Los síndromes culturales o ligados a la cultura son trastornos que se han identificado exclusivamente en una sociedad concreta. Algunos de los síndromes culturales más conocidos son el Koro, que se produce en el sureste asiático, y el Amok, típico de Indonesia y el Pacífico.

En este artículo hablaremos de las causas y los síntomas del grisi siknis, un síndrome ligado a la cultura que se da entre los misquitos, nativos de Honduras y Nicaragua. Asimismo describiremos algunos trastornos similares que se dan en otras culturas.

¿Qué es el grisi siknis?

El grisi siknis es un síndrome cultural específico de la sociedad misquito, un grupo étnico de Centroamérica. El nombre se deriva probablemente de las palabras inglesas “crazy sickness”; en tal caso se podría traducir como “enfermedad de locura”. También es conocido como “grisi munaia”, “Nil siknis” y “Chipil siknis”. Este trastorno fue descrito por Philip A. Dennis en 1981.

Se da principalmente en mujeres adolescentes de entre 15 y 18 años. Aunque desde la psicología y la psiquiatría occidentales se ha atribuido la aparición de los episodios de grisi siknis al malestar y al estrés emocionales, las explicaciones tradicionales de los misquitos afirman que se trata de una experiencia de posesión por parte de espíritus o de brujos malignos.

Este relato esotérico acerca de la naturaleza del síndrome se ve alimentado por el hecho de que la medicina y otros tratamientos occidentales no parecen eficaces en resolver los síntomas del grisi siknis. Por contra, los remedios herbales y tradicionales de los curanderos misquitos sí son efectivos para lidiar con los síntomas, quizás por sugestión y efecto placebo.

Una de las características más peculiares del grisi siknis es su naturaleza contagiosa, que hace que se produzcan epidemias. Por ejemplo, en marzo de 2009 se describieron brotes de grisi siknis que afectaron a muchos jóvenes en los municipios de Puerto Cabezas y Siuna, en Nicaragua. Estas epidemias sucedieron poco después del Huracán Félix, que causó estragos en la costa de Honduras y Nicaragua.

Síntomas de este trastorno

Los episodios de grisi siknis están precedidos por síntomas físicos y psicológicos como ansiedad, ira, miedo irracional, dolor de cabeza, mareos y náuseas.

El inicio del ataque coincide con la pérdida de consciencia que hace que la persona caiga al suelo. A continuación empieza a correr, sumida en un estado de disociación y de falta de control de la conducta.

Durante la crisis de grisi siknis es frecuente que las personas afectadas lleven a cabo comportamientos agresivos contra ellas mismas o contra agresores invisibles producto de alucinaciones; quienes han sufrido episodios afirman que ven espíritus o demonios que vienen a buscarlas, en ocasiones a violarlas o a tener sexo con ellas.

Existe un gran poder de sugestión en este síndrome, en parte a causa de la atmósfera de esoterismo que se genera en las crisis y que recuerda a los casos clásicos de Folie à Deux. También es frecuente que las personas afectadas por el grisi siknis digan el nombre de las siguientes que presuntamente lo sufrirán, aunque no necesariamente aciertan. Existen relatos misquitos que narran hechos sobrenaturales sucedidos durante episodios de este síndrome, como víctimas que hablan en idiomas desconocidos o que vomitan pelo, arañas o monedas.

El grisi siknis puede durar varios meses, incluso un año, si no se trata. Durante este periodo suelen producirse episodios recurrentes con síntomas como los que hemos descrito en los párrafos anteriores.

Causas y explicaciones

Según el manual DSM-IV-TR, el grisi siknis es un trastorno psicológico que se produce a causa de estrés, conmoción emocional y desesperación; en este sentido se ha relacionado este síndrome con la fuga disociativa, como sucede con el síndrome de Amok, otro trastorno cultural muy conocido. No obstante, el grisi siknis ha sido poco estudiado y por tanto sus causas no están del todo claras.

Los misquitos atribuyen el grisi siknis a una desestabilización en el mundo de los espíritus, causada por la aparición de brotes epidémicos o la acción de brujos oscuros. Estos factores llevarían a la posesión de chicas jóvenes por parte de espectros.

Como hemos visto, una posible explicación para el peculiar hecho de que el grisi siknis se contagie es la sugestión; así, la aparición de este síndrome en varias personas a la vez podría estar influida por el contacto con otros casos de grisi siknis. Visto de este modo, el síndrome guardaría ciertas similitudes con el trastorno psicótico compartido, más conocido como Folie à Deux.

Síndromes culturales similares

Los síntomas de ansiedad, malestar físico y pérdida de control son muy habituales en una gran cantidad de trastornos, incluyendo los que son específicos de determinadas culturas. Como sucede en el grisi siknis, en muchos casos estos síndromes se han atribuido tradicionalmente a la posesión de espíritus.

1. Amok o mata elap

Alteración detectada en varones de Malasia que se caracteriza por la aparición de un episodio disociativo durante el cual se dan comportamientos agresivos. Se relaciona con la psicosis. Tras el ataque de amok la persona no recuerda lo sucedido.

Existen otros síndromes culturales con síntomas muy similares a los del amok y el grisi siknis en distintas culturas, como el cafard, el berserk, el mal de pelea y el iich’aa, identificados en Polinesia, Escandinavia, Puerto Rico y los indios navajos, respectivamente.

2. Pibloktoq o histeria del Ártico

El pibloktoq se produce entre los inuit de Groenlandia. Suele consistir en un episodio disociativo de unos 30 minutos que se da después de un periodo de agitación, irritabilidad o bajo estado de ánimo. La persona se comporta de forma agresiva y desinhibida, pudiendo por ejemplo quitarse toda la ropa, gritar palabras obscenas o comer heces.

3. Windigo o witiko

El windigo es un ser mitológico de Norteamérica al que se atribuyen características humanas y bestiales. Como trastorno, el windigo se relaciona con experiencias delirantes de posesión que cursan con un deseo compulsivo de comer carne humana. Actualmente la existencia de este síndrome cultural se encuentra muy cuestionada como tal.

4. Ataque de nervios

Este nombre se da a episodios de pérdida de control con gritos, llantos, temblores y agresividad que se producen en algunas culturas latinoamericanas y mediterráneas. Se diferencia de las crisis de angustia en el hecho de que los síntomas ocurren de forma espontánea, sin un desencadenante y sin sentimientos de miedo.

5. Bouffée délirante

La bouffée délirante (en francés, “soplo delirante”) es un tipo de brote psicótico que se caracteriza por agitación psicomotora, violencia, confusión y alucinaciones visuales o auditivas. Es propio de Haití y del oeste de África.

6. Zar

Episodios disociativos con gritos, llantos, risas y cantos descontrolados, además de autolesiones, atribuidos a experiencias de posesión de espíritus. En los países africanos donde se ha identificado, como Etiopía, Sudán, Egipto y Somalia, no es considerado como una patología.

7. Enfermedad de los espíritus

En algunas sociedades nativas americanas se ha descrito un síndrome constituido por una preocupación intensa por la muerte y las personas fallecidas, junto con síntomas físicos y psicológicos diversos: ansiedad, debilidad, pérdida de apetito, mareo, confusión, pesadillas, alucinaciones, etc.

8. Hsieh-ping

El hsieh-ping, un síndrome cultural detectado en Taiwán, se define como un estado de trance breve durante el cual la persona cree que está poseída por espíritus ancestrales que intentan comunicarse con familiares. Entre sus síntomas destacan la desorientación y las alucinaciones.

9. Locura

Según el manual psiquiátrico DSM-IV, el término “locura” se utiliza en América Latina para denominar a un tipo de psicosis crónicas que incluyen síntomas como dificultades interpersonales, agitación, alucinaciones, incoherencia, impulsividad y agresividad.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. Task Force on DSM-IV. (2000). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 4th Edition Text Revision. Washington, DC: American Psychiatric Association.
  • Barrett, B. (1997). Herbs and healing on Nicaragua's Atlantic Coast. American Botanical Council, 41: 35–48.
  • Dennis, P. A. (1981). Part Three: Grisi Siknis Among the Miskito. Medical Anthropology, 5(4): 445–505.