Miedo a matar a alguien: síntomas y causas de esta alteración psicológica

El miedo a perder el control y matar a alguien puede ser consecuencia de una psicopatología.

Miedo a matar

Los pensamientos obsesivos están entre las alteraciones psicológicas que más presentan las personas que acuden a psicoterapia. Aunque técnicamente no constituyen una enfermedad mental, sí pueden llegar a ser el síntoma de una de ellas, así como presentar una amplia variedad de formas.

En este sentido, algunas personas pueden llegar a sufrir en algún momento de su vida la preocupación obsesiva de que van a matar a alguien en un momento de descontrol, un pensamiento intrusivo que tiene que ver con el temor a “volverse loco”.

En este artículo hablaré del miedo a matar a alguien como alteración psicológica que puede llegar a ser motivo de buscar ayuda psicoterapéutica profesional.

¿En qué consiste el miedo a matar a alguien?

Es relativamente habitual que, en determinados momentos, se nos pasen por la cabeza imágenes perturbadoras acerca de lo que podríamos llegar a hacer si no controlásemos nuestras acciones.

Sin embargo, para otras personas este tipo de pensamientos negativos se quedan durante cierto tiempo en su cabeza en forma de pensamiento obsesivo y recurrente, algo que influye de manera muy notable a su salud mental y tanto a nivel emocional como social, familiar o laboral.

El miedo a matar a alguien es una alteración psicológica que sufren algunas personas en su día a día y que se puede ubicar dentro de la categoría de los pensamientos obsesivos. En algunos casos extremos, llevan a la persona a sufrir ideación suicida, ya que empiezan a considerar la muerte como el único recurso para proteger a sus seres queridos.

Temor por matar a alguien

Este tipo de pensamiento recurrente puede afectar a cualquier persona independientemente de sus circunstancias vitales, posición socioeconómica o situación familiar, y está habitualmente asociada a elevados niveles de estrés, el hecho de haber desarrollado un trauma, u otras alteraciones estudiadas por la psiquiatría y la psicología clínica.

El miedo a matar a alguien es una alteración que puede ser tratada con eficacia por un profesional de la psicología cualificado, y a pesar de los pensamientos catastrofistas que suelen emerger en quienes lo sufren, no tiene por qué ser la antesala de una desconexión con la realidad ni de una patología psicótica asociada a la esquizofrenia.

Características

El miedo a matar a alguien es un tipo de obsesión muy específica, un pensamiento intrusivo que en ocasiones la persona no puede quitarse de la cabeza.

Este fenómeno obsesivo está asociado a niveles elevados de malestar o ansiedad, y en estos casos, la persona afectada busca en todo momento certezas de que no ha perdido el juicio y garantías reales de que ese pensamiento nunca se va a poner en práctica. Es decir, adopta una actitud a la defensiva tratando de mantener el control en todo momento, y poniendo a prueba su cordura.

Esto hace que las situaciones ambiguas en las que el propio juicio no pueda ser “validado” por uno mismo, la persona se plantee el peor de los escenarios posibles, lo cual no hace más que alterar su estado emocional y distorsionar aún más su percepción de lo que le ocurre.

Así, este tipo de pensamientos obsesivos se vuelven más fuertes en la mente de la persona cuando más empeño pone ésta en sacarlo de su cabeza.

Algunos otros miedos relacionados con el de matar a alguien pueden ser el miedo a enloquecer, al suicidio, a atropellar a alguien, etc.

Posibles Causas

Como he adelantado, son muchas las causas que puedan propiciar la aparición de este tipo de miedo o pensamiento recurrente; a continuación veremos las más habituales.

1. Exposición a altos niveles de ansiedad

Vivir con elevados niveles de ansiedad ocasionados por el día a día, ya sea en el ámbito personal, social o en el trabajo, es una de las principales causas que explican la aparición de este tipo de pensamientos obsesivos.

Tanto la ansiedad como el estrés son verdaderos generadores de preocupación, malestar emocional o psicológico y también de obsesiones que a la larga pueden afectar de manera decisiva la salud mental de la persona que los padece.

De igual manera, haber experimentado recientemente una situación de gran ansiedad o incluso traumática también puede ejercer en la persona un efecto de desequilibrio emocional hasta el punto de llegar a obsesionarse con pensamientos negativos muy específicos, como es el de matar a alguien.

2. Transiciones vitales

Otra de las causas generadoras de estrés, ansiedad o malestar suelen ser las transiciones vitales de gran importancia que suceden en la vida de una persona en un momento determinado.

Este tipo de vivencias o etapas de cambio suelen estar relacionadas con la muerte de un ser querido, el nacimiento de un hijo o algún cambio importante en el trabajo, ya sea de promoción o de pérdida del mismo.

Algunas vivencias importantes pueden llegar a marcar de manera consciente o inconsciente a la persona y esta impronta genera a menudo un desequilibrio emocional que puede tener causas muy relevantes para su salud mental.

3. Conocer algún caso cercano

Conocer de primera mano un crimen en el que una persona haya matado a otra o simplemente ver este tipo de sucesos en el telediario, para algunas personas puede suponer una gran conmoción o un profundo trauma.

De hecho, algunos de los mencionados pensamientos obsesivos tienen su origen en situaciones que la persona ha vivido y sobre las que se obsesiona.

4. Detectar algún síntoma propio

Algunas personas pueden llegar a generar un pensamiento de tipo obsesivo simplemente leyendo información en Internet sobre el tema, informándose acerca de la sintomatología de una enfermedad determinada o bien detectando en sí mismos algún tipo de alteración cognitiva real o imaginada. Esto lleva a la trampa del “autodiagnóstico” por parte de personas sin formación en salud mental.

Este tipo de mecanismo intelectual se da frecuentemente en personas con algún nivel de hipocondría o predisposición a la sugestión, y a menudo pueden llegar a desarrollar el miedo a matar a alguien o cualquier otro miedo obsesivo.

5. Falta de sueño o hábitos poco saludables

Dormir poco a lo largo de varios días y semanas se relaciona a menudo con ciertas alteraciones psicológicas, físicas o cognitivas. Es por eso que la falta de sueño también puede ser una posible causa en patrones de pensamiento extraños o poco habituales.

De igual manera, algunos hábitos poco saludables como comer poco o mal, no hacer ejercicio o tener una vida social inexistente también pueden favorecer la aparición de pensamientos obsesivos negativos, ya que cuando el cuerpo está debilitado la mente también se ve afectada y cuesta centrarse en la interpretación más objetiva y racional de los hechos.

6. Abuso de sustancias

Por último, cabe hacer hincapié en cómo el abuso de sustancias de todo tipo también puede afectar de manera muy negativa a la salud mental de una persona y ser el inicio de una serie de pensamientos negativos, desadaptativos y recurrentes.

El cannabis es una de las sustancias más asociadas a la aparición de alteraciones psicológicas asociadas a la paranoia y los delirios transitorios, pero el uso recurrente de otras drogas clásicas o de diseño también afectan de manera ostensible al cerebro de la persona que las consume y puede ocasionar la irrupción de este tipo de pensamientos.

Tratamiento

El miedo a matar a alguien puede ser tratado mediante la psicoterapia; los psicólogos disponemos de técnicas y estrategias que ayudan a las personas a cuestionar sus sesgos y a afrontar la ansiedad y los pensamientos intrusivos sin darles más poder del que tienen, de manera que terminen extinguiéndose y yéndose tal y como han venido.

Azor & Asociados

Azor & Asociados

Psicología clínica, pericial y aeronáutica

Profesional verificado
Tres Cantos
Terapia online

Si te interesa contar con este tipo de asistencia psicológica, ponte en contacto con nosotros; en Azor & Asociados atendemos a personas de todas las edades y ofrecemos sesiones presenciales y online.

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Edwards, S.; Dickerson, M. (1987). Intrusive unwanted thoughts: A two-stage model of control. British Journal of Medical Psychology, 60(4): pp. 317 - 328.
  • Marcks, B.A.; Woods, D.W. (2005). A comparison of thought suppression to an acceptance-based technique in the management of personal intrusive thoughts: a controlled evaluation. Behav Res Ther, 43(4): pp. 433 - 445.

Centro de Psicología

Azor & Asociados es un centro de psicología clínica y pericial. Desde hace más de 20 años trabajan con personas que quieren sentirse mejor, ayudando a gestionar sus emociones, a estar en la mejores condiciones para tomar decisiones y a desarrollar hábitos que potencien la salud mental. Su forma de trabajo se enmarca en la psicología cognitivo-conductual.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese