El Síndrome de referencia olfativo es un trastorno psiquiátrico, caracterizado principalmente porque la persona que lo padece está vehemente convencida de que desprende un mal olor corporal. Pero, ¿existen alucinaciones en tal trastorno? ¿Y delirios?

A lo largo de este artículo intentaremos responder a estas cuestiones. Además, apoyándonos en diferentes estudios, explicaremos de forma detallada en qué consiste este trastorno, cuáles son algunas de las hipótesis etiológicas planteadas, sus síntomas y, finalmente, los tratamientos que se utilizan para combatirlo.

Síndrome de referencia olfativo

El Síndrome de referencia olfativo (SRO) consiste en un trastorno psiquiátrico alucinatorio. Se caracteriza principalmente por una preocupación persistente sobre el olor, junto a otros síntomas como la vergüenza y la angustia. A nivel social, se acompaña de conductas de evitación y aislamiento social.

Este síndrome es una variedad del trastorno delirante, de tipo somático. El individuo con Síndrome de referencia olfativo cree vehemente que desprende un olor fétido, y que los demás pueden advertir dicho olor.

A nivel clínico, se trata, pues, de un delirio sumado a una alucinación (aunque existe controversia en la existencia de estos síntomas, como veremos más adelante). En el DSM-5 (Manual Diagnóstico de Trastornos Mentales) se propone catalogar al SRO como un trastorno independiente.

Por las características del síndrome, la mayoría de pacientes con Síndrome de referencia olfativo no consulta a psiquiatras o psicólogos, sino a otro tipo de profesionales, tales como: dermatólogos, odontólogos, dermatólogos o incluso cirujanos, debido a su “obsesión” por el mal olor corporal que desprenden.

Pronóstico

El pronóstico del Síndrome de referencia olfativo siempre había sido considerado desfavorable; sin embargo, una revisión del año 2012, elaborada por los autores Begum y McKenna, demostró que dos tercios de los pacientes (de una muestra de 84) mejoró de forma parcial o se recuperó completamente.

Datos demográficos

La prevalencia del SRO es mayor entre los hombres que entre las mujeres. Concretamente, predominan los hombres solteros. En cuanto a la edad de inicio, esta oscila entre el final de la adolescencia y el inicio de la edad adulta.

Origen

En cuanto al origen del Síndrome de referencia olfativo u olfatorio, fue Pryse-Phillips quien, en 1971, publicó una larga lista de casos. Philips separó los casos de SRO de casos con síntomas parecidos, pertenecientes a psicosis de tipo esquizofrénico, afectivo u orgánico.

Causas

En cuanto a la causa del Síndrome de referencia olfativo, en realidad esta es desconocida, como en muchos otros trastornos psiquiátricos. Sin embargo, sí existen algunas hipótesis etiológicas, que hacen referencia a ciertas disfunciones serotoninérgicas y dopaminérgicas en el cerebro de las personas con SRO.

Estas disfunciones se relacionan con las conductas repetitivas de limpieza y chequeo que muestran estos pacientes, similares a las que muestran las personas con un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

Otras hipótesis causales van en la línea de ciertos desajustes en algunos genes reguladores, como por ejemplo el Hoxb8 y el SAPAP3 (relacionados con el lóbulo límbico y los ganglios basales).

Por otro lado, también existen casos de personas con Síndrome de referencia olfativo que han padecido algún tipo de lesión cerebral, así como epilepsia del lóbulo temporal. Sin embargo, todo esto son hipótesis de bases neurobiológicas, y no hay ninguna que se haya demostrado como 100% causante del SRO.

Factores sociales y psicológicos

En cuanto a las causas más psicológicas y sociales, en la mitad de los casos de SRO existe un evento precipitante justo antes del inicio de los síntomas del trastorno. Dichos eventos suelen implicar algún tipo de amonestación denigratoria por parte de los demás.

El estrés también puede estar en la base de este trastorno, así como una personalidad obsesiva, desconfiada y paranoica (y en casos extremos, un trastorno obsesivo de la personalidad o un trastorno paranoide de la personalidad).

Síntomas

¿Qué síntomas acompañan el Síndrome de referencia olfativo? Vamos a ver los 4 síntomas principales, además del sufrimiento inherente al trastorno.

1. Preocupación por el olor corporal

El síntoma principal del Síndrome de referencia olfativo es una preocupación significativa respecto al olor corporal; es decir, la persona cree vehemente que desprende un mal olor.

Sin embargo, existe controversia respecto a sí dicha preocupación es delirante en todos los casos del Síndrome o no. Tampoco queda claro si siempre existe una alucinación asociada a dicha preocupación, o no.

¿Alucinación y/o delirio?

En relación a estas controversias sobre la presencia o no de delirio y alucinación, una revisión reciente (2012) de los autores Begum y McKenna, encontró que el 22% de los pacientes con Síndrome de referencia olfativo manifestaba una alucinación de tipo olfativa asociada a la preocupación por el mal olor (vs. el 75% de la lista original de Pryse-Phillips, que presentaba dicha alucinación).

En cuanto a la presencia o no de delirio, en dicha revisión se refleja como el 52% de los pacientes lo tenía; en el resto de pacientes, sin embargo, la preocupación se sustentaba en una idea que oscilaba entre la idea sobrevalorada y la idea obsesiva.

2. Sentimiento de vergüenza

Otro síntoma propio del SRO es un intenso sentimiento de vergüenza respecto a los demás; así, la persona sufre porque está convencida de que huele mal, y de que además, los demás lo notan. Es por ello que se siente profundamente avergonzada, y lo pasa mal.

Por otro lado, según los estudios, más de un 75% de los pacientes con Síndrome de referencia olfativo interpreta los gestos y palabras ajenas en relación a uno mismo. Es decir, los pacientes se creen que hablan mal de ellos y que los critican.

3. Chequeo constante

Las personas que padecen SRO destinan gran cantidad de su tiempo en chequear su olor corporal, ya que están “obsesionadas” con que huelen más. También manifiestan otras conductas compulsivas con el fin de disimular que se encuentran en un lugar, o de disimular su propio olor.

4. Aislamiento social

Los síntomas anteriores acaban provocando que la persona se aísle socialmente, lo que se traduce también en una discapacidad social y laboral, y en grandes dificultades para llevar a cabo una vida “normal”.

De hecho, de la lista original de casos elaborada por Pryse-Phillips, tan solo un 3% de los afectados por el Síndrome de referencia olfativo llevaba una vida social activa.

Tratamiento

En cuanto al tratamiento del Síndrome de referencia olfativo, encontramos, a grandes rasgos, dos tipos de tratamiento: el psicológico y el farmacológico.

A nivel psicológico, se emplea la psicoterapia. Aunque puede trabajarse desde diferentes orientaciones, se recomienda la terapia cognitiva conductual, a fin de eliminar las distorsiones cognitivas asociadas al olor corporal, así como las conductas de chequeo y comprobación.

También se ha usado la terapia EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento de Movimientos Oculares). Concretamente, un estudio del año 2008, elaborado por McGoldrick, Begum y Brown, revela el éxito de 5 pacientes a través de esta terapia, terapia que, sin embargo, no resulta útil en otros cuadros psicóticos.

A nivel farmacológico, se utilizan antipsicóticos y antidepresivos. Por su parte, un estudio revela que el 33% de los pacientes con Síndrome de referencia olfativo tratados con antipsicóticos habían obtenido resultados muy positivos; lo mismo ocurría con el 55% de los pacientes tratados con antidepresivos.

Referencias bibliográficas:

  • Begum, M. y McKenna, P.J. (2011). Olfactory reference syndrome: a systematic review of the world literature. Psychol Med, 41:453-61.

  • Bizamcer AN, Dubin WR, Hayburn B. (2008). Olfactory reference syndrome. Psychosomatics, 49:77-81.

  • Cruzado, L., Cáceres-Taco, E. y Calizaya, J.R. (2012). Acerca de un caso de síndrome referencial olfatorio. Caso clínico. Actas Esp Psiquiatr, 40(4):234-8.

  • McGoldrick T, Begum M, Brown KW. (2008). EMDR and Olfactory Reference Syndrome. A case series. Journal of EMDR, 2:63-8.

  • Phillips KA, Gunderson C, Gruber U, Castle D. (2006). Delusions of body malodour; the olfactory reference syndrome. In: Brewer W, Castle D, Pantelis C, eds. Olfaction and the Brain. New York: Cambridge University Press, 334-53.