Un resumen de esta teoría.

Cada año alrededor de un millón de personas se suicida. Los suicidios han ido aumentando progresivamente, y en España en 2017 se quitaron la vida 3.679 personas. La teoría más actual que intenta explicar este fenómeno es la teoría de los tres pasos del suicidio de los investigadores Klonsky y May.

A través de la teoría de Klonsky y May conoceremos cómo se pasa de pensar en suicidarse a intentarlo o finalmente suicidarse.

El suicidio

El suicidio es es el acto por el que una persona se provoca la muerte de forma deliberada. En España el suicidio es la primera causa de muerte no natural, y así ha sido durante los últimos 10 años. En 2007 el suicidio superó por primera vez a los fallecidos en accidente de tráfico, que fue durante décadas la primera causa de las muertes por causas externas (las no derivadas de enfermedades). Además, la tasa de suicidio aumentó un 3,1% en España del 2017 al 2018.

El suicidio ha sido y es un problema silenciado desde hace tantos años, que actualmente Sanidad está desarrollando un plan de prevención del suicidio.

Por otro lado, el 90% de las personas que se suicida padece algún tipo de trastorno mental, siendo los más frecuentes el trastorno bipolar, la depresión y un trastorno por abuso de sustancias, seguidos por los trastornos de personalidad. La mayoría de pacientes presenta clínica depresiva, que no siempre coincide con la presencia de un evento estresante, pero generalmente siempre hay intentos de suicidio en el pasado, así como ideas de querer morir o una ideación suicida más estructurada.

La teoría de los tres pasos del suicidio

La teoría más actual que intenta explicar el suicidio es la teoría de los tres pasos del suicidio (3ST) de Klonsky y May, que postula que la ideación suicida se origina de la combinación de “dolor y desesperanza”, “falta de conexión o vinculación a otras personas”, “ausencia de un trabajo o proyecto vital significativo” junto con la propia “capacidad de suicidio”.

La teoría propone que la combinación de estos factores explica el paso de la ideación suicida a la acción (tentativas y suicidios).

De la intención a la acción

En la teoría de los tres pasos del suicidio, Klonsky y May establecen un esquema concreto: “Desde la Ideación a la Acción”, y opinan que éste debería guiar la teoría, investigación y prevención del suicidio. Según este esquema, primero se desarrolla una ideación suicida, y posteriormente se pasa de la ideación a la acción (intentos y suicidio). Estos dos procesos (idea y acción) requieren explicaciones diferentes.

Además, cabe comentar que en España se ha estimado que los intentos de suicidio son entre 10 y 20 veces más frecuentes que el propio suicidio.

Los tres pasos

Los tres pasos que establece la teoría de los tres pasos del suicidio de Klonsky y May son:

  • La ideación suicida resulta de la combinación de dolor y desesperanza.
  • Si la conexión con los demás y la vida es menor que ese dolor, la ideación se hace más fuerte.
  • Para llegar a la acción (a intentar suicidarse) hay que adquirir la capacidad de intentar el suicidio.

Klonsky y May proponen tres categorías concretas de variables que contribuyen a la capacidad de suicidio:

  • Disposicionales: fundamentalmente de carácter genético (por ejemplo, sensibilidad al dolor)
  • Adquiridas: habituación a experiencias asociadas al dolor, autolesiones, miedo y muerte.
  • Prácticas: factores que hacen el intento de suicidio más fácil, como por ejemplo el fácil acceso a la información y métodos para llevarlo a cabo.

Las tres preguntas

Los tres pasos ya explicados, se traducen en tres preguntas fundamentales en la teoría (a efectos prácticos, la afirmación de una pregunta lleva a la siguiente):

1. ¿Estás en un dolor y sin esperanza?

Si la respuesta del sujeto es no, entonces no hay idea de suicidio. En cambio, si la respuesta es SÍ, entonces sí que existe una idea de suicidio. La respuesta positiva a esta pregunta lleva a formular la pregunta 2.

2. ¿Es tu dolor más grande que tu conexión?

Si la respuesta a esta pregunta es negativa, la ideación suicida es moderada; si es afirmativa, en cambio, la idea suicida es fuerte, importante. Una vez más, la afirmación a esta pregunta lleva a formular la última pregunta, la pregunta 3.

3. ¿Eres capaz de intentar suicidarte?

Si la persona no es capaz de intentarlo, (respuesta negativa), entonces nos encontramos con una persona que solo tiene ideas suicidas. En cambio, si la respuesta es afirmativa, y la persona sí es capaz de intentarlo, entonces tiene intención real de suicidarse.

¿Cómo reducir el riesgo de suicidio?

La herramienta más importante evidentemente será la prevención. Por ello son y serán necesarias campañas de prevención del suicidio, así como protocolos específicos de actuación ante ideas y tentativas suicidas. Será imprescindible que éstos se apliquen en todos los centros de salud mental (centros de atención primaria fundamentalmente, hospitales, clínicas, etc.) ya sean públicos o privados.

Por otro lado, y siguiendo la teoría de los tres pasos del suicidio de Klonsky y May, ya sea como amigos, familiares y especialmente profesionales de la salud (y por ende de la salud mental), deberemos centrarnos en:

  • Aumentar la esperanza de la persona que piensa o quiere suicidarse.
  • Reducir su dolor.
  • Aumentar su conexión con la vida, con los demás, con sus intereses, con él/ella mismo/a, etc.
  • Disminuir su capacidad de suicidio (reduciendo su acceso a medios e información para llevarlo a cabo) para evitar que actúe.

Referencias bibliográficas:

  • Klonsky, E. and May, A. (2015). The Three-Step Theory (3ST): A New Theory of Suicide Rooted in the “Ideation-to-Action” Framework. International Journal of Cognitive Therapy, 8(2), 114-129.
  • Klonsky, E. and May, A. (2015). Impulse control disorders. Psychiatric Times, 13-21.
  • Villar-Cabeza, F., Esnaola-Letemendia, E., Blasco-Blasco, T., Prieto-Toribio, T., Vergé-Muñoz, M., Vila-Grifoll, M., Sánchez-Fernández, B. y Castellano-Tejedor, C. (2018). Análisis dimensional de la personalidad del adolescente con conducta suicida. Actas Esp Psiquiatr 46(3), 104-111.