Uno de los empeños de la investigación en Psicología ha sido comprender cuáles son las distorsiones de la percepción y del pensamiento que nos llevan a comportarnos tal y como lo hacemos. La idea es que comprendiendo los "circuitos psicológicos" que condicionan nuestra manera de percibir el mundo, seremos capaces de comprender mejor la mente humana.

Es por ello que, durante décadas, los psicólogos han estudiado una serie de efectos psicológicos; curiosos fenómenos capaces de ser estudiados en condiciones de laboratorio y en los que se reflejan sesgos y patrones extraños de percepción que se dan en casi todas las personas. En este artículo veremos cuáles son los más importantes.

Los principales efectos psicológicos

Estos son varios fenómenos psicológicos y de la percepción que muestran que, debajo del aparente orden que hay en la mente humana, se esconden mecanismos extraños y que en determinados momentos pueden comportarse de manera contraintuitiva.

1. Efecto Dunning-Kruger

Este es uno de los efectos psicológicos más consistentes y robustos de entre los que se han hallado en las diferentes investigaciones sobre el comportamiento humano, ya que aparece una y otra vez en la mayoría de experimentos que se realizan sobre este tema. Consiste en la tendencia a sobrevalorarnos nuestras habilidades y nivel de competencias en aquello en la que no somos buenos, y en la tendencia de infravalorarnos un poco en aquello en lo que realmente somos buenos.

2. Efecto Stroop

El efecto Stroop tiene que ver con un proceso de interferencia entre los sentidos, en el que el componente textual de un concepto se mezcla con un sensación. Aparece cuando, en determinadas condiciones, leemos en voz alta y rápidamente el nombre de un color, cuya palabra está escrita en un color diferente: en estos casos, es muy probable que en vez de leer aquello que dice el texto, mencionemos el nombre del color al que hemos sido expuestos sensorialmente, y no textualmente.

3. Efecto Lake Wobegon

Este es uno de los sesgos cognitivos que tienen que ver con las valoraciones que realizamos acerca de nosotros mismos; es decir, que se relaciona con nuestro autoconcepto y con nuestra autoestima. En concreto, es una tendencia a creer que somos personas más hábiles o virtuosas que la media y que, a la vez, si damos alguna muestra de debilidad o imperfección, esta es debida a circunstancias externas a nosotros mismos, que no nos han dejado comportarnos o ser del modo que realmente nos define.

4. Efecto de fiesta de cóctel

La gestión de la atención ha sido durante décadas uno de los temas en los que la Psicología ha puesto más interés, y el efecto de fiesta de cóctel nos da una idea del porqué, dado que es muy curioso y a la vez común.

Se trata del fenómeno psicológico que ocurre cuando, de manera automática e involuntaria, nuestra mente selecciona un sonido que está mezclado con el ruido de fondo (o ruido ambiental) y que es relevante para nosotros. Por ejemplo, si estamos en una fiesta llena de gente y entre el ruido de personas hablando escuchamos nuestro nombre, de manera espontánea seremos capaz de "aislar" esa palabra del resto y reaccionar ante ella, probáblemente girándonos en esa dirección.

Así pues, el efecto de fiesta de cóctel se produce entre la frontera entre lo consciente y lo inconsciente, ya que tiene lugar antes de que decidamos dirigir nuestra atención a una conversación en concreto, y nos "entrega" un sonido que ha sido seleccionado por algún proceso mental ajeno a nuestra voluntad.

5. Efecto McCollough

El efecto McCollough es un fenómeno de la percepción perteneciente al mundo de las ilusiones ópticas basadas en postimágenes, lo cual significa que nos muestran el modo en el que lascélulas de la retina se adaptan a estímulos visuales previos y afectan al modo en el que vemos cosas a las que nos exponemos justo después.

Para que se produzca, en primer lugar fijamos nuestra mirada en una serie de líneas paralelas de color rojo y verde, y luego somos expuestos a un patrón similar de líneas paralelas, pero esta vez sin color, de negro sobre blanco. Esto hará que percibamos este estímulo mezclado con el anterior, haciendo que ambos se afecten entre sí, creando una ilusión óptica.

6. Efecto Kappa

El efecto Kappa es el fenómeno psicológico por el cual, si pasa el suficiente tiempo entre que nos exponemos a un estímulo y nos exponemos al siguiente, tendemos a creer que este lapso es más largo de lo normal, mientras que si este periodo es lo suficientemente corto, ocurre lo contrario: tenemos la sensación de que ha pasado menos tiempo del que realmente ha pasado entre uno y otro estímulo. Es decir, que este efecto psicológico nos muestra la existencia de umbrales que afectan a nuestra percepción del tiempo.

7. Efecto Ben Franklin

El efecto Ben Franklin revela un proceso mental relacionado con la disonancia cognitiva: si le hacemos un favor a una persona, en periodos sucesivos somos más propensos a volver a hacerle un favor que si hubiésemos recibido un favor deesa persona. Se cree esto ocurre como una manera de justificar nuestra acción pasada: asumimos que es natural realizar pequeños sacrificios por esa persona independientemente de si son recompensados.

8. Efecto Forer

El efecto Forer consiste en la tendencia a sentirnos identificados con descripciones deliberadamente abstractas de una persona en concreto, incluso cuando objetivamente no hay nada en ellas que indique el grado de concreción necesario para saber de quién se está hablando. Se cree que el éxito del tarot y de la adivinación se basa en esta distorsión de la mente, que puede darse en prácticamente cualquie persona dads las condiciones adecuadas.

Referencias bibliográficas:

  • Broadbent, D.E. (1954). The role of auditory localization in attention and memory span. Journal of Experimental Psychology. 47 (3): 191–196.
  • Bronkhorst, A.W. (2015). The cocktail-party problem revisited: early processing and selection of multi-talker speech. Atten Percept Psychophys. 77(5): p. 1465-87.
  • Fabiani, M. & Donchin, E. (1995). Encoding Processes and Memory Organization: A Model of the von Restorff Effect. Journal of Experimental Psychology; 21(1): 224-240.
  • Nelson, D.L.; Reed, U.S.; Walling, J.R. (1976). Pictorial superiority effect. Journal of Experimental Psychology: Human Learning & Memory. 2 (5): 523–528.
  • Ramachandran, V. y Zeve, M. (2017). Synesthesia and McCollough Effect. i-Perception, 8(3), 201-211.
  • Svenson, O. (1981). Are we all less risky and more skillful than our fellow drivers? Acta Psychologica, 47, 143-48.