Un fármaco cuya utilización requiere seguimiento médico estricto.

La tioproperazina es un antipsicótico típico, también conocido como neuroléptico, que como tal actúa bloqueando algunos receptores de neurotransmisores como los encargados de la regulación de dopamina, lo que se asociado con la disminución de manifestaciones típicas de la esquizofrenia.

En este artículo veremos qué es y para qué sirve la tioproperazina, así como algunas de sus indicaciones y posibles efectos adversos.

¿Qué es y para qué sirve la tioproperazina?

La tioproperazina es un fármaco que pertenece a la categoría de los antipsicóticos. Esta última incluye compuestos químicos que se usan especialmente para erradicar algunas manifestaciones típicas del diagnóstico de esquizofrenia, pero también para tratar sintomatología asociada con trastornos bipolares, tanto en los episodios de manía como en los de depresión, los trastornos obsesivos-compulsivos y algunas manifestaciones de la demencia.

Mecanismo de acción

La tioproperazina actúa bloqueando los receptores dopaminérgicos del sistema nervioso central. De esta manera, tiene efectos neurolépticos y bloquea algunos pensamientos, entre los que se encuentran delirios y alucinaciones. Por lo mismo, el otro término con el que tradicionalmente se ha conocido a este tipo de medicamentos es el de neurolépticos.

Dicha acción neuroléptica produce un potente efecto sobre la excitación maníaca, por lo que la tioproperazina se considera efectiva en el tratamiento de crisis de excitación motora, tanto en el curso de algunos tipos de esquizofrenia como en el caso de algunos tipos de epilepsia.

Lo anterior ocurre debido a que la tioproperazina actúa en el sistema nervioso central, más específicamente sobre el sistema reticular ascendente, el sistema límbico y el hipotálamo, que son centros subcorticales fundamentales para la activación de diversas facultades humanas.

Precisamente, el inconveniente de estos fármacos es que tienen una alta probabilidad de provocar reacciones adversas graves que alteran significativamente algunas dimensiones de la vida de la persona que tiene el diagnóstico. Se trata de un tipo de medicación con alto riesgo de toxicidad, por lo que su uso requiere estricta vigilancia médica, y en algunos países ha dejado de comercializarse.

Presentación y dosis

La tioproperazina se comercializa bajo el nombre de Majeptil. Su composición se encuentra en comprimidos de 10 mg para su administración por vía oral. Dicha administración depende de las características y el historial médico de cada persona, no obstante, se prescriben en general 2 o 3 tomas diarias de 30-40 mg., que se alcanzan de manera progresiva.

Consideraciones y precauciones de este fármaco

La recomendación general era la de mantener vigilancia en el caso de antecedentes de enfermedad hepática así como en casos de epilepsia y enfermedades cardiovasculares graves, por alto riesgo de provocar arritmias ventriculares graves.

La tioproperazina se contraindica en combinación con depresores del centro respiratorio, antihipertensivos. Su absorción en el organismo puede disminuirse al interactuar con algunos compuestos comunes como sales, óxidos y distintos hidróxidos. Así mismo, aumenta la acción depresora del sistema nervioso central al mezclarse con otros sedantes, compuestos químicos derivados de la morfina, barbitúricos, hipnóticos, metadona, clonidina y ansiolíticos.

En cuanto a los riesgos de uso durante el embarazo no existen estudios, por lo que no se aconseja su uso, especialmente a partir del último trimestre del periodo gestacional. Lo mismo ocurre con respecto a su uso durante el periodo de lactancia.

Finalmente, en tanto que produce una alteración importante del estado de vigilia y de somnolencia, es importante tomar precauciones al momento de conducir o manejar maquinaria pesada.

Posibles efectos secundarios

Como decíamos antes, la alta probabilidad de generar reacciones adversas graves ha hecho que esta sustancia se haya sustituido por otro tipo de fármacos que tienen funciones similares, con menos riesgos de toxicidad.

Los efectos de disminución de delirios y alucinaciones están relacionados con el bloqueo de los centros dopaminérgicos del sistema límbico que provoca la tioproperazina. A su vez, los efectos adversos relacionados con el sistema nervioso, como el síndrome extrapiramidal, están relacionados con el bloqueo del cuerpo estriado.

Algunos de los efectos adversos de la tioproperazina son los siguientes:

  • Enfermedades cardiovasculares graves.
  • Crisis epilépticas, sobre todo cuando ha habido antecedentes antes del tratamiento.
  • Pérdida de peso y alteraciones en la tolerancia a la glucosa.
  • Insuficiencia hepática o renal por riesgo de sobredosificación.

También puede aparecer el síndrome extrapiramidal, que se caracteriza por incapacidad de expresarse mediante mímica o gestos, algunas manifestaciones similares a las del parkinson, un tipo de marcha particular inclinada hacia adelante, sin braceo y con pequeños pasos, rigidez muscular, temblor grueso durante el estado de reposo.

Referencias bibliográficas:

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (2007). Antipsicóticos. Revisión de la seguridad en el tratamiento de los síntomas psicóticos asociados a demencia. Recuperado 16 de agosto de 2018. Disponible en https://www.aemps.gob.es/informa/notasInformativas/medicamentosUsoHumano/seguridad/2008/docs/informe_antipsicoticos_CSMH_2007.pdf.
  • Botplusweb (1999). Majeptil. Ficha Técnica. Recuperado 16 de agosto de 2018. Disponible en https://botplusweb.portalfarma.com/documentos/FICHAS%20TECNICAS%20POR%20LABORATORIOS%20PDF/Aventis%20Pharma/f36000%20Majeptil.PDF.
  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (S/A). Utilización de antipsicóticos en España (1992-2006). Recuperado 16 de agosto de 2018. Disponible en https://www.aemps.gob.es/medicamentosUsoHumano/observatorio/docs/antipsicoticos.pdf.