La antropología, como casi todas las disciplinas científicas, no tiene una única escuela predominante, sino un conjunto de varias de ellas.

Para poder conocerlas mejor vamos a hacer un recorrido por las escuelas de la antropología más representativas para así descubrir qué planteamientos realizan y poder compararlas entre ellas, así podremos distinguir los puntos en común que plantean así como las diferencias que son propias de cada una.

Las 5 principales escuelas antropológicas

Estas han sido las principales corrientes de esta ciencia a lo largo de su desarrollo histórico.

1. La primera de las escuelas antropológicas: el evolucionismo

La antropología es la ciencia encargada de estudiar al ser humano en todas sus dimensiones, especialmente la cultural. Dentro de esta tarea, históricamente han ido surgiendo diferentes enfoques que son los que representan las principales escuelas antropológicas, ofreciendo cada una de ellas una manera de realizar los estudios sobre los seres humanos y sus diferentes culturas.

Hay que tener en cuenta que se trata de una disciplina relativamente reciente, pues se considera una ciencia independiente desde las últimas décadas del siglo XIX, impulsada por las ideas de Charles Darwin acerca de la selección natural de las especies, pues estos principios se extrapolaron a las sociedades humanas a través del llamado darwinismo social que igualmente afirma que solo los grupos más aptos son los que sobreviven.

Fue precisamente así como surgió la que podríamos considerar una de las primeras escuelas antropológicas, que es la del evolucionismo. El máximo representante de esta escuela es Herbert Spencer, uno de los primeros antropólogos de la historia. Spencer fue uno de los grandes intelectuales ingleses del siglo XIX. Abrazó la teoría de la evolución para tratar de explicar el funcionamiento de las comunidades humanas.

Sin embargo, a pesar de ser utilizar las teorías de Darwin, también las entrelazó con las de Jean-Baptiste Lamarck, es decir, con el lamarckismo, que defendía unos postulados sobre la evolución contrarios a los de Charles Darwin. En cualquier caso, la del evolucionismo es una de las escuelas antropológicas caracterizada por rechazar el creacionismo y tratar de ofrecer una explicación científica al origen y modificación de las sociedades y culturas humanas.

Otro de los máximos exponentes de esta escuela antropológica fue Edward Burnett Tylor, antropólogo británico que asentó las bases de esta disciplina. Tylor desarrolló la antropología cultural y los métodos comparativos, siendo el primero en realizar estudios de campo, es decir, sobre el terreno, de una manera cuantitativa para poder extraer conclusiones a nivel etnológico.

Lewis Henry Morgan fue otro de los autores evolucionistas y por lo tanto representante de la primera de las escuelas antropológicas. En este caso, Morgan centró sus esfuerzos en analizar los sistemas de parentesco. Desarrolló una escala para clasificar el grado de evolución social de las culturas humanas, que iba desde los salvajes, habiendo tres grados diferentes, hasta los bárbaros, con otros tres niveles, hasta llegar finalmente a las civilizaciones modernas tal y como las conocemos.

2. La escuela americana de antropología

Otra de las principales escuelas antropológicas es la llamada escuela americana, que surge tras la independencia de los Estados Unidos con el objetivo de analizar el comportamiento de los grupos humanos en este continente. El máximo exponente de esta corriente sería Franz Boas, autor estadounidense y uno de los mayores opositores de la época a las ideas nacientes del racismo científico.

Dentro de las escuelas antropológicas, la americana se caracteriza por el estudio profundo de la cultura y la comparación de la misma entre diferentes grupos humanos para evaluar el contacto y la transmisión. Para estos autores la clave residía en buscar tanto las similitudes como las diferencias, ya que solo así se estaba en disposición de realizar un análisis riguroso sobre las áreas culturales así como su expansión y su confluencia con otras.

Una cuestión importante que plantea la escuela americana es la pregunta de si existen otras especies que, al igual que la humana, tengan cultura. Esta rama se conoce como antropología biológica. Para ello lo que hacen es establecer una definición concreta de lo que es cultura de manera que a partir de ahí puedan investigar si otros animales, como tal vez los grandes simios (orangutanes, gorilas, chimpancés) también desarrollan comportamientos que podrían encuadrarse dentro de la llamada cultura.

Los americanos también estudiaron en profundidad el uso del lenguaje a través de la antropología lingüística. Se trata de una parte tan importante de la cultura que se convierte en un elemento propio. La forma y el uso del lenguaje es de vital importancia para los antropólogos como medio para conocer la historia cultural de un determinado pueblo. Incluso pueden llegar a estudiar la manera en la que piensan gracias a las estructuras del lenguaje que utilizan.

Igualmente, gracias a esta escuela antropológica, se le empezó a dar mayor importancia a los estudios arqueológicos como uno de los métodos más importantes para los antropólogos como medio para extraer información acerca de los cambios que una determinada cultura ha ido experimentando con el paso de los años.

3. Escuela antropológica difusionista

La tercera de las principales escuelas antropológicas es el difusionismo, una corriente antropológica basada en el principio de la difusión cultural. ¿Qué significa esto? Que todas las culturas transmiten sus rasgos a aquellas cercanas, por lo que constantemente se está experimentando una difusión entre todas ellas. De esta manera, el uso de una determinada técnica o de un objeto en concreto, aunque coincida entre varias culturas, ha de provenir de una de ellas o de una más antigua que ya no existe pero que estuvo en contacto.

De hecho, existe una ramificación del difusionismo conocida como hiperdifusionismo, que lleva esta teoría hasta su extremo. Sus defensores mantenían que tuvo que haber una única cultura primigenia a partir de las cuales fueron surgiendo las demás, a través de pequeños cambios que acumulativamente dieron lugar a todo el abanico de culturas tan diferentes que podemos observar hoy en día en el mundo.

Friedrich Ratzel fue uno de los principales defensores del difusionismo. De hecho, él es el padre de la antropogeografía o geografía humana, el estudio de los movimientos de las sociedades humanas a través de las diferentes regiones. Ratzel quería, a través del difusionismo, terminar con las ideas evolucionistas de la antropología, pues el evolucionismo defendía el desarrollo simultáneo entre culturas mientras que el difusionismo abogaba por el intercambio constante entre ellas.

El hecho de la difusión de un elemento concreto de una cultura hacia otra se conoce en antropología como préstamo cultural. Es un hecho que ha sucedido de manera continua en las culturas humanas, aunque obviamente algunas han estado más abiertas que otras a que esto suceda, facilitando más el contacto con determinadas culturas en detrimento de otras en diferentes momentos de la historia.

4. La escuela sociológica francesa

Dentro de las escuelas antropológicas, también nos encontramos con la denominada escuela sociológica francesa. Esta corriente está representada principalmente por Émile Durkheim, fundador además de la sociología como ciencia académica. La base de esta escuela es que no se puede estudiar un fenómeno social de una manera aislada, sino que hay que analizarlo en perspectiva, teniendo en cuenta todos los elementos relacionados con él.

Por lo tanto la escuela sociológica francesa lo que defiende es la interconexión entre los elementos culturales, que han de ser estudiados en conjunto si queremos extraer conclusiones bien fundamentadas, pues de lo contrario careceríamos de la información suficiente para poder emitir un diagnóstico adecuadamente fundamentado.

Otro de los autores más importantes de esta escuela antropológica es Marcel Mauss, al que muchos consideran el padre de la etnología francesa. Al igual que Durkheim, Mauss afirma que, al igual que sucede en el resto de las ciencias, los conceptos antropológicos no pueden ser estudiados de una manera aislada, pues necesitan un contexto que ayude al investigador a encontrar las causas precisas que subyacen a cada uno de ellos.

Por lo tanto, estos autores rechazan la comparación como método antropológico a través del cual analizar diferentes culturas humanas. Para ellos cada una debe ser estudiada utilizando el resto de elementos como contexto.

5. Escuela antropológica funcionalista

Finalmente encontramos el funcionalismo para cerrar el listado de las escuelas antropológicas más importantes. Los autores funcionalistas más importantes son Bronislaw Malinowski y Alfred Reginald Radcliffe-Brown.

Este movimiento defiende la importancia de cada parte de la cultura por la función que desempeña para la sociedad, construyendo finalmente una universalidad en la que cada elemento tiene una importancia. Es una respuesta frente a los postulados del difusionismo que veíamos anteriormente.

El funcionalismo trae el concepto de estructura social como elemento clave, pues toda función debe ir precedida de una estructura que la sustente. Por lo tanto debe ser uno de los elementos que el funcionalismo, una de las principales escuelas antropológicas, defiende como principio a la hora de realizar los correspondientes estudios.

Referencias bibliográficas:

  • Harris, M., del Toro, R.V. (1999). El desarrollo de la teoría antropológica: historia de las teorías de la cultura. Siglo Veintiuno de España Editores S.A.
  • Restrepo, E. (2016). Escuelas clásicas del pensamiento antropológico. Cuzco. Editor Vicente Torres.
  • Stagnaro, A.A. (2003). Ciencia y debate antropológico: distintas perspectivas. Cuadernos de antropología social.