¿Has escuchado alguna vez la palabra menofobia? Se trata de un tipo de fobia, en este caso, la fobia (miedo intenso e irracional) a la menstruación.

En este artículo veremos las características de esta fobia tan peculiar, qué es lo que se teme exactamente con ella y, finalmente, cuáles son sus síntomas, causas y posibles tratamientos.

Menofobia: ¿qué es?

La menofobia es la fobia a la menstruación (regla). Este miedo puede extrapolarse al hecho de sangrar, pero también a los síntomas asociados de la regla (dolor, cambios de humor, cambios hormonales…). Así, se trata de un tipo de fobia relacionada con otros tipos de miedo, como por ejemplo el miedo al dolor y/o el miedo a la sangre (hemofobia o hematofobia).

Otro dato curioso de la menofobia es que, en el caso de los hombres, el hecho de padecerla se relaciona, en algunos casos, con el temor a las mujeres.

Características de la menstruación

También denominada menorrea, regla o período, como la mayoría de nosotros/as sabremos, se trata de un sangrado que se produce una vez al mes en las mujeres (desde que les viene la primera regla, entre los 8 y los 15 años, aproximadamente, hasta que tienen la menopausia, entre los 45 y los 55 años).

Durante este período, que dura entre 2 y 7 días, las mujeres sangran por la vagina. La cantidad de sangre varía mucho de una mujer a otra, y el sangrado tampoco es el mismo el primer día que el segundo, tercero, etc. La menstruación se produce porque el óvulo que ha producido la mujer se expulsa del ovario para ser fecundado y no se fertiliza (es decir, no se produce embarazo).

Así, en la menofobia se produce un temor intenso, irracional y desproporcionado a la menstruación; puede ocurrir tanto a hombres como a mujeres. Sin embargo, cabe destacar que se trata de una fobia poco frecuente (sí que es cierto que pueden existir muchos miedos asociados a ella, sobre todo entre las mujeres, y que esto es bastante frecuente, pero son casos que difícilmente se podrían catalogar como fobias).

Es decir, casos de menofobia, diagnosticables como tal (con todos los síntomas que comporta y el cumplimiento de los criterios diagnósticos), son más bien pocos.

Síntomas de la fobia a la menstruación

¿Cuáles son los síntomas principales de la menofobia? Como fobia específica que es y, tratándose de un trastorno de ansiedad (según el DSM-5), existen una serie de criterios diagnósticos (síntomas) específicos para ella, y que son principalmente cuatro:

  • Miedo desproporcionado/irracional
  • Evitación del estímulo fóbico
  • Interferencia en la vida diaria
  • Duración de 6 meses de los síntomas, como mínimo.

Vamos a verlos con un poco más de detalle.

1. Miedo desproporacionado/irracional

En la menofobia, el miedo excesivo puede aparecer ante diferentes estímulos: el propio sangrado (lo que se relaciona con la fobia a la sangre [hemofobia o hematofobia]), los síntomas dolorosos asociados a la regla y/o los cambios hormonales y de humor que se producen como consecuencia de ésta.

Es decir, se trata de una fobia compleja, porque se pueden temer todas estas situaciones, o únicamente una de ellas.

1.1. Temor a sangrar / a la sangre

El temor a la sangre, o a sangrar, denominado hemofobia o hematofobia, puede aparecer en la menofobia. Esto podría relacionarse también con una sensibilidad al asco o un temor/asco a manchar la ropa, por ejemplo.

1.2. Temor al dolor

El miedo al dolor es algo bastante frecuente, aunque hay que insistir en que no es lo mismo tener miedo a algo que padecer una fobia. Las fobias son trastornos de ansiedad que causan una interferencia real en el funcionamiento diario, así como un intenso malestar. Es decir, son trastornos mentales, que incapacitan a la persona.

Así, el temor al dolor es algo habitual, no solo en la menofobia, sino en otros tipos de fobia. En estos casos, al final, lo que teme la persona no es tanto el estímulo en sí (en este caso, la menstruación), sino las consecuencias (síntomas) de ésta, que implicarían dolor.

Desde siempre (también evolutivamente), el dolor (tanto físico como mental) ha sido algo bastante evitado por el ser humano, ya que es un estado que nos genera diferentes emociones/sentimientos, como por ejemplo rechazo, miedo… Así, es natural pensar que las personas no queremos sufrir, y no queremos sentir dolor.

1.3. Temor a los cambios de humor y/o hormonales

Otro posible temor asociado a la menofobia es el miedo intenso a los cambios de humor y/o hormonales generados por la propia menstruación.

Si como mujeres, sabemos que ante la llegada de la menstruación (o durante la misma), nuestro ciclo hormonal cambia y, como consecuencia de ello, nuestro humor y estado de ánimo también, esto puede generarnos cierto malestar y/o ansiedad. En casos extremos (cuando este malestar interfiere realmente en nuestra vida), aparece la menofobia.

2. Evitación

En la menofobia, como en cualquier otra fobia, se evita el estímulo/situación fóbica. Aunque en este caso este síntoma es particular, ya que la menstruación no se puede evitar (salvo que se usen métodos artificiales, como por ejemplo las pastillas anticonceptivas sin descanso).

Así que la persona con menofobia podría utilizar alguno de estos métodos para evitar la regla.

3. Interferencia en la vida

Los síntomas anteriores causan interferencia en la vida diaria de la persona, así como en su funcionamiento habitual. Además, muchas veces también existe un importante malestar en la persona.

4. Duración de 6 meses

Finalmente, la duración de los síntomas de cualquier fobia específica debe ser de, mínimo, 6 meses (siempre según el DSM-5).

Causas

Las causas de la menofobia pueden ser varias: relacionadas con otra fobia específica, siendo esta comúnmente la hemofobia o hematofobia (fobia a la sangre), relacionadas con algún evento traumático o altamente vergonzoso para la persona (por ejemplo haberse manchado en público y temer volver a vivirlo, haber experimentado un intenso dolor, cambios de humor excesivamente intensos, etc.), etc.

Por otro lado, en el caso de las mujeres, el hecho de haber tenido reglas muy fuertes y dolorosas, también puede acabar propiciando la aparición de menofobia (por ese intenso temor a padecer dolor).

Tratamiento

En cuanto a la terapia psicológica de la menofobia, recordemos que el tratamiento que se suele emplear en las fobias específicas es de dos tipos: la terapia por exposición y la terapia cognitivo-conductual. Estas dos opciones son altamente eficaces, aunque la terapia por exposición, un poco más.

En la terapia por exposición, se expondrá a la persona con menofobia a los estímulos que tanto teme. En el caso de la sangre puede resultar sencillo, aunque en el caso del dolor y de los cambios de humor, la jerarquía de ítems será más difícil de realizar (porque son estímulos más “abstractos” o difíciles de concretar).

En cuanto a la terapia cognitivo conductual, ésta tiene por objetivo modificar las creencias erróneas y los pensamientos disfuncionales/irracionales asociados al estímulo fóbico, en este caso la menstruación, el dolor que origina, la propia sangre, el hecho de mancharse en público o los cambios de humor que provoca. Este objetivo se trabaja, principalmente, a través de las técnicas de reestructuración cognitiva.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association –APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. Madrid: McGraw-Hill.
  • Caballo (2002). Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos psicológicos. Vol. 1 y 2. Madrid. Siglo XXI (Capítulos 1-8, 16-18).