Consecuencias de vivir experiencias traumáticas (y mecanismos de afrontamiento)

Estos son los síntomas a medio y largo plazo del trauma, y los mecanismos de afrontamiento a usar.

Consecuencias de vivir experiencias traumáticas (y mecanismos de afrontamiento)

Podría considerarse que un evento traumático se genera tras situaciones puntuales adversas, como un accidente de coche, desastres naturales, la muerte o enfermedad de un ser querido; o al vivir experiencias de forma intensa y prolongada en el tiempo, como un periodo de sufrir abusos, violencia interpersonal, acoso, etc.

Estas experiencias dolorosas son mucho más propensas a dejar una herida emocional negativa y duradera si la persona no estaba preparada para esta experiencia en el momento del incidente, se ha visto en una situación de desprotección y vulnerabilidad, se ha ejercido mucha violencia en contra de ella, o no se ha podido defender adecuadamente, pudiendo entonces generar bloqueos emocionales sin llegar a gestionar esa situación o malestar del modo correcto.

Las particularidades del trauma

Como hemos adelantado, estar expuestos a unos o varios acontecimientos traumáticos sin poder llegar a procesar esas situaciones y sensaciones de forma adecuada, podría desencadenar emociones o síntomas desadaptativos o desórdenes afectivos, afectando al bienestar y a la calidad de vida de la persona.

Además, en esta situación, es probable que se generen creencias falsas y sentimientos negativos sobre uno mismo (inseguridad, culpa o vergüenza) o sobre el entorno que nos rodea, desarrollando dificultades a la hora de adaptarnos y vincularnos de una manera sana con los demás.

Existen ciertos aspectos que pueden ser factores de riesgo o protección frente al trauma, tales como:

  • Entorno seguro, sano y de protección.
  • Factores estresantes en el momento del evento traumático.
  • Mecanismos de afrontamiento eficaces.
  • Naturaleza del evento traumático.
  • Repetición de la experiencia traumática.
  • Invalidación o bloqueo de las emociones en el momento del impacto.

Es entonces cuando ante este tipo de situaciones difíciles, pueden inhibirse o suprimirse las emociones, lo que supone que se pueda generar una huella emocional en el inconsciente que puede afectar a lo largo de la vida.

La sintomatología del trauma

Muchas personas experimentan reacciones físicas, emocionales y cognitivas en el momento del evento traumático. Pero si ese recuerdo o malestar se inhibe o se bloquea, esa sintomatología se desarrollará a largo plazo acarreando consecuencias negativas, tales como:

  • Pensamientos intrusivos o perturbadores y visiones del evento.
  • Bloqueo de ciertos recuerdos.
  • Cambios de humor e irritabilidad.
  • Aislamiento o evitación de lugares relacionadas con el evento.
  • Insomnio, cambio de alimentación y sueño.
  • Agotamiento, cansancio extremo.
  • Nerviosismo, hipervigilancia.
  • Somatizaciones: dolor de cabeza y/o tripa.
  • Disfunción sexual.
  • Miedo y ataques de pánico.
  • Ansiedad
  • Depresión.
  • Sensación de culpa y vergüenza.
Causas del estrés de segunda mano

Pautas de afrontamiento del trauma

La herida emocional o sintomatología que desencadena la experiencia traumática puede acompañarnos durante mucho tiempo, dificultando nuestro día a día si no se identifica a tiempo y si no se toman medidas para aprender a procesarlo y gestionarlo adecuadamente.

Para ello, lo ideal es tener en cuenta estas pautas de afrontamiento:

  • Tomar conciencia de que la herida existe.
  • Aceptar y validar las emociones aun siendo dolorosas.
  • Generar autocuidado, autoconfianza y comprensión hacia uno mismo.
  • Identificar las posibles barreras y mecanismos de defensa adquiridos para poder procesar correctamente la experiencia dolorosa.
  • Identificar el malestar y de dónde viene, para poder expresarlo y digerirlo sin miedo.
  • Desarrollar nuevos recursos de afrontamiento.
  • Potenciar la resiliencia.

Si aún con estas pautas percibes que la herida o el malestar emocional sigue latente y dificulta que te relaciones y gestiones tus emociones con normalidad, es recomendable que acudas a un profesional especializado en trauma.

En psicoterapia podrán atender y tratar cualquier somatización o sintomatología traumática, ya sea en la infancia, adolescencia o vida adulta, para que te puedas desarrollar emocional, afectiva y psicológicamente de una forma sana y eficaz.

Centro de Psicología

Centro TAP: Tratamiento Avanzado Psicológico lo forma un equipo especializado de psicólogas sanitarias, sexóloga, neuropsicóloga, psiquiatra y psicopedagoga. Los distintos perfiles profesionales se complementan para, en un único espacio, abordar de manera conjunta y coordinada las necesidades que puedan presentar los pacientes de manera que se facilita y potencia la intervención terapéutica. El centro está ubicado en la zona norte de Madrid, siendo referente en el tratamiento de problemáticas en población infanto-juvenil y adulta, tanto a nivel individual, pareja y familia. Además, cuenta con un área formativa con supervisiones para psicólogos, talleres que se imparten con éxito en sus instalaciones así como formaciones externas para organizaciones, colegios y escuelas de padres.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados