder a un determinado tipo de formación o empleo. Se trata del “mínimo” que debe tener la persona, en relación a ciertos conocimientos, para poder postular a una formación o trabajo.

Ejemplos de competencias de base son: conocimiento en el uso de las TIC, conocimiento de una determinada lengua extranjera, etc.

Aunque existen muchísimas competencias de base, vamos a ver las más importantes (o las más valoradas por las empresas, en general):

1.1. Conocimiento de lenguas extranjeras

Este sería un ejemplo de competencia de base, siendo actualmente una de las 8 competencias profesionales más importantes, ya que hoy en día los entornos laborales son cada vez más internacionales, y en un mismo trabajo pueden trabajar personas de múltiples nacionalidades, y que hablen múltiples idiomas.

Así que, hoy en día, conocer más de una lengua extranjera, ofrece muchos puntos como candidato a un determinado puesto laboral (sobre todo en sectores cualificados).

1.2. Conocimiento de las TIC (Tecnologías de la información y la comunicación)

En un entorno laboral cada vez más tecnológico y digitalizado, el dominio de la informática (al menos, un dominio mínimo) resulta cada vez más imprescindible. Esto se extrapola, lógicamente, a los procesos de selección en los que nos vemos inmersos cuando buscamos trabajo.

Así, esta competencia de base implicaría saber utilizar un ordenador, Internet, el correo electrónico, poder crear un CV online, apuntarse a los portales de empleo, etc.

2. Competencias técnicas

Otra de las 8 competencias profesionales más importantes son las competencias técnicas (o hard skills), que son todas aquellas hablidades que se van adquiriendo a medida que nos formamos en una área específica.

Se trata de competencias específicas de un puesto de trabajo (o sector), es decir, son muy diferentes en un ámbito y otro. Para entenderlo mejor, pensemos en una persona que se haya formado en cocina; una competencia técnica que deberá tener, al finalizar los estudios de cocina, es el dominio de los cuchillos, o determinadas técnicas de cocción de alimentos, por ejemplo.

Las competencias técnicas son muy específicas de cada campo, por lo que resulta difícil decir cuáles son las más importantes. Por ello, hemos seleccionado tres de tres campos laborales diferentes.

2.1. Marketing: posicionamiento web

Una de las competencias profesionales más importantes, a nivel técnico, en el sector del marketing es el posicionamiento web. Esto implica el dominio de técnicas de SEO (Search Engine Optimization), y además disponer de los conocimientos para el diseño y aplicación de campañas SEM (Search Engine Marketing).

2.2. Psicología: administración de pruebas psicológicas

Una competencia técnica muy buscada en el sector de la psicología es la que implica conocer determinados tests psicológicos (por ejemplo una prueba para diagnosticar el autismo, como sería el ADOS-2 o el ADI-R), así como saber aplicarlos.

Para poder administrar determinadas pruebas psicológicas, existen formaciones específicas (y certificados oficiales) al respecto.

2.3. Ingeniería informática: conocimiento de lenguajes de programación

En el campo de la ingeniería informática (o la programación), una de las 8 competencias profesionales más importantes (y más buscadas), a nivel técnico, es aquella que implica conocer diferentes tipos de lenguajes de programación, tales como: C++, PHP o Python. Se entiende que nos referimos a: conocer, dominar y saber utilizarlos.

3. Competencias transversales

Por su parte, las competencias transversales son aquellas características personales que hacen que una persona se adapte a un trabajo y además, lo desempeñe de forma eficaz. Este tipo de competencias empleadas en el ámbito laboral (aunque también en otros) permiten transformar un conocimiento en una acción, y son muy valoradas por las empresas, ya que diferencian al profesional dentro de su sector.

Ejemplos de competencias transversales son: el trabajo en equipo, la iniciativa, la facilidad para las relaciones interpersonales, el esfuerzo, la disponibilidad para aprender, la versatilidad, etc.

Las competencias profesionales más importantes a nivel transversal que aparecen en este artículo son las siguientes (aunque hay que remarcar que para cada sector o trabajo, habrá competencias más importantes o necesarias que otras).

3.1. Capacidad de trabajo en equipo

Consiste en la habilidad (y disposición) que tenemos las personas para colaborar con un equipo de forma coordinada en la realización de una determinada tarea o en la búsqueda de la consecución de un objetivo.

Dicha capacidad puede ser realmente útil tanto en el entorno laboral como en el académico o incluso en el personal.

3.2. Capacidad de iniciativa

La iniciativa es otra de las competencias profesionales más importantes a nivel transversal, y es una capacidad cada vez más valorada por las empresas, ya que éstas generalmente buscan personas con ganas de aportar sus ideas, emprendedoras.

La iniciativa consiste en la capacidad, o habilidad, para realizar aportaciones, proponer ideas y probar cosas nuevas. Si además dichas ideas tienen la misión de mejorar el producto o servicio, entonces ya hablamos de capacidad de innovación (otra competencia transversal).

3.3. Capacidad de resolución de conflictos

La capacidad de resolución de conflictos (o problemas) implica ser capaz de enfrentarse a las situaciones y de dar respuestas a ellas, a través de la aplicación de una determinada estrategia o método resolutivo.

Generalmente implica identificar el problema, realizar un diagnóstico, formular soluciones, ponerlas en práctica y evaluar los resultados. En este sentido, las empresas buscan profesionales que sepan reaccionar y actuar de forma eficaz ante imprevistos; en palabras coloquiales, que sean capaces de “sacarse las castañas del fuego” en todo momento y ante posibles obstáculos.

Referencias bibliográficas:

  • Fernández, J.T. y Gámez, A.N. (2005). El desarrollo y la gestión de competencias profesionales: una mirada desde la formación. Revista Iberoamericana de educación.
  • Palací Descals. (2004). Psicología de la Organización. Ed. Pearson Prentice Hall. Madrid.
  • Peiró, J.M. (1991). Psicología de la Organización. Volumen 1. UNED. Madrid.