La teoría de los estilos de respuesta: así explica la depresión

Esta teoría propuesta por Susan Nolen-Hoeksema habla sobre el nexo entre depresión y rumiación.

Laura Ruiz Mitjana

Laura Ruiz Mitjana

Teoría de los estilos de respuesta
Una explicación sobre el desarrollo de la depresión.Unsplash.

En Psicología, son muchas las teorías que se han planteado para explicar el orígen y mantenimiento de la depresión: teorías del aprendizaje, cognitivas, sociales…

Hoy conoceremos la teoría de los estilos de respuesta de Susan Nolen-Hoeksema, un modelo cognitivo-social que alude al estilo rumiativo del sujeto para explicar la cronificación del trastorno depresivo.

Hay personas que le dan muchas vueltas a las cosas, llegando incluso a entrar en bucle y sin hacer absolutamente nada para remediar sus problemas. Estamos hablando de un estilo de pensamiento rumiativo. Pero, ¿Cómo se relaciona este estilo de pensamiento con la depresión? Lo veremos a continuación.

Teoría de los estilos de respuesta

La teoría de los estilos de respuesta es una teoría englobada dentro de los modelos cognitivo-sociales, que fue planteada por Susan Nolen-Hoeksema (1991, 2000), psicóloga americana y profesora de la Universidad de Yale.

Cuando Nolen-Hoeksema inició los estudios sobre el estilo rumiativo, se dio cuenta de que el pensamiento rumiativo y la depresión no mostraban diferencias significativas entre niñas y niños durante la infancia.

Sin embargo, a partir de la adolescencia, la presencia de ambos elementos era doble en el caso de las mujeres, manteniéndose constante durante el resto de su ciclo vital (Nolen-Hoeksema, 1991).

La autora hizo alusión a los factores que determinan el curso de la depresión. Según la teoría de los estilos de respuesta, la manera en la que el sujeto responde a los primeros síntomas de la depresión influye en su duración y gravedad.

Es decir, la teoría no explica el origen de la depresión, si no su mantenimiento y exacerbación.

El estilo rumiativo en depresión

El estilo rumiativo o rumiación son ideas repetitivas sobre la propia tristeza, sus causas y las posibles consecuencias. Es un predictor de algunas psicopatologías y está vinculado con la depresión, como plantea Nolen-Hoeksema.

Además, se puede considerar un tipo de estrategia de afrontamiento ante situaciones de estrés y malestar, aunque se considera disfuncional y desadaptativo, llegando a tener consecuencias tan graves como el suicidio, en casos extremos.

Según la teoría de lo estilos de respuesta, una vez se tiene depresión, focalizar la atención en los síntomas y sus implicaciones, sin hacer nada para aliviarlos (es decir, manifestar un estilo de respuesta rumiativo) mantendrá o exacerbará los síntomas depresivos.

Este estilo es el contrario a un estilo activo basado en la distracción o en la solución del problema, que en este caso, sería funcional y adaptativo.

Numerosos estudios experimentales y de campo apoyan la teoría de S. Nolen-Hoeksema, y afirman que un estilo de respuesta rumiativo en un sujeto aumenta la probabilidad de que un estado de ánimo depresivo se intensifique, llegando incluso a convertirse en un trastorno depresivo.

Mecanismos del estilo rumiativo

La teoría de los estilos de respuesta plantea una serie de mecanismos que explican los efectos negativos del estilo rumiativo, y que son los siguientes:

1. Círculos viciosos

Se producen círculos viciosos entre el estado de ánimo deprimido y las cogniciones negativas asociadas a la depresión.

Estos dos elementos se influyen mútuamente y se retroalimentan, produciendo que se cronifique y acentúe la depresión.

2. Disminución de la generación de soluciones efectivas

La generación de soluciones dirigidas a solventar los problemas de base es prácticamente nula.

Así, el sujeto no hace nada o prácticamente nada para solucionar su situación, simplemente “le da vueltas” a lo que le pasa, sin llegar a ninguna conclusión ni poner en práctica ninguna solución.

3. Interferencia con conductas instrumentales

El estilo rumiativo interfiere negativamente en la aplicación de conductas instrumentales que aportarían refuerzo y sensación de control al sujeto.

Es decir, la rumiación dificultará la generación y puesta en práctica de tales conductas; de esta forma, el sujeto entrará en un estado de indefensión y desesperanza que le llevará a “no hacer nada”.

4. Debilitamiento del apoyo social

El apoyo social se reduce o desaparece, debido al comportamiento del paciente, que suscita críticas y rechazo entre sus familiares y amigos.

Origen del estilo rumiativo

El estilo rumiativo que plantea la teoría de los estilos de respuesta se origina por un aprendizaje en la infancia, mediante el modelado y ciertas prácticas de socialización que no aportan un repertorio de conductas más adaptativas.

Resultados en estudios experimentales

Se han investigado las respuestas rumiativas (estilo rumiativo) en estudios experimentales, y se han observado los siguientes efectos de tener un estilo de pensamiento rumiativo:

  • Aumento de las atribuciones negativas y globales.
  • Aumento de la accesibilidad de recuerdos negativos.
  • Pesimismo e interpretaciones negativas sesgadas.
  • Generación de soluciones interpersonales más pobres.

Por otro lado, también se ha visto como la rumiación puede ser un predictor de sintomatología ansiosa, además de depresiva, en individuos con o sin depresión preexistente.

Referencias bibliográficas:

  • Nolen-Hoeksema, S. (1991). Response to depression and their effects on the duration of depressive episodes. Journal of Abnormal Psychology, 100, 569- 582.
  • Nolen-Hoeksema, S. (2000). The role of rumination in depressive disorders and mixed anxiety/depressive symptoms. Journal of Abnormal Psychology, 109, 504–511.
  • Belloch, A.; Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. Madrid: McGraw-Hill.
  • García, R., Valencia, A., Hernández-Martínez, A., Rocha, T. (2017). Pensamiento rumiativo y depresión entre estudiantes universitarios: repensando el impacto de género. Revista Interamericana de Psicologia/Interamerican Journal of Psychology (IJP), 51(3), 406-416.

Graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Especializada en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil. Autora del libro "Vivir de memoria" (Editorial Círculo Rojo, 2018). Aficionada del deporte y la lectura.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados