Un repaso a las características de este medicamento. Pexels.

La periciazina es un medicamento del grupo de los antipsicóticos empleado para tratar alteraciones de conducta y del estado de ánimo, así como los síntomas de enfermedades como la esquizofrenia que implican estados de agitación o movimientos incontrolados.

En este artículo veremos qué es la periciazina, para qué sirve, cuál es su mecanismo de acción, así como sus efectos principales y secundarios, y contraindicaciones a tener en cuenta.

¿Qué es la periciazina?

La periciazina es un fármaco antipsicótico de la familia de de las fenotiazinas que se emplea para tratar a personas que sufren de alteraciones de carácter y comportamentales. Las fenotiazinas forman parte del grupo de los antipsicóticos clásicos y, además de tener propiedades antipsicóticas, poseen efectos antieméticos.

Existen tres grupos de antipsicóticos del tipo de las fenotiazinas: los compuestos alifáticos, las piperidinas y las piperazinas. La periciazina se incluye dentro del grupo de las piperidinas.

Los profesionales de la salud prescriben este medicamento para el tratamiento a corto plazo de la ansiedad y el mantenimiento de trastornos psicóticos o la esquizofrenia. Su mayor o menor efectividad respecto al resto de antipsicóticos aún no ha sido demostrada.

¿Para qué sirve?

La periciazina, como fármaco antipsicótico, presenta efectos terapéuticos sobre las anomalías del estado de ánimo y la conducta, sea cual sea su origen. En este sentido, es un medicamento que se ha empleado en una variedad amplia de trastornos y afecciones.

Generalmente, y siempre bajo la prescripción médica, este fármaco está indicado para el tratamiento de:

  • Trastornos del carácter y trastornos del comportamiento (conducta agresiva, agitación psicomotriz, oposición desafiante, etc.).
  • Epilepsia, esquizofrenia, síntomas psicóticos, neurosis, alcoholismo, psicopatías.
  • Episodios agudos en psicosis y neurosis (obsesivas).
  • Psicosis agudas y crónicas.

Mecanismo de acción

La periciazina es un fármaco antipsicótico de primera generación y sus principales efectos son de tipo sedante: como antagonista adrenérgico, bloqueando las acciones de los neurotransmisores endógenos adrenérgicos, la epinefrina y la norepinefrina; y como antipsicótico, reduciendo la excitación patológica y la tensión afectiva en algunos pacientes con síntomas psicóticos.

Este medicamento forma parte del grupo de las fenotiazinas sedantes con propiedades antipsicóticos débiles. Además, también posee efectos adrenolíticos, anticolinérgicos, metabólicos y endocrinos, así como un efecto sobre el sistema extrapiramidal.

La periciazina actúa principalmente en áreas subcorticales, al producir lo que se ha descrito como un bloqueo adrenérgico central. Las fenotiazinas, como la clorpromazina o la tioridazina, pueden causar delirio hiperactivo precedido de inquietud y agitación, y se sospecha que esto se debería a sus efectos anticolinérgicos (mediante el bloqueo de los efectos de la acetilcolina).

Efectos sobre las funciones cognitivas

En sujetos normales, los efectos de los neurolépticos como la periciazina sobre la memoria y el rendimiento cognitivo son leves y variables. Las funciones cognitivas superiores no se ven afectadas en gran medida, y en algunas personas el rendimiento puede mejorar a medida que mejora la enfermedad existente.

Por ejemplo, en pacientes que padecen esquizofrenia, se ha demostrado que ciertos antipsicóticos, como la trifluoperazina o el haloperidol (aunque no pertenezcan al grupo de las piperidinas) podrían mejorar la memoria a corto plazo.

Sin embargo, la clorpromazina y la toridazina (que, como la periciazina, también son fenotiazinas) podrían deteriorar levemente la memoria a corto plazo, pero no así la memoria visual inmediata o a largo plazo.

En aquellos pacientes que ya padecen una demencia, los fármacos antipsicóticos pueden acelerar el deterioro cognitivo. Existe evidencia clínica que muestra que los pacientes con Alzheimer que consumen este tipo de medicamentos tienen un mayor riesgo de deterioro cognitivo.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Entre los efectos secundarios más habituales tras el consumo de periciazina cabe señalar los siguientes: somnolencia, mareos, náuseas, aturdimiento, boca seca, estreñimiento o diarrea.

También se pueden producir otra serie de efectos que, en caso de persistir, habría que notificar al médico: movimientos musculares incontrolados, cambios súbitos en el estado de ánimo, dificultades para dormir, confusión o agresividad.

Existen además otra serie de efectos secundarios poco probables pero más graves, de los que cabe informar al médico de forma inmediata, como por ejemplo: cambios en la visión, llagas en la boca, quemaduras o manchas en la piel, aumento de peso, cambios menstruales y disminución significativa de la libido.

Por otra parte, la periciazina no debería emplearse si se padece alguno de lo siguientes trastornos:

  • Si se tiene un diagnóstico de Parkinson.
  • Si se presenta alergia o hipersensibilidad a la periciazina, a las fenotiazinas o a alguno de los componentes del producto comercializado.
  • Si se padece un trastorno depresivo grave.
  • Si se sufre de alteraciones hematológicas o enfermedades como la agranulocitosis o la porfiria.
  • Si se tiene problemas hepáticos.
  • Si se presenta alcoholismo.
  • Si se sufre de glaucoma (enfermedad del ojo que reduce gradualmente la visión).
  • Si se tiene problemas en la uretra o la próstata, así como retención de orina.

Periciazina para la esquizofrenia

Las personas que padecen una enfermedad como la esquizofrenia suelen presentar frecuentemente síntomas que incluyen las alucinaciones auditivas y visuales, así como creencias extrañas o delirios. El tratamiento básico para este tipo de síntomas suelen ser los fármacos antipsicóticos.

Las investigaciones han querido comprobar si la periciazina, a pesar de ser un antipsicótico típico o de primera generación y relativamente antiguo (formulado en 1961), podría tener más efectos beneficiosos que otros fármacos antipsicóticos atípicos o de segunda generación, que se han comercializado más recientemente.

Varios estudios realizados en los que se compara la eficacia de la periciazina en comparación con otros fármacos antipsicóticos, tanto más antiguos como más nuevos, no han conseguido determinar cuál de todos ellos es más eficaz.

Por otra parte, en uno de los estudios se pudo comprobar que los pacientes que consumieron periciazina presentaron más efectos secundarios, como agitación involuntaria, temblores, excitabilidad y espasmos, en comparación con otros antipsicóticos típicos y atípicos.

Ningún otro estudio ha informado de resultados satisfactorios en lo que respecta al tratamiento y la relación entre el costo y la efectividad del fármaco. Esta falta de pruebas demanda una mayor atención e investigación en ensayos futuros sobre los efectos primarios y secundarios de este fármaco, de modo que puedan redundar en beneficio de los propios pacientes.

Referencias bibliográficas:

  • Gutiérrez SF. Tratamiento actual con antipsicóticos de la esquizofrenia. Farm Hosp 1998; 22: 207- 212.
  • Snyder, S.H., Banerjee, S.P., Yamamura, H.I. and Greenberg, D., Drugs, neurotransmitters and schizophrenia, Science, 184 (1974) 1243 - 1253.
  • Tajima K, Fernández H, López-Ibor JJ, Carrasco JL, Díaz-Marsá M. Tratamientos para la esquizofrenia. Revisión crítica sobre la farmacología y mecanismos de acción de los antipsicóticos. Acta Esp Psiquitr 2009; 37: 330 - 342.