¿Cómo actúa una persona bipolar en el amor?

Veamos qué patrones de comportamiento son típicas en las personas con trastorno bipolar en el amor.

Cómo actúa una persona bipolar en el amor

Las personas con trastorno bipolar pueden llevar una vida de pareja normal, aunque como en otros trastornos, es necesario que cumplan el tratamiento estipulado, intentando conseguir una estabilidad emocional interna que les permitirá alcanzar la estabilidad externa en las relaciones.

En este sentido, para lograr relaciones amorosas estables, es importante que ambos integrantes pongan de su parte.

En este artículo hablaremos de las personas con trastorno bipolar y cómo viven las relaciones amorosas de pareja, y sobre cómo actuar en pareja para lograr mantener una relación estable.

¿En qué consiste el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una afectación mental que se clasifica dentro de los trastornos del estado de ánimo. Como bien nos indica su nombre, en esta psicopatología se observan dos polos, un estado de ánimo triste o apático y un estado de ánimo eufórico. Es decir, se cumplirán criterios para un episodio depresivo y para un episodio maníaco o hipomaníaco.

Los síntomas son los propios de cada episodio. En el depresivo se puede presentar: estado de ánimo depresivo, pérdida del interés o capacidad para sentir placer, pérdida o aumento del apetito o del peso, insomnio o hipersomnia, agitación o enlentecimiento motor, fatiga, sentimiento de culpa, dificultad para concentrarse o pensamiento repetitivo de muerte. Para realizar el diagnóstico como mínimo deben cumplirse 5 síntomas durante 2 semanas.

Por su parte, en los episodios maníacos o hipomaníacos podemos observar: aumento de la actividad o energía, autoestima exagerada, disminución de la necesidad de dormir, verborrea, fuga de ideas, distraibilidad, aumento de la actividad o agitación, implicación en actividades placenteras. En ambos episodios los síntomas son los mismos y deben presentarse mínimo 3, pero en el caso de la manía la duración del episodio tiene que ser mínimo 5 días; en cambio, en la hipomanía solo se requiere 4 días. Además, en la manía podemos observar síntomas psicóticos o necesidad de hospitalización.

Podríamos diagnosticar dos tipos de trastorno bipolar, el bipolar I, donde se mostrará un episodio maníaco, en este caso no es necesario esperar a la presencia de episodio depresivo para hacer el diagnóstico o bipolar II, donde se requiere mostrar un episodio hipomaníaco y uno depresivo.

El curso tiende a ser crónico, presentando una alta tasa de recurrencia. Suele iniciarse a los 20 años y no se observa diferencia entre sexos, ni respecto a la prevalencia ni en la edad de inicio.

¿Cómo son las personas con trastorno bipolar en las relaciones de pareja?

Ahora que conocemos mejor cuales son los síntomas de trastorno bipolar, caracterizándose por los altibajos en el estado de ánimo será más fácil entender cómo puede ser su comportamiento en pareja o cómo viven las relaciones amorosas. Como cualquier otro trastorno uno de los criterios necesarios que deben cumplirse es la repercusión en la funcionalidad del sujeto que lo sufre, viéndose afectados distintos ámbitos de su vida.

La posibilidad de llevar una vida más o menos normalizada dependerá del cumplimiento del tratamiento, tanto farmacológico como psicológico. Si el sujeto se encuentra estable es más probable que su actuación en el ámbito amoroso se desarrolle sin problema, veremos cómo su comportamiento puede ser muy similar al de individuos sin esta patología.

Aun así, pese a la normalidad conseguida con la intervención, podemos observar cambios en el estado de activación. Es decir, se darán días con mayor activación donde el sujeto querrá hacer cosas y relacionarse y otros donde se mostrará sin energía y no tendrá ganas de salir de casa. Este es el comportamiento variable que tienden a presentar más los bipolares y no tanto un cambio de opinión o de preferencias. Asimismo, también podemos observar relativas dificultades para comunicarse y relacionarse, debido a los cambios de ánimo y de energía.

Así, las personas con trastorno bipolar pueden tener pareja estable, siempre y cuando sigan el tratamiento indicado. Si se mantienen estables internamente es más fácil que puedan ser estables externamente, de lo contrario será muy difícil que mantengan una continuidad.

Cómo se comportan en el amor las personas con trastorno bipolar

¿Cómo comportarte en el amor si tienes un trastorno bipolar?

Aparte de la afectación a la funcionalidad, también es muy común observar un malestar en los sujetos con esta psicopatología, sumando al estigma que la sociedad otorga a las personas con trastorno mentales. Por este motivo, pese a que hemos visto que los sujetos con patología bipolar pueden mantener una relación amorosa, es normal que surge en ellos temor y les cueste decidirse a estar con alguien o tengan dudas de si serán capaces de llevar la relación con normalidad.

En caso de querer iniciar una relación existen algunos consejos que te pueden servir de ayuda.

1. Cumple con el tratamiento

Como ya hemos visto, uno de los puntos claves para mantenerse estable y facilitar poder tener pareja es seguir el tratamiento, tanto tomar el psicofármaco necesario (el medicamento es un tratamiento continuo para los bipolares) como seguir las indicaciones de la terapia psicológica, que aparte de beneficiarnos en la reducción de los síntomas propios de la patología también nos puede ayudar a mostrar un adecuado comportamiento en la relación de pareja.

2. Haz partícipe a tu pareja de tu patología

Existe mucha desinformación de los problemas de salud mental, así que es muy probable que tu pareja no sepa realmente que supone en trastorno bipolar. De este modo, hablar con tu pareja y explicarle los cambios que puedes experimentar, qué comportamiento puede observar, le ayudará a comprenderte mejor y atender muchas de las situaciones que se pueden dar.

Del mismo modo, también puede ser bueno hacerle partícipe de las técnicas que utilizas para regular tu estado de ánimo o cómo actúas ante la posible aparición de síntomas. El hacerle conocedor/a de tu afectación y tratamiento os unirá más, encontrando en él/ella un apoyo.

3. No le ocultes nada

Este consejo es adecuado para todo tipo de parejas. Es importante que cuando notes un cambio en tu estado, cuando veas que las cosas no van bien, compartas esta sensación con tu pareja. Dado que, por más que queramos ocultarlo para no preocupar a la otra persona, seguro que tarde o temprano se dará cuenta de nuestro cambio de conducta. Así que no esperes a que la situación empeore y sea más difícil actuar.

4. Mantener una buena comunicación

Otro consejo que sirve para todas las parejas es comunicarse. A veces intentamos deducir que le ocurre a nuestra pareja, por qué actúa de ese modo, perdemos tiempo en hacer suposiciones e incluso nos podemos enfadar sin saber realmente el porqué de su comportamiento. Mantener una buena comunicación es uno de los factores fundamentales para lograr una buena relación.

Explícale cómo te sientes y permitir que tu pareja también lo haga, que pueda comunicarte los cambios que observa en ti, puesto que estas también son señales que nos pueden ayudar a actuar de manera preventiva y evitar un episodio de mayor gravedad.

Cómo ayudar a tu pareja con trastorno bipolar

De igual forma que es importante un trabajo e implicación del paciente bipolar para que la relación funcione, también es fundamental que el otro integrante colaboré y ayude para el propósito de una buena relación. A continuación mencionamos algunos consejos que te pueden ser útiles.

1. Colabora con el profesional sanitario

El seguimiento del tratamiento no siempre es fácil y puede que en ocasiones al paciente le cueste cumplirlo. Es crucial que nos mostremos colaboradores con el profesional de salud mental para intentar que nuestra pareja siga el tratamiento como debe y se le ha pautado. Es bueno que participemos y nos comuniquemos con el profesional, puesto que somos la persona que más tiempo pasa con el paciente y quién podrá detectar antes posibles cambios en su comportamiento.

2. Trata a tu pareja con normalidad

Como ya hemos visto, si el sujeto recibe tratamiento, la afectación que comporta el trastorno es controlable, reduciéndose en gran parte. Por este motivo no debemos tratar a nuestra pareja de modo muy distinto a como lo haríamos con otra persona; no debemos sobreprotegerla, debemos tratarlos de igual a igual. Esto no quita que, en situaciones donde su estado se desestabilice, estemos a su lado y le ayudemos en todo lo que sea posible.

3. Muéstrate comprensivo/a

Pese a poder llevar una relación de pareja con normalidad, debemos ser conscientes que la psicopatología es crónica y que, por tanto, pueden darse comportamientos o síntomas que nuestra pareja no pueda controlar y las realice sin la intención de molestarnos o herirnos. En este punto será fundamental la comunicación; exprésale como te sientes, sin atacarle, para así poder hablar la situación.

  • Antequera, J. (2018) Manual CEDE de preparación PIR: Psicología Clínica Vol.1. CEDE: 5ªEdición.
  • Morales, G. y Goikolea, J.M. (2011) Aprendiendo a vivir con trastorno bipolar: Guía práctica. Bristol Myers Squibb Medical.
  • Fast, J. y Preston, J. (2012) Loving Someone with Bipolar Disorder: Understanding and helping your partner. The New Harbinger Loving Someone Series.

Psicóloga

Erin Sánchez es graduada en Psicología con mención en Psicología Clínica infantil y de adultos por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente estudia para las oposiciones de Psicólogo Interno Residente (PIR) y es voluntaria en AVAN, asociación que acoge a personas con afectaciones neurológicas, con sede en Sabadell (Barcelona).

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados