Albert Einstein: biografía y aportes de este físico alemán

Un resumen de la vida de Albert Einstein, quizás el científico más famoso de la Historia.

Biografía de Albert Eistein

Considerado el físico más grande desde tiempos de Isaac Newton, y convertido en el estereotipo de la apariencia de un científico, Albert Einstein es la primera persona que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de ciencia.

Originario de Alemania y criado en el seno de una familia judía, su temprana infancia fue la de un chico que no parecía ser tan inteligente como acabaría siendo. No obstante, su genio fue tan grande que básicamente puso las bases de lo que hoy llamamos física moderna.

Hoy vamos a ver qué fue la vida de este científico a través de una biografía de Albert Einstein, viendo cómo se volvió tan famoso y por qué es tan importante para los físicos de hoy.

Breve biografía de Albert Einstein

Albert Einstein fue un físico alemán de origen judío quien es, probablemente, el científico más importante de los tiempos modernos. Si a Isaac Newton se le atribuye haber cimentado la física clásica, es Einstein quien puso el punto de partida a la física moderna con su archiconocida teoría de la relatividad.

La ciencia de Einstein no era precisamente fácil de entender. Incluso los más expertos físicos de su momento tuvieron problemas para entender alguno de los postulados de Einstein, considerados a veces ininteligibles. No obstante, tanto en vida del físico como tras su muerte, muchos de los aspectos más sorprendentes e incomprensibles de la relatividad acabarían siendo confirmados, demostrando su gran genialidad y haciendo que Albert Einstein sea uno de los personajes más célebres y admirados de la historia.

De hecho, es tan admirado a día de hoy que trasciende los libros de física. Sigue siendo una figura mítica de nuestro tiempo, estampada en pósters y camisetas con su peculiar gesto de burla, sacando la lengua irreverentemente. No son pocos quienes tienen una foto de Albert Einstein en su habitación, como si de un actor o cantante famoso fuera. Es conocido por muchos como el accidental “padre de la bomba atómica”, a pesar de haber tenido posturas pacifistas y antibelicistas la mayor parte de su vida.

Primeros años

Albert Einstein nació en Ulm, Alemania, el 14 de marzo de 1879. Fue el primogénito de Hermann Einstein y Pauline Koch, ambos judíos asquenazíes originarios de Suabia. Al año de nacer Albert, su familia se trasladó a Múnich, donde su padre se estableció como comerciante de aparatos eléctricos junto con su hermano Jakob.

Pese a la fe de su familia, el pequeño Einstein fue a una escuela primaria católica de la ciudad de Múnich, donde algunos de sus profesores vieron en él un chico lento, incluso poco inteligente. Se describe a Albert Einstein como un niño quieto y ensimismado. Muchos dicen que tuvo un desarrollo intelectual lento e, incluso, que fue un mal estudiante de niño.

En 1881 nació su hermana Maya. En 1894, la familia Einstein tuvo que trasladarse a Milán, Italia, debido a problemas económicos, pero Albert siguió viviendo en Múnich para terminar sus estudios secundarios. Se reuniría con sus padres al año siguiente.

Formación superior

En el otoño de 1896 empezó sus estudios superiores en la Eidgenössische Technische Hochschule de Zúrich. Allí tuvo la oportunidad de ser discípulo del matemático Hermann Minkowski. Se graduaría como maestro escolar de secundaria en matemáticas y física. Nada más acabar estos estudios, estaría un tiempo prestando sus servicios en la Oficina Confederal de la Propiedad Intelectual de Berna (1902-1909).

En 1903 se casó con Mileva Marić, una matemática serbia que había sido su antigua compañera de estudios en el Politécnico Zúrich. Con Mileva había tenido una hija fuera del matrimonio en enero de 1902, llamada Lieserl.

No se sabe qué fue exactamente de la niña, aunque se hipotetiza que, a causa de problemas económicos de la pareja, fue dada en adopción en Serbia poco después de contraer matrimonio. Después, tuvieron otros dos hijos que sí se quedaron: Hans Albert (1904) y Eduard (1910).

La pareja se trasladó a Berlín en 1914, pero pasaron los siguientes años separados. Finalmente, en 1919, Albert y Mileva se divorciaron. Esta ruptura fue aprovechada por Einstein, quien se volvió a casar, esta vez con su prima Elsa Einstein. No tuvo hijos con ella.

Asentando las bases de la relatividad

El año 1905 fue el Annus Mirabilis de Albert Einstein al publicar cinco trabajos en los Annalen der Physik, una prestigiosa revista alemana especializada en física. El primero de ellos, “Una nueva determinación de las dimensiones moleculares”, le permitió obtener el doctorado en la Universidad de Zúrich, y los demás restantes acabarían por imponer un giro de 360 grados en la imagen que la ciencia tenía del universo.

De estos cuatro, el primero proporcionaba una explicación teórica en términos estadísticos del movimiento browniano, el segundo daba una interpretación del efecto fotoeléctrico basada en la hipótesis de que la luz está integrada por elementos individuales, hoy conocidos como fotones.

Los dos trabajos restantes no son menos importantes, pues fueron los que asentaron las bases de la teoría restringida de la relatividad. Son en estos trabajos en los que presentó su archiconocida fórmula: E = mc², siendo que la Energía (E) equivale a una cierta cantidad de materia y su masa (m) por la velocidad de la luz (c), que se supone constante.

Vida de Albert Einstein

La gran genialidad y esfuerzo de Einstein hicieron que fuera conocido entre los más importantes físicos alemanes y europeos. No obstante, el reconocimiento público a escala global vino cuando sus teorías le hicieron ganar el Premio Nobel de Física en 1921, concedidos por sus trabajos sobre el movimiento browniano y su interpretación del efecto fotoeléctrico.

En 1909 dio comienzo su carrera como profesor en la Universidad de Zúrich, pasando luego a Praga y regresando a Zúrich nuevamente en 1912, esta vez siendo profesor del Politécnico Federal de Zúrich, donde había estudiado. Por último, en 1913 fue nombrado director del Instituto de Física Kaiser Guillermo en Berlín.

Primera Guerra Mundial

En 1914 se trasladó a Berlín para ejercer de miembro de la Academia de Ciencias prusiana. Tuvo que separarse de su familia con el estallido de la Primera Guerra Mundial, que en aquel entonces estaba de vacaciones en Suiza. Ya no volvió a reunirse con ella. Por aquel entonces Albert Einstein se manifestó totalmente en contra de la guerra, a diferencia de la comunidad académica berlinesa. Sus actitudes estaban influidas por las doctrinas pacifistas del escritor francés Romain Rolland.

Entre 1914 y 1916, su actividad científica se centró en el perfeccionamiento de la teoría general de la relatividad. Se basó en la idea de que la gravedad no es una fuerza sino un campo creado por la presencia de una masa en el continuum espacio-tiempo.

Al terminar la Gran Guerra, la confirmación de sus previsiones en materia de cuerpos celestes se confirmaron al fotografiarse el eclipse solar de 29 de mayo de 1919. The Times presentó a Albert Einstein como el nuevo Isaac Newton, lo que hizo que su fama internacional creciera a niveles inesperados. Esto le obligó a multiplicar sus conferencias de divulgación por todo el mundo, viajando siempre en tercera clase de ferrocarril y con su inseparable estuche de violín.

Últimos años: buscando una teoría unificadora

Durante la década de los 1920’, Albert Einstein se centró en encontrar una relación matemática entre el electromagnetismo y la atracción gravitatoria.

Invirtió tantos esfuerzos empeñado en avanzar en el que creía que era el objetivo último de la física: descubrir las leyes comunes que debían regir el comportamiento de todos los objetos del universo, desde las partículas subatómicas hasta las galaxias y otros cuerpos estelares. Quería agruparlas en una única teoría de campo unificado, pero no obtuvo buenos resultados y acabó armargándole, aislándose poco a poco del resto de la comunidad científica.

Con la llegada de Adolf Hitler al poder en 1933, la soledad de Albert Einstein se vio agravada por la necesidad de renunciar a la ciudadanía alemana y teniendo que trasladarse a los Estados Unidos.

Pasaría ahí el resto de su vida, trabajando en el Instituto de Estudios Superiores de Princeton, Nueva Jersey. En esa misma ciudad fallecería el 18 de abril de 1955, con 76 años de edad, a causa una hemorragia interna causada por la ruptura de un aneurisma de la aorta abdominal.

Se dice que justo antes de morir, dijo sus últimas palabras en alemán. Tristemente, la enfermera que lo cuidaba en el Hospital de Princeton no hablaba ese idioma, así que lo que dijo se perdió en el tiempo.

El desarrollo de la bomba atómica y la causa pacifista

Durante sus últimos años de vida, la amargura por no encontrar la fórmula que revelara el secreto de la unidad del mundo se incrementó al tener que intervenir dramáticamente en temas de defensa. En 1939, por petición de los físicos Leo Szilard y Eugene Paul Wigner, y convencido de que los nazis estaban a punto de fabricar la bomba atómica, Einstein se dirigió al presidente Franklin D. Roosevelt solicitándole que iniciara un programa de investigación sobre la energía atómica.

El desarrollo atómico de los Estados Unidos condujo a que la Segunda Guerra Mundial terminara, pero a un costo humano muy alto. Con los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, Albert Einstein se unió a otros científicos que buscaban la manera de impedir el uso de bombas atómicas de nuevo y propuso la formación de un gobierno mundial a partir de la recién fundadas Naciones Unidas. Se convirtió en un activista del desarme internacional, además e contribuir a la causa sionista.

  • Amis, Martin. (2005). Los monstruos de Einstein. Ediciones Minotauro. Barcelona, España. ISBN 84-450-7089-4.
  • Clark, Ronald W., Einstein: The Life and Times, 1971, ISBN 0-380-44123-3.
  • Isaacson, Walter (2008). Einstein. Su vida y su universo. Debate. ISBN 978-84-8306-788-8.

Artículos relacionados