¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

El miedo a no poder escapar: comprendiendo la agorafobia

Estas son las características de la agorafobia, y lo que hace de ella un trastorno muy dañino.

Sandra Bernal

Sandra Bernal

El miedo a no poder escapar: comprendiendo la agorafobia

¿A qué nos referimos los psicólogos cuando hablamos de agorafobia?

Realmente, utilizamos esta palabra para describir un tipo de ansiedad a través de la cual la persona evita lugares y circunstancias porque teme que no pueda escapar de ellas, ya que cree que se puede sentir avergonzada en esas situaciones, estar desprotegida o sufrir síntomas de ansiedad muy desagradables.

A estas personas, el hecho de pensar que no pueden huir les genera muchísima angustia, por lo que muchas veces necesitan ir acompañadas por gente en la que confían y que pueda ayudarlas a salir de esas situaciones.

En cambio, les suele ocurrir que si están con personas con las que no tienen esa confianza, su malestar se intensifique por el temor de tener que dar explicaciones acerca de cómo se encuentran, de que se note su malestar o de hacer el ridículo.

¿Cómo empieza a desarrollarse la agorafobia?

Cada persona puede referir cosas diferentes; sin embargo, una de las formas más comunes de inicio es que la agorafobia empieza cuando se experimentan sensaciones típicas de fuerte ansiedad en situaciones que no entrañan un peligro o un alto riesgo objetivo (aunque en muchos casos, no saben lo que son). Estas sensaciones suelen ser mareos, náuseas o taquicardia que la persona asocia a un lugar en concreto y donde tiene la sensación de tener que huir. Quiere marcharse de ese lugar.

También pueden aparecer también los típicos pensamientos de “tengo que huir”, “me voy a desmayar” o “me voy a descontrolar y voy a hacer una locura”, que a su vez, generan más angustia porque son creídos por la persona, que nota tiene que irse de ese sitio cuanto antes.

Después de esto, la persona quiere evitar que esas sensaciones vuelvan a ocurrir de nuevo y, para ello, deja de ir a esos lugares en los que se ha sentido así, restringiendo sin darse cuenta los sitios que forman parte de su zona de confort.

Con el paso del tiempo, el problema se va generalizando y la persona acaba limitando mucho los lugares en los que se encuentra segura, llegando incluso a acabar encerrada en su propio hogar, siendo el único sitio en el que se siente a salvo.

Puede ocurrir también que la persona no se sienta a salvo en su propia casa si está sola, por el temor a que le ocurra algo: se desmaye u ocurra cualquier otra cosa y no haya nadie para socorrerla.

La sensación de "no se puede"

En muchos casos, la persona que sufre esto tiene la sensación de haber perdido la confianza en uno mismo al no poder realizar las cosas que habitualmente se hacían y ve que todo el mundo sigue haciendo.

Al final es un bucle en el que la persona va entrando poco a poco, en muchas ocasiones, manifestando después otros síntomas del estado de ánimo, que llegan a cumplir criterios de la depresión en muchos casos y que también complican el tratamiento.

Síntomas de la agorafobia

¿Dónde suele ocurrir?

Alganos circunstancias típicas en las que se manifiestan los síntomas de la agorafobia son:

  • Entre multitudes, aglomeraciones donde temer llamar la atención de todo el mundo o hacer el ridículo si la persona sufre un desmayo.
  • En las colas de espera, restaurantes y sitios donde tiene que estar un tiempo determinado y del que no tiene la posibilidad de escapar si se encuentra mal y necesita irse.
  • En sitios muy alejados de casa, donde volver se hace más complicado si se encuentra mal.
  • En coches, por si se alarga el trayecto, por el temor a marearse y que le pase algo conduciendo.

Y en cualquier lugar o circunstancia en la que no sientan que puede irse si aparece el malestar.

¿Qué pasa si no se trata?

La agorafobia necesita tratamiento llevado a cabo por profesionales especializados. Dejar que pase demasiado tiempo sin ir a terapia puede dar lugar a que la persona vea su vida muy incapacitada, llegando en los peores casos a estar totalmente aislada en su domicilio.

Es decir, la persona puede ver cada vez más restringida su zona de confort, quedándose cada vez más limitada y sintiendo que no puede hacer frente a situaciones cotidianas del día a día.

Dificultades en la terapia

La terapia online es una gran alternativa para estas personas, ya que pueden empezar a contar con las primeras guías y herramientas de forma más accesible, obteniendo una eficacia exactamente igual que la presencial. En muchos casos, el problema es que la persona no se siente preparada o no puede acudir a consulta.

Una de las dificultades que más a menudo comentan las personas que están haciendo terapia y presentan agorafobia es que tienen que estar afrontando continuamente situaciones ansiógenas, lo que supone un esfuerzo de energía bastante grande que deja exhausta a la persona. Calibrar bien el esfuerzo que va a hacer el o la paciente es importante, ya que realmente es una de las claves de la terapia.

Por otro lado, es un error no entender los objetivos de las prescripciones terapéuticas. Es importante que la persona comprenda para qué hace cada cosa.

Finalmente, es importante también que la persona se sienta arropada, ya que muchas veces desde el entorno no recibe esa comprensión, puesto que los demás no llegan a entender realmente lo que está viviendo y sufriendo en su interior, lo que al final produce más angustia, presión y sentimientos de soledad.

¿Qué hay detrás del síntoma?

Aunque muchas personas piensan que es muy importante ir al origen, realmente el trabajo en terapia empieza por presente. Tratamos primero el síntoma, es decir, la manifestación de ansiedad que estamos sufriendo en el momento actual.

Queremos disminuir los síntomas y aportar a la persona las herramientas necesarias para poder gestionar esos momentos de gran malestar.

Sin embargo, detrás del síntoma hay más trabajo que hacer. Generalmente, hay sentimientos de desprotección y abandono más profundos en los que habrá que indagar cuando el tratamiento esté más adelantado y la sintomatología de la persona esté más acallada.

Sandra Bernal Mora

Sandra Bernal Mora

Psicóloga

Profesional verificado

València

Terapia online

Desde nuestra consulta de psicología tratamos con especial cuidado este tipo de problemáticas, atendiendo a todas aquellas personas que lo necesiten, tanto de forma online como presencial en Valencia.

Sandra Bernal

Sandra Bernal

Psicóloga

València

Terapia online

Graduada en Psicología por la Universidad de Valencia N.col: CM02417 con Máster Sanitario de Práctica Clínica AEPCCC.

Trabaja como psicóloga en Valencia, además de ofrecer sesiones a través de diferentes modalidades de terapia online (videoconferencia, chat y teléfono). También es colaboradora habitual del programa de psicología “Hoy por hoy” de la Cadena SER.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados