El lenguaje es una herramienta que utilizamos diariamente para comunicarnos… Pero, ¿qué ocurre cuando éste se ve alterado? ¿Somos conscientes de qué implica esto? Si tenemos una lesión cerebral, un ictus, un traumatismo craneoencefálico, una enfermedad infecciosa del cerebro… es posible que desarrollemos algún tipo de afasia.

Dentro de las afasias, encontramos la afasia de Broca, que se caracteriza, principalmente, porque el lenguaje espontáneo está alterado (no es fluido). Además, también implica otro gran síntoma: el paragramatismo. En este artículo conoceremos en qué consiste exactamente éste, sus síntomas, sus causas y posibles tratamientos para el mismo.

Paragramatismo: ¿qué es?

El paragramatismo, también denominado asintaxia o lenguaje telegráfico, consiste en una alteración de la expresión verbal (es decir, del lenguaje hablado), que se manifiesta típicamente en las afasias motoras (también denominadas afasias de Broca).

Su síntoma principal es la aparición, en el discurso del hablante, de oraciones desorganizadas sintácticamente, unido al uso de formas gramaticales incorrectas a la hora de estructurar las oraciones.

Así, implica la aparición, en el habla, de errores gramaticales, y del uso de una marca temporal incorrecta en los verbos. Las personas con paragramatismo, además, utilizan los pronombre de forma inadecuada. Todos estos fallos se dan en el contexto de una amplia gama de construcciones gramaticales.

En los casos graves de paragramatismo, el discurso del paciente se vuelve totalmente inteligible. Así, en estos casos aparece también jergafasia, que consiste en un trastorno del lenguaje a través del cual la persona sustituye las palabras adecuadas por términos ininteligibles.

Afasia de Broca

Como hemos visto, el paragramatismo aparece en la afasia de Broca. La afasia de Broca implica, a nivel cerebral, que la tercera circonvolución frontal está lesionada (esto es, las áreas 44 y 45 de Brodmann). Los principales síntomas de este tipo de afasia, más allá del paragramatismo, son:

  • Un lenguaje espontáneo no fluido
  • La denominación alterada
  • Una comprensión preservada
  • La repetición alterada

Ejemplos

Para que se entienda mejor esta alteración, algunos ejemplos de frases de personas con paragramatismo son: “Confío mucho contigo” o “El jueves fallas vamos en seis amigo a comer”.

Síntomas

Los principales síntomas del paragramatismo son los siguientes.

1. Fallos en el orden de palabras y secuencias

El primer síntoma del paragramatismo es una secuencia de errores que aparecen a la hora de ordenar las palabras y las secuencias, a nivel sintáctico y/o morfológico.

Así, las personas con paragramatismo tienden a sustituir el orden de las frases por un conjunto de sintagmas, que a primera vista pueden parecer bien estructurados, pero que en realidad no lo son, ya que no existe coordinación ni conexión lógica entre ellos.

2. Enunciados exageradamente largos

Otro síntoma del paragramatismo es una longitud exagerada en los enunciados. De hecho, dicha longitud se relaciona con otras dos alteraciones: la jergafasia (ya comentada) y la verborrea. En este caso, la verborrea implica el uso excesivo de palabras al hablar, que puede llegar a constituir una verdadera alteración en el flujo del lenguaje, a nivel cuantitativo.

Además, la verborrea se acompaña de otros síntomas, tales como la prolijidad del discurso, la aceleración en el mismo y las dificultades para ser interrumpido.

Por otro lado, en un mismo enunciado que emite la persona, pueden aparecer diversos cambios del hilo comunicativo, que hacen que su lenguaje resulte incomprensible.

3. Sustitución de algunas palabras

Otro síntoma es la sustitución de ciertos tipos de palabras por otras; esto ocurre con las palabras funcionales o los afijos flexivos. Así, estos se sustituyen por otras palabras pertenecientes al mismo campo semántico.

También pueden aparecer neologismos, con similitudes con la palabra funcional que se sustituye. Por su parte, los neologismos son “palabras inventadas”, así como expresiones de nueva creación, dentro de una lengua.

4. Dificultades para adecuar las frases

Otro síntoma de esta alteración del lenguaje, también habitual, es una gran dificultad para adecuar las diferentes frases al contexto existente.

Causas

La causa principal del paragramatismo es la afasia de Broca, uno de los tipos de afasia existentes. Las afasias son la pérdida de la función del lenguaje, y se originan por una lesión orgánica del cerebro.

Existen múltiples tipos de afasias. A su vez, las causas de la afasia pueden ser varias. Algunas de las más frecuentes son:

1. Traumatismo Craneoencefálico (TCE)

Una de las posibles causas de la afasia, que a su vez provoca paragramatismo, es un Traumatismo Craneoencefálico (TCE).

Un TCE consiste en una lesión producida a menudo por un golpe en la cabeza, que conlleva una afectación del cerebro; si esta afectación abarca las zonas encargadas del lenguaje, se produce una afasia.

2. Tumor cerebral

Los tumores cerebrales también pueden provocar afasias, si estos presionan la zona (o zonas) del cerebro encargada(s) del lenguaje.

Los tumores pueden ser primarios (si se originan en el propio tejido cerebral), o producidos por metástasis (que es cuando un tumor maligno se ha extendido hacia otra parte del cuerpo).

3. Accidente cerebrovascular (ACV) o ictus

Estos se producen cuando se interrumpe el aporte de sangre al cerebro (o cuando este disminuye), lo que implica que el cerebro no pueda oxigenarse durante unos segundos. Lo que ocurre muchas veces es que determinados grupos de neuronas, mueren.

Los ACV pueden ser hemorrágicos o isquémicos. Se calcula que, aproximadamente, un 40% de las personas que han padecido un ACV o un ictus, sufre una afasia.

4. Enfermedades infecciosas

Las enfermedades infecciosas también pueden ocasionar afasias, aunque suelen ser afasias temporales, ya que, cuando desaparece la infección, lo hace también la afasia. Ejemplos de este tipo de enfermedades son: encefalitis, meningitis o abscesos cerebrales.

5. Enfermedades degenerativas

Finalmente, las enfermedades degenerativas también pueden derivar en afasia y ésta, a su vez, en paragramatismo. Ejemplos de este tipo de enfermedades son: Alzheimer, Pick… El envejecimiento suele ser la causa de este tipo de enfermedades.

Tratamiento

El tratamiento del paragramatismo implica el tratamiento de la afasia como cuadro global. Principalmente, se opta por realizar un tratamiento neurorrehabilitador; es decir, de rehabilitación cognitiva, que implica una serie de ejercicios, actividades y tareas que permiten trabajar el lenguaje y la comunicación.

Por otro lado, también se recurre a un tratamiento logopédico que permita trabajar las áreas afectadas por la afasia, y en el caso que nos ocupa, las alteraciones derivadas del paragramatismo.

Así, se utilizan ejercicios que permitan, por ejemplo, trabajar las secuencias de frases a nivel morfológico y sintáctico, que requieran ordenar frases, rellenar los huecos que faltan, discriminar sonidos, etc.

Lógicamente, cada tratamiento será personalizado al tipo de paciente y de lesión.

Referencias bibliográficas:

  • Alexander M.P. (1997). Aphasia: clinical and anatomic aspects. En: Feinberg TE y Farah MJ Eds. Behavioral Neurology and Neuropsychology. Mc Graw Hill, Nueva York; 133-149.
  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. Madrid: McGraw-Hill.
  • Borregón Sanz, S. y González Calvo, A. (2000). La afasia. Exploración, diagnóstico y tratamiento. Madrid: CEPE. (2ª edición).
  • Pérez- Pamies, M., Manero, R. Mª y Bertrán-Serra, I. (2001). Afasias. En Peña Casanova, J. Manual de Logopedia. Barcelona: Masson. (pp. 369-407).