La evaluación psicológica es la tarea dirigida al estudio científico de una persona, o de un grupo de ellas. Se trata de una disciplina dentro del ámbito de la psicología, que pretende verificar si los principios generales de la psicología se dan en un individuo particular.

Dentro de ella, encontramos diferentes modelos, según las variables que tengan por estudio, su formulación teórica, métodos básicos que utilizan, objetivos, ámbitos de aplicación, etc. En este artículo analizaremos uno de ellos: el modelo del atributo. Conoceremos sus 6 características fundamentales y sus diferencias con el resto de modelos.

La evaluación psicológica y sus 6 modelos

Los modelos que han servido de base a la evaluación psicológica del individuo son estos:

  • Modelo del atributo (o modelo psicométrico)
  • Modelo dinámico
  • Modelo médico
  • Modelo conductual
  • Modelo cognitivo
  • Modelo constructivista

¿En qué consiste el modelo del atributo y cuáles son sus características principales? Vamos a verlo.

Modelo del atributo (en evaluación psicológica)

El modelo del atributo, también denominado modelo psicométrico, se basa en un enfoque correlacional, y entiende la conducta como resultante de una serie de atributos intrapsíquicos (variables propias del organismo).

En este modelo, toma relevancia la relación existente entre los atributos internos y las manifestaciones externas (que, en este caso, son las respuestas a los tests).

Dichas relaciones, además, se basan en el enfoque correlacional mencionado. Por otro lado, el objetivo del modelo del atributo es predecir la conducta más allá de los ámbitos estudiados o testados.

Características

Ahora sí, vamos a conocer las 6 características básicas del modelo del atributo (así como sus diferencias con los otros modelos):

1. Formulación teórica

Según el modelo del atributo, la conducta se da en función de variables personales u organísmica es decir, según variables intrapsíquicas o genotípicas.

Siguiendo este modelo, dichas variables se evaluarán de forma directa a través de sus manifestaciones conductuales.

Diferencias con los otros modelos

Por su parte, el modelo dinámico sugiere que el comportamiento se explica en base a construcciones teóricas internas; el modelo médico sostiene que lo que determina la conducta son una serie de condiciones biológicas, y el modelo conductual sugiere que éstas se explican por factores ambientales.

Por su parte, el modelo cognitivo predica que la conducta se explica a través de un conjunto de procesos y estructuras mentales internas, y el modelo constructivista pretende evaluar las construcciones que usa la persona para describir el mundo.

2. Variables objeto de estudio

Las clases de variables objeto de estudio de cada modelo también diferirán; en este caso, bajo el modelo del atributo encontramos que se busca analizar las variables intrapsíquicas del individuo obtenidas a través de procedimientos empíricos, factoriales o racionales.

El objetivo es estudiar la personalidad de la persona de una forma molecular y objetiva; ¿qué quiere decir estudiar la personalidad de forma molecular? Que la conducta puede descomponerse en unidades conductuales más pequeñas, cuya suma la configuran (en la forma molar, en cambio, la unidad posee unidad en sí misma, y no se precisa descomponerla en partes más pequeñas).

Diferencias con los otros modelos

El modelo dinámico estudia la personalidad del sujeto a nivel molar; el médico pretende clasificar al sujeto; el conductual estudia la conducta a nivel molecular y mecanicista; el modelo cognitivo analiza la influencia de las estructuras mentales internas y el modelo constructivista postula un conjunto de variables internas como explicativas de la realidad del sujeto.

3. Métodos básicos y técnicas

¿Qué método utiliza el modelo del atributo? El método hipotético-deductivo en su versión correlacional; recordemos que ésta metodología implica observar el fenómeno a estudiar, establecer hipótesis de partida de los fenómenos observados, deducir consecuencias de la hipótesis y finalmente verificar o comprobar la verdad de los enunciados propuestos.

Éste último paso se realiza a través de comparar la teoría con la práctica (la experiencia, los hechos empíricos). Así, el método hipotético-deductivo propia del modelo del atributo combina la reflexión racional con la observación de la realidad empírica.

Dicho modelo, además, se basa fundamentalmente en la utilización de tests para analizar la conducta humana y/o la personalidad. También utiliza otro tipo de técnicas, todas ellas centradas en recoger información para contrastar la hipótesis de partida.

Diferencias con los otros modelos

Por su parte, el modelo dinámico se basa en el método clínico y en las observaciones cualitativas, y utiliza fundamentalmente técnicas proyectivas. En el caso del modelo médico, éste se basa, igual que el modelo del atributo, en el método hipotético-deductivo en su versión correlacional.

El modelo conductual utiliza el autoinforme, la observación y los registros psicofisiológicos; el modelo cognitivo se basa sobre todo en el uso del autoinforme, y el modelo constructivista utiliza básicamente técnicas cualitativas.

4. Objetivos

Otra de las características a tener en cuenta cuando clasificamos los diferentes modelos en evaluación psicológica, son sus objetivos centrales. En este caso, el objetivo fundamental del modelo del atributo es predecir la conducta en ámbitos que difieren a los testados.

Diferencias con los otros modelos

Una vez más, si comparamos el modelo del atributo con otros modelos en evaluación psicológica, encontramos lo siguiente: el modelo dinámico busca explicar la conducta, y no tanto predecirla; el modelo médico, por su parte, tiene el objetivo de llegar a un diagnóstico basado en una etiología específica; el modelo conductual pretende aún más cosas, como describir, predecir, explicar y controlar el comportamiento.

Por su parte, el modelo cognitivo tiene el objetivo de describir y explicar la conducta en base a entidades mentales, y el modelo constructivista, de describir y explicar también la conducta, pero en su caso, en base a las construcciones que el individuo realiza de la realidad.

5. Ámbitos de aplicación

En cuanto a los ámbitos de aplicación, el modelo del atributo se utiliza sobre todo en tareas de orientación escolar y en el ámbito de las organizaciones, lo que no quiere decir que no se pueda utilizar puntualmente en otros ámbitos.

Diferencias con los otros modelos

El ámbito de aplicación predominante del modelo dinámico es el ámbito clínico; el del médico, también el clínico; el modelo conductual se aplica en todo tipo de ámbitos; el cognitivo se aplica fundamentalmente en ámbitos educativos y en el laboratorio, y finalmente el modelo constructivista se utiliza sobre todo en el ámbito clínico.

6. Niveles de inferencia

Por otro lado, cada tipo de modelo en evaluación psicológica analiza la conducta en un nivel de inferencia u otro.

Antes de explicar en qué nivel de inferencia se sitúa el análisis de la conducta en el modelo del atributo, vamos a conocer los cuatro niveles de inferencia que existen (a medida que avanza el nivel inferencia, la evaluación es más profunda):

  • Nivel I: se estudia la conducta como muestra del comportamiento que se pretende evaluar.
  • Nivel II: se estudia la relación entre un fenómeno observado y otras conductas (correlación).
  • Nivel III: se estudia e interpreta la conducta del sujeto como expresión de un atributo subyacente.
  • Nivel IV: se integra el atributo anteriormente inferido dentro de una teoría completa.

En el modelo del atributo, la evaluación se da a un nivel III de inferencia; esto quiere decir que se pueden establecer hipótesis y conclusiones de causa y efecto (es decir, a través de este modelo se puede estudiar la causalidad de un fenómeno).

Diferencias con los otros modelos

El modelo dinámico se sitúa en el nivel IV de inferencia; el modelo médico, en el nivel III de inferencia, igual que el modelo del atributo. El modelo conductual se sitúa en los niveles I y II, el cognitivo en los niveles III y IV y finalmente el constructivista en el nivel IV.

Referencias bibliográficas:

  • Buela-Casal, G. y Sierra, J.C. (1997). Manual de evaluación psicológica. Ed. Siglo XXI. Madrid.
  • Fernández-Ballesteros, R. (2011) Evaluación Psicológica. Conceptos, métodos y estudio de casos. Ed. Pirámide. Madrid.
  • Moreno Rosset, C. (2005). Evaluación psicológica. Concepto, proceso y aplicación en las áreas del desarrollo y de la inteligencia. Ed. Sanz y Torres. Madrid