¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Pseudopercepciones: ¿qué son y cómo afectan a la mente humana?

Las pseudopercepciones son experiencias que pueden ocurrirnos con mucha frecuencia; veamos cómo son.

Pseudopercepciones

Hay una serie de fenómenos mentales, en forma de imágenes, que llegar a surgir sin que esté presente algún estímulo en particular que las desencadene o las active o, por otro lado, se podrían mantener activas en la mente cuando el estímulo que las había desencadenado ya no se encuentra delante del sujeto y todas ellas se conocen como pseudopercenciones dentro del campo de la psicopatología.

Las pseudopercepciones son imágenes mentales atípicas cuya forma de procesamiento es semejante a la de una percepción real, pudiendo llegar a emerger en la mente de una persona sin que haya un estímulo concreto que pueda haberlas activado o desencadenado.

En este artículo veremos en qué consisten las pseudopercepciones y cuáles son los principales tipos que hay de las mismas.

¿Qué son las pseudopercepciones?

Las pseudopercepciones son aquellas imágenes psíquicas anómalas que son procesadas de una forma muy similar a la de una imagen percibida a través de la vista, por lo que podrían llegar a confundir estas pseudopercepciones con percepciones reales.

Cabe destacar que las pesudopercepciones se encuentran clasificadas en el campo de la psicopatología clínica dentro de un fenómeno psicológico que ha sido denominado como “engaño perceptivo”, y la característica fundamental de todas las psicopatologías que se encuentran dentro de esta clasificación, como son las pseudopercepciones y las alucinaciones, es que se basan en una serie de imágenes que son fruto de la imaginación del sujeto y que, a su vez, este las experimenta como si fuesen imágenes que ha percibido en el exterior como si fuesen reales.

Tipos de pseudopercepciones

Por lo tanto, todos estos engaños perceptivos no son más que una serie de interpretaciones engañosas de imágenes mentales o cognitivas en términos senso-perceptivos. Y esto no se debe que que haya alguna alteración en alguno de los órganos de los sentidos o a que sean disfuncionales, sino que se podría explicar por el hecho de que la percepción y la imaginación tienen unas reglas de funcionamiento cognitivo muy similares; aunque, es cierto que algunas pseudopercepciones o alucinaciones podrían llegar a desencadenarse tras una ingestión de tóxicos o por alguna disfunción cerebral.

¿Cuáles son las principales pseudopercepciones?

A continuación veremos las pseudopercepciones más comunes que pueden llegar a experimentar las personas en determinadas situaciones.

1. Imágenes mnésicas y eidéticas

Las imágenes mnésicas son una serie de imágenes relacionadas con los recuerdos de una persona, pero que se reviven de una forma transformada, pudiendo incluso estar mezcladas con sus propios deseos.

Este tipo de pesudopercepciones suelen desaparecer con el tiempo, sobre todo si la persona no presta demasiada atención a dichos recuerdos transformados. Por lo tanto, las imágenes eidéticas y mnésicas son totalmente subjetivas y, además, suelen experimentarse con escasa viveza y carecen de vivacidad.

Por otro lado, las imágenes eidéticas con una clase peculiar de imágenes mnésicas y tratan de una serie de representaciones idénticas, o casi, de impresiones sensoriales, que habitualmente suelen ser de índole auditiva o visual, que han permanecido guardadas en la mente del sujeto que las experimenta.

Una característica relevante de las imágenes eidéticas es que el individuo es capaz de evocarlas de forma voluntaria, aunque también suelen emerger en su consciencia de forma involuntaria.

Karl Jaspers afirmó que las imágenes eidéticas son imaginadas, al igual que otras pseudopercepciones, y cuando el individuo las experimenta conserva su juicio de realidad, puesto que es consciente de que dichas imágenes no son reales.

Este tipo de imágenes es común que sean experimentadas durante la infancia y también entre individuos de culturas primitivas, aunque también han sido descritas por personas que presentan altas capacidades artísticas.

2. Post-imágenes o imágenes consecutivas

Las post-imágenes o imágenes consecutivas son unas pseudopercepciones que se producen como resultado de que haya habido previamente una estimulación sensorial excesiva.

Su diferencia fundamental con las imágenes eidéticas es que en este último su representación en la mente del individuo podría ser evocada en sucesivas ocasiones tras un tiempo transcurrido, mientras que las imágenes consecutivas solamente pueden mantenerse en la mente del individuo durante unos escasos segundos.

Otra característica de las imágenes consecutivas es que su imagen en la mente de la persona posee una características opuestas a las de la imagen original, y por ello son también conocidas como “imágenes negativas”. Un ejemplo de imágenes consecutivas o post-imágenes es cuando tras haber estado mirando un color oscuro, comienza a verse un color claro. Este tipo de psedupercepciones no son consideradas como si fueran reales por la persona que las experimenta ni tampoco suelen ser patológicas.

3. Imágenes parásitas

Las imágenes parásitas son una pseudopercepciones que están diferenciadas de las imágenes eidéticas y mnésicas en que las primeras son involuntarias y autónomas, mientras que de las imágenes consecutivas o post-imágenes se diferencian por su subjetividad; y es que la persona es consciente de que esas imágenes parásitas son un producto de su mente.

Por otro lado, al igual que las otras, las imágenes parásitas son producidas por un estímulo concreto que las llegó a desencadenar pero que ya no se encuentra presente cuando dichas imágenes son producidas en la mente de la persona, siendo esta característica un punto diferenciador de las ilusiones.

Otras características fundamentales de las imágenes parásitas es que son de carácter intrusivo y emergen en la mente de una persona cuando no centra su atención en ellas. De ahí la causa por la cual han sido denominadas como “parásitas”. Por otra parte, estas psudopercepciones suelen desaparecer de la mente del individuo cuando este se centra en la experiencia de las mismas; siendo esto una diferencia fundamental con las obsesiones producidas en forma de imágenes, puesto que cuando el individuo suele prestar atención en las obsesiones, es más difícil hacer que desaparezcan.

Las imágenes parásitas normalmente se presentan cuando la persona se encuentra fatigada, cansada, y también tras haber sufrido un suceso traumático.

4. Imágenes alucinoides

Las imágenes alucinoides son unas pesudopercepciones producidas en la mente de un individuo sin que estén presentes delante estímulos que pueden activarlas.

Sus características principales son su autonomía, incontrolabilidad y subjetividad, al mismo tiempo que se presentan con unas características de imagen clara y suelen ser producidas por alguna afección en el sistema nervioso central, como puede ser una enfermedad o por alguna intoxicación, ya sea por algún alimento, un fármaco o alguna infección, entre otros.

Las imágenes alucinoides normalmente son simples y a la vez muy visuales, aunque carecen de cualquier tipo de significado emocional. Las persona que las experimenta es consciente de que son fruto de su imaginación, lo cual las diferencia de una experiencia alucinatoria.

Uno ejemplo de imágenes alucinoides son aquellas luces, destellos o figuras sencillas que son producidas dentro del espacio negro cuando una persona cierra los ojos, lo que también ha sido denominado como “fenómeno de Müller”.

5. Imágenes hipnagógicas

Tanto las imágenes hipnagógicas como las hipnopómpicas son unas pseudopercepciones, que también han sido denominadas como alucinaciones fisiológicas, y suelen darse cuando el individuo que las experimente se encuentra en un estado de semi-consciencia, es decir, entre el sueño y la vigilia o viceversa.

Las imágenes hipnagógicas son unos fenómenos que se producen cuando el individuo se encuentra adormecido, siendo unas imágenes que se presentan en su mente en el pedido de tiempo que transcurre hasta que se queda completamente dormido.

La gran mayoría de las imágenes hinagógicas que se experimentan son de índole visual, consistiendo en una serie de visiones como patrones geométricos, luces, flashes o sombras.

6. Imágenes hipnopómpicas

Las imágenes hipnopómpicas son unas pseudopercepciones en forma de imágenes que se experimentan durante el periodo transcurrido desde el sueño hasta que se despierta. Es común que estas imágenes sean integradas por la persona que las experimenta de manera inconsciente como parte de sus sueños.

Estas imágenes, al igual que las hipnagógicas, son espontáneas y autónomas, de manera que emergen y sufren transformaciones sin que la persona pueda controlarlo. Otras características de ambas es que son realistas y vívidas; sin embargo, no suelen ser significativas para la persona que las experimenta. Además, estas experiencias son muy comunes entre la población general sin psicopatologías, habiendo estudios que han informado que aproximadamente el 70% de la población ha llegado a experimentar este tipo de pseudepercepciones.

Estas pseudopercepciones se diferencian de las alucinaciones por diversos motivos, como el hecho de que en las primeras la persona mantiene el juicio de realidad y, por tanto, no son atribuidas por su parte a alguna fuerza externa, de manera que no interfieren en su vida cotidiana, mientras que en el caso de las alucinaciones suele ocurrir justamente lo contrario.

  • APIR (2019). Manual de Psicopatología. Madrid: APIR.
  • Gastó, C. y Navarro, V. (2015). Psicopatología de la percepción. En J. Vallejo (Coord.). Introducción a la psicopatología y la psiquiatría (pp. e44-e77). Madrid: Elsevier Masson.
  • Pascual-Vera, B., Martínez-Besteiro, E. y Belloch, A. (2020). Psicopatología de la percepción y la imaginación. En A. Belloch, B., Sandín y F. Ramos (Coords.). Manual de Psicopatología: Volumen I (pp. 147-194). Madrid: McGraw-Hill.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados