Varios efectos beneficiosos del cese del consumo de tabaco. Unsplash.

La gran mayoría de la población sabe que el tabaco es malo para la salud, vinculándose a problemas tan graves (entre otros muchos) como una probabilidad mucho mayor de padecer cáncer de pulmón, un descenso de la esperanza de vida y severos problemas de tipo respiratorio (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y cardiovascular.

Aunque aún hoy en día el hecho de fumar sigue estando socialmente bien visto, una gran cantidad de fumadores se plantean intentar dejar esta peligrosa dependencia.

Aunque es difícil y en un primer momento suele aparecer cierta ansiedad, a la larga dejar de fumar es altamente beneficioso. De cara a hacer claros algunas de las ventajas de lograrlo, en este artículo veremos 15 beneficios de dejar de fumar.

El tabaquismo: breve definición

Antes de empezar a nombrar los diversos beneficios de dejar el tabaco puede ser recomendable hacer una pequeña mención al problema del cual estamos tratando.

Se define como tabaquismo a la dependencia tanto física como especialmente psicológica que un consumidor manifiesta hacia el tabaco y concretamente hacia su principal componente, la nicotina. Dicha dependencia proviene de una progresiva habituación a la nicotina, habiéndose acostumbrado el organismo a la nicotina y precisando cada vez de mayores cantidades de tabaco para notar los mismo efectos y apareciendo una serie de síntomas fisiológicos (por ejemplo ansiedad)

La adicción al tabaco, aunque culturalmente y a lo largo de la historia ha sido bien vista e incluso se ha asociado a momentos de relajación y socialización, tiene en el fondo graves consecuencias para la salud cuando el consumo de prolonga durante años.

Tal y como comentábamos en la introducción se vincula a un descenso en la esperanza de vida, suele estar detrás de la gran mayoría de casos de EPOC e influye en otras enfermedades respiratorias, vuelve más frágiles y quebradizos los vasos sanguíneos (algo que asimismo facilita problemas cardiovasculares y favorece la aparición de ictus), aumenta el nivel de fatiga ante la actividad física, puede generar disfunción eréctil o malformaciones en fetos y se vincula desde hace años al temido cáncer de pulmón. Estas són solo algunas de las posibles repercusiones que su mantenimiento a largo plazo puede provocar.

Estas informaciones, junto a otros factores (el hecho de que también puede afectar a fumadores pasivos como los hijos, el gasto económico o la menor capacidad de mantener un esfuerzo físico, por ejemplo) hacen que muchos intenten dejarlo, aunque el cese de consumo suele generar síntomas de abstinencia tales como deseo de consumo, ansiedad e irritabilidad.

Dejar el tabaco: beneficios del cese del consumo

Conocer las ventajas que tiene para un fumador el hecho de dejarlo, relacionadas principalmente con el cese o disminución de los riesgos o efectos del consumo de tabaco, puede contribuir a visualizar el objetivo como algo deseable. Es importante tener en cuenta que dichos beneficios pueden no experimentarse en algunos casos, en los que ya han aparecido problemas que serán permanentes.

A continuación veremos una quincena de los beneficios más habituales.

1. Recuperación de ritmo cardíaco y tensión arterial normales

Este efecto es probablemente de los más rápidos en ocurrir, dado que aparece a los veinte minutos del no consumo. También se observa una mejora de la capacidad pulmonar y la circulación ya durante el primer mes, y en ambos casos la mejoría va aumentando con el paso del tiempo hasta poder llegar a la normalidad.

2. La esperanza de vida vuelve poco a poco a la normalidad

En comparación con un no fumador, alguien con adicción al tabaco va reduciendo su esperanza de vida en función del consumo y del tiempo que hace que empezó a hacerlo. Concretamente, dejarlo antes de los 30 suele implicar una esperanza de vida diez años mayor que quienes continúan haciéndolo, mientras que a los cuarentena la media estaría en nueve, a los cincuenta en seis y a los sesenta en tres.

3. Se reduce el riesgo de cáncer

Probablemente el cáncer de pulmón es la enfermedad con la que tradicionalmente más se ha relacionado el hecho de fumar. Además de este, otro de los más habituales en fumadores es el de tráquea. Estos y otros como el de vejiga, páncreas o boca van a ver cómo el cese del consumo reduce con el tiempo su probabilidad de aparición disminuyendo a la mitad a los diez años.

4. Se recupera capacidad pulmonar

Pese a que algunos de los daños no se revertirán jamás, al igual que ocurre con la esperanza de vida, parte de la capacidad pulmonar va recuperándose según van pasando los años sin fumar.

Poco a poco se reduce la típica bronquitis y carrespeo (si bien al principio de dejar el tabaco suele toserse más que antes ya que el cuerpo intenta expulsar la mucosidad de los pulmones), además de aumentar la cantidad de tiempo que puede mantenerse haciendo ejercicio físico. La fatiga suele disminuir a partir del primer mes, en consonancia con la progresiva recuperación de dicha capacidad pulmonar.

5. Se reduce el riesgo de enfermedad coronaria y cerebrovascular

Otra de las causas de muerte más comunes en fumadores son las enfermedades coronarias, algo que poco a poco se irá reduciendo según pase el tiempo sin consumo. Ya durante el primer año los riesgos se reducen a casi la mitad, y a los quince años sin fumar se calcula que el riesgo de problema coronario es ya semejante al de un no fumador.

Del mismo modo, la probabilidad de accidente cerebrovascular se reduce hasta la normalidad (en un período que puede oscilar entre cinco o diez años en llegar, dependiendo de cada caso). También disminuye el riesgo de que se repitan eventos coronarios.

6. Mejora el sistema inmune: menor probabilidad de enfermar

Por norma general se ha observado que las personas fumadores tienden a enfermar más a menudo que aquellas que no lo hacen, pudiendo por ejemplo coger diversas infecciones más fácilmente. Y es que el tabaco empeora el funcionamiento del sistema inmune. Según vaya pasando el tiempo sin que el exfumador consuma, la capacidad de dicho sistema para defenderse de agresiones y elementos nocivos irá aumentando de nuevo hasta la normalidad.

7. El olfato y el gusto vuelven a la normalidad

Una de las alteraciones que probablemente conozcan quienes fumen es el hecho de que poco a poco van a ir perdiendo facultades en lo referente a la percepción olfativa y gustativa, dado que el sistema nervioso va a ir perdiendo funcionalidad con el consumo. Afortunadamente, con unos pocos días de abstinencia dichos sentidos vuelven a tener un funcionamiento normal.

8. Disminuye la probabilidad de lesiones, roturas óseas y problemas musculares

Si bien tal vez no es muy conocido, lo cierto es que se ha observado que las personas fumadoras tienen una mayor tendencia a padecer fracturas y roturas óseas o de lesiones musculares, y a su vez suelen tardar más tiempo en recuperarse. Lo mismo ocurre ante lesiones quirúrgicas. Dejar de fumar puede no recuperar las estructuras dañadas, pero sí podrá devolver a la normalidad el ritmo de recuperación de los tejidos.

9. Menos mareos y cefaleas

Si bien no ocurre en todas las personas, no es infrecuente que fumadores muy habituales puedan padecer mareos y dolores de cabeza provocados por el estrechamiento y aumento de la fragilidad de los vasos sanguíneos del cerebro, así como por la menor cantidad de oxígeno que llega a éste.

Quienes dejan de fumar es probable que inicialmente experimenten un aumento de estos síntomas, pero según se mejoran los niveles de oxígeno que llegan al cerebro dichos problemas se irán reduciendo progresivamente.

10. Contribuye a mejorar la sexualidad

Resulta conocido el hecho de que el tabaquismo puede generar una disminución de la capacidad eréctil en varones, algo que puede llegar a revertirse hasta el punto de poder recuperar la capacidad eréctil habitual (si bien dependerá de cada caso). Y no solo en la propia erección, sino que el deseo y satisfacción logradas durante el coito tambiénes mayor en ambos sexos al no estar el flujo de sangre y la oxigenación de las zonas erógenas entorpecidas por los efectos vasoconstrictores de la nicotina.

11. Favorece la fertilidad

Otro de los posibles efectos del tabaco es el empeoramiento y la pérdida de calidad del semen y los espermatozoides, dificultando la posibilidad de tener hijos. Además de ello en caso de embarazo el hecho de que la madre fume puede facilitar que aparezcan alteraciones y malformaciones en el feto, así como abortos espontáneos. Dejar de fumar disminuye dicho riesgo.

12. Piel y dentadura más sanas

El tabaco también tiene un efecto adverso sobre la piel, generando un envejecimiento prematuro de esta. También la dentadura se ve afectada, favoreciendo la llegada de problemas como el sarro y la piorrea y coloreando los dientes. Si bien en este sentido los problemas que ya hayan aparecido no suelen desaparecer (aunque suele recuperarse el brillo de la piel así como su elasticidad), dejar de fumar evitará que se acentúen.

13. Un efecto en la economía

Si bien no se trata de un efecto directo sobre la salud, el hecho de dejar de fumar también supone el cese de un gasto habitual y constante, además de cada vez más elevado (según el precio va aumentando).

14. Fortalecimiento de la autoestima y la autoeficacia

Dejar una adicción como la del tabaco es algo que puede resultar extremadamente duro para quienes la padecen, puesto que tanto su cuerpo como su mente se han acostumbrado a funcionar con dosis constantes de nicotina. Tener éxito a la hora dejarlo, por tanto, requiere de una constancia y fortaleza que en caso de lograrse el objetivo final puede fomentar una mejora de la propia autoestima y confianza en las propias posibilidades.

15. Beneficios para otros

No sólo la propia salud se ve favorecida por el cese del hábito tabáquico, sino que el entorno cercano habitual también tendrá menor probabilidad de padecer algunos problemas de salud derivadas de su condición de fumador pasivo.

Referencias bibliográficas:

  • American Cancer Society (s.f.). Los beneficios que ofrece dejar de fumar con el paso del tiempo. [Online]. Disponible en: https://www.cancer.org/es/saludable/mantengase-alejado-del-tabaco/los-beneficios-que-ofrece-dejar-de-fumar-con-el-paso-del-tiempo.html
  • Organización Mundial de la Salud. (s.f.). Los efectos benéficos principales de dejar de fumar. Iniciativa Liberarse del Tabaco [Online]. Disponible en: http://www.who.int/tobacco/quitting/benefits/es/.