¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Los 9 tipos de ignorancia y sus características

Estas son las distintas variantes de la ignorancia y las maneras en las que nos afectan.

Los 9 tipos de ignorancia y sus características

A pesar de que la palabra ignorancia suele concebirse como un término negativo o peyorativo ya que a nadie le gustaría ser considerado como un ignorante, lo cierto es que todos somos ignorantes en algo. Además, como veremos más adelante en este artículo, existen diversos tipos de ignorancia.

Podemos encontrar los siguientes tipos de ignorancia: la ignorancia excusante, la presuntuosa, la inevitable, la racional, la culpable, la conjetural, la querida, la pluralista y, por último, la docta ignorancia.

En este artículo veremos los tipos de ignorancia y sus aspectos más característicos.

¿Qué es la ignorancia?

La palabra ignorancia, (del verbo «ignorar», del latín ignorare, ‘no saber’; derivado negativo de la raíz gnō- de (g)noscere, ‘saber’), es un concepto muy utilizado a la hora de referirse a la falta de conocimiento, de saber o incluso de experiencia, siendo un término comúnmente utilizado en diferentes ámbitos (p. ej., pedagógico, filosófico, jurídico, etc.).

Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), la palabra ignorancia posee los siguientes significados:

  • La cualidad del ignorante.
  • Una falta de conocimiento.

Además, la RAE también incluye la definición de diferentes tipos de ignorancia en función del ámbito al que se refiera. Dichas definiciones serían las que vamos a comentar brevemente a continuación.

Por un lado está la “ignorancia invencible”. Este concepto se utiliza a la hora de hablar acerca de aquella ignorancia que tiene una persona sobre algo, por no alcanzar razón o motivo para desconfiar de ello.

Por otro lado, la “ignorancia del derecho”, que se utiliza para referirse al desconocimiento de la ley, aunque este no excuse a nadie debido a que rige la presunción o ficción legal acerca de que, habiendo sido promulgada, todos han de saberla.

Por último, nos encontramos con la “ignorancia supina”, aquella procedente de la negligencia en inquirir o atender lo que puede y debe saberse; es decir, sería la ignorancia acerca de lo que puede y debe saberse, de manera que podría considerarse como la incapacidad llevada al extremo para comprender un determinado asunto.

Los diferentes tipos de ignorancia

La ignorancia podría considerarse como un hecho fundamental que sirve como punto de partida para que seamos conscientes de que no somos perfectos y que por mucho que nos esforcemos por aprender y tratemos de adquirir nuevos conocimientos a lo largo de toda nuestra vida siempre existirán muchas cosas que se van a escapar de nuestro saber.

Tipos de ignorancia

Por ello, no debería avergonzarnos el hecho de no tener conocimiento alguno con respecto a diversos temas ya que eso es algo que le ocurre a todo el mundo y quizás sea más sabio reconocer nuestro desconocimiento y asumir nuestras dudas que tratar de esconderlo. En ese tipo de situaciones puede que nos resulte más útil afirmar nuestra falta de conocimiento y así abrir una nueva puerta hacia un nuevo aprendizaje que nos podría llegar a brindar otra persona que tenga mayores conocimientos al respecto.

A continuación veremos cuáles son los diferentes tipos de ignorancia que nos podemos encontrar en el ser humano. Esta clasificación podría servir para demostrar que nadie tiene el conocimiento absoluto sobre todas las cosas, ya que todos somos ignorantes con respecto a diversos temas, ni tampoco existe ninguna persona que sea completamente ignorante, debido a que todos hemos ido adquiriendo conocimientos en determinados ámbitos o en lo referente a ciertos temas.

1. La ignorancia excusante

El primero de los tipos de ignorancia sobre el que vamos a hablar sería la ignorancia excusan, una ignorancia que se presenta de manera involuntaria y con total desconocimiento, o incluso sin capacidad, ya que la persona que tiene ese tipo de ignorancia con respecto a un tema o asunto determinado no es consciente de ello.

2. La ignorancia presuntuosa

Otro de los tipos de ignorancia más comunes es la que se conoce como ignorancia presuntuosa, un concepto que se refiere a aquellos casos en los que una persona presume el conocimiento acerca de algo que desconoce; en otras palabras, sería la actitud de negar la posibilidad de conocer algo dentro de aquellos campos donde su metodología resulta inaceptable epistemológicamente hablando.

3. La ignorancia culpable

En este caso estaríamos hablando de uno de los tipos de ignorancia resultante del autoengaño, una manera de evitar ciertas responsabilidades que podría ser inadmisible a nivel moral en determinadas circunstancias y es que, a la hora de referirnos a la ignorancia culpable, estaríamos tratando fundamentalmente algún asunto moral de gran relevancia.

4. La ignorancia racional

La ignorancia racional sería otro de los principales tipos de ignorancia y se refiere a la aceptación de la ignorancia, en aquellos casos en los que es eminentemente racional. Por ello, ante este tipo de casos y en determinadas circunstancias se recubre con el velo de la indiferencia este tipo de ignorancia.

Un ejemplo de ignorancia racional sería el siguiente: “me considero un ignorante sobre temas de diversas materias como la física o la inteligencia artificial, puesto que lo que yo estudié no estaba relacionado con dichas materias”.

5. La docta ignorancia

Este tipo de ignorancia se refiere al hecho de que si una persona lograse conocer su propia capacidad de ignorancia sería por ello más docta, de manera que el conocimiento consistiría en una cierta comparación entre aquello que es familiar o conocido y aquellos que es desconocido para esa persona.

Por lo tanto, podríamos decir que este sería uno de los tipos de ignorancia que haría referencia más bien a una disposición intelectual que a un cúmulo o conjunto de conocimientos y es por ello que se observa la docta ignorancia como aquella disposición o capacidad de reconocer las limitaciones acerca de todo saber racional.

6. La ignorancia conjetural

Cuando hablamos de la ignorancia conjetural nos estamos refiriendo a ese conjunto de formulaciones, hipótesis o conjeturas sobre la realidad que van a ser sometidas posteriormente al test de su probable falsación, que es ese procedimiento experimental que podría llegar a desmentir nuestra idea inicial.

En ese sentido se podría decir que las soluciones que aportamos con respecto a un problema o situación en particular con en realidad simples conjeturas tentativas que podrían llegar a ser desafiadas e incluso reemplazadas por otras soluciones alternativas, cabiendo la posibilidad de que las otras soluciones fueran más adecuadas.

7. La ignorancia inevitable

Un fenómeno muy curioso que suele ocurrir es que a medida que una persona va aumentando sus conocimientos con el paso del tiempo y, sobre todo, en lo referente a un campo que está relacionado con sus intereses o su profesión, mayor suele llegar a ser su asombro frente a lo ignorado. Además, esto podría causar que esa persona tienda a refugiarse en el campo de la docta ignorancia, logrando así reconocer su propia capacidad y sus limitaciones.

Y es que la especialización en una profesión y/o en unos campos o áreas del saber, al requerir mucho empeño y mucho tiempo de dedicación, puede traer consigo un aumento o al menos el mantenimiento de la ignorancia o desconocimiento en otros campos o áreas.

8. La ignorancia querida

La ignorancia querida sería otro de los tipos de ignorancia sobre los que más se ha hablado, y es por ello que hemos decidido incluirlo en esta clasificación. Este tipo de ignorancia está relacionada con el hecho de que hay cosas que no conocemos principalmente porque hay ciertas cosas que en realidad preferimos no saber o no tener constancia sobre algo.

Esto es lo que suele suceder con respecto a temas que nos resultan muy tristes, desagradables o preocupantes; habiendo considerado que de nada nos sirve preocuparnos por ellos debido a que somos conscientes de que no vamos a poder solucionarlos y conociendo más detalles o recibiendo más información al respecto creemos que solo conseguiremos estar más preocupados.

9. La ignorancia pluralista

Por último, entre los diferentes tipos de ignorancia queremos incluir la ignorancia pluralista, un proceso que ha sido bastante estudiado en el ámbito de la psicología social debido a que suele involucrar a un conjunto o grupo de personas (p. ej., los miembros de una asociación, un grupo de compañeros de trabajo, un grupo de alumnos, etc.)..

La ignorancia pluralista se suele dar cuando dentro de un conjunto o grupo de personas, cada una de ellas piensa que las demás tienen más información que ella acerca de una situación o asunto y, por ello, también la tienen frente a un evento dudoso o incierto. Por esa razón, cada una de esas personas se dedica a observar el comportamiento del resto con el fin de hacer un análisis e interpretación que sea lo más correcta posible sin llegar a caer en la cuenta de que es posible que los demás tampoco tengan la certeza de que estén haciendo o no lo correcto.

Es por ello que todos los integrantes del grupo podrían estar dejándose llevar por lo que hacen los otros. Este proceso además muchas veces puede llegar a conducir a la inacción a la hora de resolver ciertos problemas y también podría causar una disminución de la productividad de un conjunto de personas que trabajan en grupo.

  • Ferrater, J. (1984). Diccionario de Filosofía. Madrid: Alianza Editorial.
  • Françoise, R. D. (2008). Diccionario Akal de Psicología. Madrid: Ediciones Akal.
  • Garzón, E. (1999). Algunas reflexiones sobre la ignorancia. Isonomía. Revista de Teoría y Filosofía del Derecho, 11, pp. 129-148.
  • Garzón, E. (2001). Filosofía, política, derecho. Valencia: Universitat de València.
  • Goldberg, E. (2002). El cerebro ejecutivo. Barcelona: Editorial crítica.
  • Real Academia Española (2014). Diccionario de la lengua española: 23ª edición (Edición del Tricentenario). Barcelona: Espasa Libros.
  • Segura, S. (2013). Nuevo diccionario etimológico Latín-Español y de las voces derivadas: 5ª edición. Bilbao: Universidad de Deusto.
  • Vilajosana, J. M. (2007). Entre el Saber y la Ignorancia. DOXA, Cuadernos de Filosofía del Derecho, 30, pp. 217-221.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados