Se trata de un síndrome extraño que lleva a rascarse y a la autolesión.

En el año 2001, Mary Leitao, bióloga y madre de un niño de 7 años. Descubrió que su hijo presentaba unas singulares llagas en la piel en las cuales se podían apreciar unas extrañas fibras de origen desconocido. Tras una incansable búsqueda de diagnósticos y respuestas sin resolver, ella misma acuñó a esta afección como síndrome de Morgellons.

El síndrome de Morgellons es una enfermedad misteriosa y muy controvertida, para la que hoy en día aún no se han encontrado respuestas avaladas por toda la comunidad científica, y alrededor de la cual circulan todo de tipo de teorías tanto científicas como conspiratorias.

¿Qué es es Síndrome de Morgellons?

El síndrome o enfermedad de Morgellons es una extraña afección, cuyo nombre fue acuñado de forma relativamente reciente, en la que la persona afectada padece una serie de delirios en los cuales se cree estar contaminado por elementos patógenos infecciosos. Estos elementos pueden ser insectos, parásitos o una serie de fibras extrañas que afirman tener bajo la piel.

Estos delirios pueden verse reforzados por el hecho de que, en ciertos casos, sí que se han observado una serie de fibras extrañas presentes en las lesiones cutáneas que la propia persona se ocasiona.

Las autolesiones son habituales en los pacientes de Morgellons, los cuales manifiestan una constante obsesión por rascarse o, incluso, mordisquearse la piel con la intención de aliviar las sensaciones de cosquilleo o picazón que refieren sentir.

El síndrome de Morgellons ha resultado ser una enfermedad envuelta de polémicas y discusiones dentro de la comunidad médica y científica. El motivo es que parte de esta comunidad la distingue como una nueva enfermedad con síntomas propios, mientras que otros la consideran una nuevo tipo de manifestación de un trastorno ya conocido, el delirio parasitario dermatozoico.

El misterio y la polémica en torno al síndrome de Morgellons es tal que se han llegado a establecer teorías conspiratorias en torno a él, las cuales lo describen como una enfermedad provocada por los mismos gobiernos o compañías mediante la utilización de nanotecnología. Lo cual, según ellos, explicaría la aparición de las fibras bajo la piel y el constante hormigueo.

Síntomas y diagnóstico

Puesto que, por el momento, el síndrome de Morgellons no está aceptado como una enfermedad delimitada, no existe un registro de su sintomatología, ni tampoco se han elaborado las pautas para poder realizar un diagnóstico diferencial aceptado de esta.

Según la Fundación para la investigación del Morgellons (MRF), en el listado de síntomas se pueden encontrar:

  • Sensación de hormigueo, picor o picazón constante en la piel que resulta irritante para la persona.
  • Erupciones cutáneas y heridas que no curan correctamente.
  • Aparición de una especie de fibras o hebras, de causa desconocida, en la piel que también pueden aparecer por debajo de esta o en las lesiones cutáneas.
  • Cansancio extremo.
  • Déficits cognitivos como falta de concentración o pérdidas de memoria.

Asimismo, se han registrado síntomas asociados al síndrome de fatiga crónica, síntomas de depresión o de trastorno obsesivo compulsivo (TOC), en una gran cantidad de paciente afectados por este extraño trastorno.

Posibles causas del síndrome

Dado el gran desacuerdo y la poca investigación que existe en torno al Síndrome de Morgellons, se ha establecido una serie de hipótesis y teorías sobre su origen. Algunas de ellas están basadas en posibles enfermedades cutáneas, mientras que otras se apoyan en el efecto que ciertas bacterias o toxinas tienen sobre las personas.

1. Delirio parasitario dermatozoico y otras alteraciones neurológicas

Como se comenta anteriormente, una parte de la comunidad científica, entre la cual se incluyen dermatólogos y psiquiatras, consideran el síndrome de Morgellons una nueva versión del ya conocido delirio parasitario dermatozoico, también conocido como delirio de infestación. Según los manuales de diagnóstico psiquiátrico, estos trastornos se incluyen dentro de la categoría “trastornos delirantes sin especificación”.

Igualmente, la comunidad científica afirma que las personas que sufren el síndrome de Morgellons se caracterizan por manifestar una sintomatología muy parecida a la del delirio parasitario dermatozoico, de ahí que la mayoría de ellos sean diagnosticados como tal.

Este delirio parasitario destaca por infundir, en las personas que lo sufren, la creencia delirante de que están infestados por todo tipo de bacterias o agentes parasitarios, los cuales les provocan esa sensación de hormigueo y picor bajo la piel.

Los pacientes aquejados de este trastorno pueden desarrollar conductas de autolesión o automutilación, que llevan a cabo con la finalidad de “arrancarse” o eliminar de su cuerpo esos parásitos. Debido a esta obsesión, los pacientes hurgan cada vez más en sus heridas imposibilitando así la cicatrización de estas.

En ciertos casos de delirio parasitario, la causa del delirio se encuentra en ciertas alergias, carcinomas cutáneos, herpes zoster o incluso en algunas mujeres en la etapa de la menopausia. En los que las sensaciones cutáneas son reales, pero la atribución que los sujetos le dan es irracional.

2. Afecciones cutáneas

Otras hipótesis por la que se intenta encontrar la causa al Morgellons apunta a que la base de esta alteración se encuentra en ciertas alteraciones cutáneas como la dermatitis alérgica, la dermatitis de contacto o la escabiosis, también conocida como sarna.

Al igual que en el punto anterior, la persona siente un picor real en la piel, pero mantiene la creencia delirante de que no es una enfermedad cutánea sino que está infectada por parásitos.

3. Hipótesis bacteriana

En una investigación publicada en el año 2006m en el American Journal of Clinical Dermatology, se afirmaba que la enfermedad de Morgellons podría estar ligada a un proceso infeccioso no definido. Asimismo, también testificaban que en muchos de los pacientes afectados por el síndrome de Morgellons se habían encontrado las mismas bacterias causantes de la enfermedad de Lyme.

Al año siguiente, los mismos investigadores afirmaban que las fibras encontradas en las lesiones cutáneas de los pacientes contenían celulosa, mientras que un análisis más detallado de estas fibras revelaba la aparición de una bacteria conocida como Agrobacterium. Este agente patógeno es propio del mundo vegetal, y es conocido por originar una serie de fibras de celulosa en las plantas a las que infecta. De ser cierta esta teoría, el síndrome de Morgellons sería el primer caso en el que una bacteria del mundo vegetal afecta a seres humanos.

Tratamiento

En la mayoría de los casos el síndrome de Morgellons comparte el mismo tratamiento que para el delirio parasitarios, ya que muchos profesionales lo consideran como tal.

Tras un exámen médico para descartar las causas orgánicas, se administra una serie de antipsicóticos típicos, como la olanzapina y la risperidona.

Dado que muchos de los pacientes rechazan el diagnósticos de un trastorno psicótico, se oponen al tratamiento psiquiátrico. Por lo que basándose en las teorías de los agentes infecciosos y las bacterias, muchos pacientes son tratados con medicación antibiótica o antiparasitaria; los cuales actuarían en los pacientes mediante efecto placebo.