Cómo superar los nervios en la primera cita de manera eficaz. Unsplash.

Todos nosotros estamos programados para sentir ansiedad ante determinadas situaciones que percibimos como peligrosas o arriesgadas, ya sea para nuestra integridad física o psicológica.

Por eso, el hecho de haber conseguido una primera cita con esa persona que nos gusta representa tanto un logro como un factor de estrés. Por una parte nos alegramos de tener la oportunidad de salir con alguien especial para nosotros, pero por otro lado sentimos una gran presión de no cometer errores. En este artículo vamos a ver cómo gestionar los nervios en la primera cita independientemente de si somos personas tímidas o no, de manera que no se vuelvan un impedimento para disfrutar de la velada.

¿Por qué nos ponemos nerviosos realmente?

Como hemos visto, los nervios en la primera cita responden a que percibimos un riesgo de que algo pueda salir mal y hacer que el encuentro sea desagradable, lo cual representaría un malestar emocional para nosotros. Se trata de una respuesta biológica que tiene repercusiones físicas y mentales.

Es natural que todos nos sintamos nerviosos ante el hecho de vernos con la persona que nos gusta, porque queremos que todo salga perfecto, tal y como lo hemos imaginado. En otras palabras, nosotros somos los principales responsables de causarnos nuestra ansiedad, con nuestro pensamiento y expectativas.

No está mal ser precavido y tener expectativas respecto a nuestra primera cita, el problema comienza cuando pensamos que las cosas saldrán mal incluso antes de haber comenzado a tener nuestra cita. Los nervios no son más que la ansiedad que sentimos causada por el miedo a que las cosas se salgan de nuestro control.

El sujeto ansioso presenta un patrón de pensamiento catastrófico, en el cual imagina que las cosas inevitablemente le terminan saliendo mal, independientemente de todo. Esta situación le ocasiona una serie de consecuencias físicas y psicológicas que representan un malestar significativo.

Algunas de las consecuencias físicas pueden ser la sudoración excesiva, dolor de cabeza, tensión en los músculos, temblores en las manos, etc. Respecto a las consecuencias psicológicas son frecuentes la tendencia al aislamiento, los pensamientos de rechazo hacia la propia persona, y sentimientos inadecuados en general.

Cómo gestionar la ansiedad en la primera cita

Ahora veremos un listado con varios consejos prácticos que te ayudarán a superar los nervios característicos de la primera cita.

1. Considera que la otra persona también puede estar nerviosa

Hacerse a la idea de que la otra persona también puede estar pasando por la misma situación de nerviosismo que tú resulta un tanto tranquilizadora, ya que genera una sensación de igualdad en las condiciones para ambos. No es nada descabellado que sea así, ya que los nervios son naturales.

2. Adopta una mentalidad positiva

Los pensamientos negativos, que por lo general son involuntarios e intrusivos, se combaten con pensamientos positivos voluntarios. Lo que vamos a hacer es hacer que a cada pensamiento desagradable que tengamos vaya asociado a un estímulo o pensamiento agradable.

Por ejemplo, si tenemos la idea de que nuestra cita será un desastre porque no sabemos mantener una conversación durante demasiado tiempo, y tenemos miedo a los silencios incómodos, respondemos que en esta ocasión será diferente porque nos hemos preparado para esta situación.

3. Preparación previa a la cita

La preparación previa al evento es clave para disminuir la ansiedad; se trata de imaginar los distintos escenarios que podrían ocurrir durante el encuentro, e identificar aquellas situaciones donde podríamos tener dificultades.

Si tememos que en algún momento de la cita nos podamos quedar sin tema de conversación, entonces buscamos una manera de prevenir que eso ocurra.

4. Ten confianza en ti mismo

La preparación ayuda mucho a mantener los nervios al margen durante la primera cita, pero más allá de habernos preparado previamente para el encuentro debemos ser capaces de tener seguridad en nosotros mismos, en nuestras fortalezas y virtudes.

No importará demasiado que algo se salga de control durante la cita, o que exista un cambio de planes repentino que no hayas tomando en consideración. Si eres una persona segura podrás afrontar ese escenario sin problemas. Ten en cuenta que la otra persona aceptó salir contigo porque le agradas.

5. Evita las expectativas irrealizables

Una manera común de auto sabotearse una primera cita es crear en nuestra mente una serie de expectativas demasiado difíciles de cumplir. Al hacer esto estamos firmando una sentencia de fracaso anticipada. Debemos evitar imaginar escenarios demasiado elaborados, es mejor tomarse las cosas con calma.

6. Elige un lugar que te aporte comodidad

Si está a tu alcance, elige un lugar en el cual te puedas sentir cómodo, de manera que la tranquilidad que te genera ese lugar se pueda ver reflejada en tu actitud hacia la otra persona. Puede ser un lugar en el que hayas estado antes y consideres adecuado para una primera cita.

7. Escoge una actividad divertida

Habiendo escogido el lugar adecuado, falta ver qué alternativas hay para hacer en ese lugar. Siempre es buena idea escoger algo que resulte divertido para ambos. No pienses únicamente en ti al tomar las decisiones, recuerda que la otra persona puede tener gustos distintos. Lo más recomendable será tomar la decisión en conjunto, pregúntale que le gusta hacer.

8. Escoge bien tu ropa

Escoger el vestuario es importante; a veces pasa que no le damos la importancia necesaria a este aspecto y luego nos sentimos incómodos cuando estamos en nuestra cita. Lo mejor será tomar las previsiones necesarias y evaluar bien cuál es la mejor elección dependiendo del lugar a donde iremos.

Referencias bibliográficas:

  • G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), The handbook of social psychology. New York: McGraw Hill.