Veamos cuáles fueron los dioses a los que rendían culto en Sumeria.

Existe muy poca información sobre la religión Sumeria. Los sumerios son de hecho la civilización más antigua de la humanidad. Como solía suceder en muchas de las religiones milenarias, los sumerios contaban con distintas deidades que representaban una u otra concepción.

En este artículo veremos a los dioses sumerios más relevantes y de los que más información se tiene, de ahí su importancia.

Los 7 dioses sumerios más relevantes

Tal y como su nombre indica, los sumerios eran habitantes de la región Sumeria, situada en la actual Oriente Medio y que ocupó lo que hoy son Siria, Irak y Jordania, aproximadamente entre los ríos Éufrates y Tigris.

Algunos de los estudios más completos que se han realizado alrededor de esta civilización, llevadas a cabo por National Geographic o Discovery World, apuntan a que muy probablemente estemos ante la civilización más antigua de todos los tiempos. El problema es que no existe un claro punto de partida para definir su origen.

Igualmente, los sumerios eran tan arcaicos y primitivos que básicamente dedicaban su vida única y exclusivamente en realizar actividades de subsistencia y adorar y contentar a sus deidades. No obstante, a ellos les debemos el invento de la rueda allá por el 3000 a.C. A continuación veremos a los dioses sumerios más importantes.

1. Inanna

La diosa Inanna es una de las representaciones más aduladas por los sumerios, e incluso fue adoptada más tarde por los asirios (con el nombre de Ishtar). Esta figura de cuerpo femenino, alas y pies de águila, representaba la sexualidad, fertilidad, el amor y, curiosamente, la guerra.

2. Enlil

Otro de los dioses sumerios de mucha importancia al ser el amo y señor de la metereología: representaba las tormentas, el viento y aire y por ello era la deidad de la creación. La mitología explica que Enlil separó a su padre y a su madre para formar el cielo y la tierra, razón por la cual los sumerios le creían el ser de la creación.

3. An

An es conocido como el dios de los cielos, siendo la deidad más relevante del panteón sumerio. No obstante, este papel lo acabó compartiendo con el dios Enlil, pues la mitología sumeria era variable y siempre se ha ido modificando a lo largo del tiempo. Igualmente, siguió ostentando un lugar privilegiado puesto en el panteón.

4. Utu

Hermano gemelo de Inanna, era el dios del sol y la justicia. Ambos conceptos tenían una importancia suprema en la civilización sumeria, puesto que a la hora de organizar políticamente las ciudad-estado, los súbditos apelaban a Utu para legislar. Además, al ser también el dios del sol, también ocupaba un puesto privilegiado en el panteón sumerio.

5. Ninhursag

Otra de las deidades femeninas más relevantes de los dioses sumerios. Se la conocía como “la madre de todas las diosas”, protectora de mujeres y niños. Como curiosidad, también era la diosa de la vida y la tierra, lo que le da un estatus de semi-creadora junto con Utu.

6. Nanna

Nanna, o Nannar en la cultura mesopotámica, es conocido como el dios de la luna. Hijo de Enlil y Ninlil (dioses del cielo y aire respectivamente). De esta manera, Nanna representaba la astrología y la sabiduría y era también el protector del rebaño y los pastores de la tierra. Se levantó un templo en honor a esta deidad: Zigurat de Ur, hoy en día ruinas en lo que conocemos hoy en día como el país de Irak.

7. Nammu

Como curiosidad, debemos poner énfasis en el gran número de deidades femeninas que adoraban los sumerios, y tenían casi por igual número la adoración de unos y otros. Nammu es considerada también una de las diosas sumerias más importantes, pues con ella empezó todo: “el abismo de las aguas”. El agua representa la vida, el inicio de todo. Fue la diosa del nacimiento y la vida.

Sumeria como el origen de toda civilización

Tal y como hemos visto en la introducción, les debemos tanto a los Sumerios, que es recomendable ahondar un poco en su historia y sus aportaciones a la humanidad, especialmente en la política y el desarrollo urbano. A los sumerios se les atribuye el mérito de crear las primeras ciudades-nación, una organización administrativa que se sigue reflejando en nuestros días, y el incuestionable desarrollo de la agricultura.

Existe muy buena literatura para tratar con rigor histórico y científico sobre los Sumerios y sus dioses, así como sus costumbres y hábitos. Uno de ellos es el autor estadounidense de origen ucraniano, Samuel Noah Kramer y su gran obra La historia empieza en Sumer publicado en el año 1956 que, a día de hoy, sigue siendo considerado el mejor libro de investigación sobre los sumerios y su legado.

Referencias bibliográficas:

  • Black, J. A.; Cunningham, Graham; Robson, Eleanor (2006), The Literature of Ancient Sumer. Oxford: Oxford University Press.
  • Coleman, J. A.; Davidson, George (2015), The Dictionary of Mythology: An A-Z of Themes, Legends, and Heroes. Londres: Arcturus Publishing Limited.