Un repaso a las características de esta clasificación de trastornos. Unsplash.

Las fobias específicas o fobias simples se refieren a miedos desproporcionados ante estímulos específicos. Todos podemos tener algún tipo de fobia en mayor o menor grado o conocer a alguien que la presenta.

En este artículo veremos qué son las fobias y qué síntomas y características presentan.

¿Qué son las fobias y cómo aparecen?

A lo largo de nuestra vida, sobre todo en la infancia, etapa en la que aún no sabemos gestionar del todo las emociones, determinadas situaciones en las que se ha sentido un miedo elevado, sensación de asco, susto imprevisto, etc., asociado a un objeto, situación o ser vivo, puede memorizarse o dejar una huella que mantiene esa asociación en nuestro cerebro.

De ese modo la aparición del estímulo asociado o cualquier otro relacionado con él, vuelve a generar la misma sensación y en la misma intensidad que cuando vivimos la situación traumática o desagradable en el pasado.

En ocasiones las fobias pueden ser tan intensas, que limitan seriamente la vida de las personas que la padecen; imaginemos una fobia severa a los pájaros o a cualquier estímulo que se relacione con ellos, ya sean plumas, su canto, etc. Este miedo desproporcionado no permitirá que esta persona salga a la calle con normalidad, haga una excursión al campo o viva en lugares cercanos a la naturaleza.

Sus tipos

Podemos diferenciar entre los iguientes tipos de fobias.

1. Tipo animal

Se refieren a una amplia gama de especies, que pueden causarle un temor extremo al niño o adolescente, como pueden ser los perros o gatos, ciertos tipos de insectos o de reptiles, gusanos, etc.

2. Tipo ambiental

Miedo a los fenómenos meteorológicos como pueden ser los rayos y tormentas, las alturas, etc.

3. Tipo sagre, inyecciones y daño

Sugieren un miedo o temor excesivos a objetos, material y procedimientos quirúrgicos, por lo que va a generar una ansiedad anticipatoria intensa antes de una analítica de sangre, de acudir al dentista, al ginecólogo, ir a hospitales. También puede haber miedo intenso ante la visión de sangre o heridas (hematofobia), etc.

4. Tipo situacional

Como su propio nombre indica toman la forma de un temor desproporcionado e irracional a situaciones tales como los túneles, puentes, ascensores, autobuses, quedarse solo, la oscuridad, etc.

Las fobias son una muestra del funcionamiento de nuestro sistema de supervivencia, tremendamente potente y relacionado con nuestras hormonas y neurotranmisores en el cerebro. Esta memoria tan intensa de sucesos vividos como peligrosos, es la reacción de nuestro cuerpo cuando considera que tiene que defenderse de ese peligro en el futuro.

Características de estos trastornos de ansiedad

Mientras que el miedo es una reacción proporcionada al estímulo que la desencadena, la fobia se caracteriza por una reacción desproporcionada de temor a estímulos o situaciones que no conllevan un peligro real.

Aún cuando la persona es consciente de que su miedo es irracional y desproporcionado no puede controlar el temor, desencadenando reacciones fisiológicas de ansiedad como taquicardia, náuseas, mareo, hiperventilación, sudores fríos, escalofríos, nudo en el estómago, etc.

Los síntomas son tan intensos que muchas veces se evitan las situaciones donde pueda aparecer la fobia, hasta el punto de resultar limitante para la vida cotidiana.

Su tratamiento

La psicología ha desarrollado técnicas para superar las fobias; especialmente exitosa es la terapia cognitivo-conductual, con técnicas desarrolladas para el “des aprendizaje” de la ansiedad como la desensibilización sistemática, la exposición gradual y la reestructuración cognitiva.

Las últimas Terapias de Avanzada como el EMDR o el TIC están dando resultados muy positivos en la superación de las fobias y traumas, siendo hoy día uno de los tratamientos más eficaces y novedosos junto a las técnicas de la psicología cognitivo-conductual.

Avance Psicólogos

Por nuestra experiencia en el ámbito de la salud mental, en Avance Psicólogos hemos comprobado que esta clase de trastornos de ansiedad difícilmente pueden ser tratados yendo solo a la faceta lógica y racional de la mente humana. El foco de la alteración está en el modo en el que se experiementa la memoria emocional, y por ello un enfoque terapéutico completo debe afectar especialmente a este componente.

Autoras: Laura Palomares Pérez y Sofía Rodríguez de la Plaza.