¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Simbología de las runas: ¿qué significan en la mitología nórdica?

Aquí encontrarás un resumen del significado sagrado de las runas propias de la cultura nórdica.

Nahum Montagud Rubio

Nahum Montagud Rubio

Simbología de las runas

Las runas han despertado cierto interés últimamente especialmente entre los sectores más místicos.

Estos símbolos fueron en origen el sistema de escritura principal del nórdico antiguo y, además de transmitir palabras sobre papel o piedra, también tenían un significado místico.

La simbología de las runas es compleja y rica, muy relacionada con el mito de la creación de este alfabeto y el dios Odín. Veámoslo a continuación.

¿Cuál es la simbología de las runas?

Las runas son los símbolos más distintivos de los antiguos pueblos nórdicos, entre ellos los vikingos. Estos símbolos fueron el sistema de escritura usado por el nórdico antiguo, usado para inmortalizar en las rocas enseñanzas, historias y valores de estas culturas. Hoy en día, podemos encontrar muchos restos arqueológicos con runas a lo largo de toda Escandinavia, como por ejemplo la piedra de Rök (Suecia) o las piedras de Jelling (Dinamarca) y también en papel, como lo es el “Codex runicus”.

Estos símbolos han despertado el interés de muchas personas relacionadas con los New Age, lo místico y espiritual. No es de extrañar, puesto que estos símbolos están envueltos en un halo de misterio, sobre todo porque pese a ser los antiguos nórdicos los antepasados de los noruegos, suecos, daneses e islandeses, parece que su forma de vida ha quedado anulada por el cristianismo y el mundo grecorromano. Para más inri, el propio nombre de las runas, “rūn”, significa “secreto”, lo cual despierta todavía más la curiosidad y el misticismo.

En la cultura nórdica original las runas no eran solo una forma de expresión escrita, sino también eran símbolos sagrados a través de los cuales los vikingos establecían contacto con sus dioses, en especial al dios Odín. Fue a este dios a quien se le atribuye haber desenmascarado el significado de estos símbolos, revelándoselo al pueblo y usándolo en poesía escrita en las numerosas sagas nórdicas.

Cuenta la leyenda que el dios Odín se colgó del legendario Yggdrasil, el árbol de la vida cuyas raíces y ramas mantienen unidos a diferentes mundos. Odín permaneció durante nueve días y nueve noches colgado, penitente puesto que su propia lanza lo estaba atravesando. Fue gracias a su sacrificio y sufrimiento que se le reveló el significado de los símbolos y los pudo compartir con los mortales.

Esta leyenda es contada en el “Rúnatáls þáttr Óðins” (“Canción rúnica de Odín”), una sección del “Hávamál” (“Discurso del Altísimo”), uno de los poemas de la Edda poética que dice así:

Sé que colgué en un árbol mecido por el viento nueve largas noches herido por una lanza y consagrado a Odín, yo mismo consagrado a mí mismo, en aquel árbol del cual nadie conoce el origen de sus raíces.

No me dieron pan, ni de beber de un cuerno, me incliné asomándome, con un grito de lamento las runas se me dieron a conocer, hasta que me caí del árbol.

El alfabeto rúnico

Si bien el alfabeto rúnico ha sido recuperado en tiempos modernos por ocultistas y seguidores de los movimientos Nueva Era, no debemos olvidarnos de para que sirvió en su origen: transmitir conocimiento escrito.

Las runas no dejan de ser un sistema de escritura cuyo nombre es “fuþark” o “futhark” (pronunciado como “fúzarc”) que se compone por unas 17 runas originales básicas.

Igualmente, existieron diferentes variedades de este alfabeto, además de que han surgido varias interpretaciones a lo largo de la historia.

Una de las interpretaciones más interesantes es la realizada por el ocultista Guido von List. Este periodista germano-austríaco fue una de las figuras más importantes en el resurgimiento del neopaganismo germánico y la magia rúnica a finales del siglo XIX. También es conocido por sus ideas antisemitas y sus ensayos sobre la raza blanca, dando pie a los primeros postulados sobre ariosofía. De hecho, en su obra “El secreto de las runas” introduce la runa de gibor, símbolo que posteriormente serviría de inspiración para la esvástica nazi.

Las 17 runas y su significado en la cultura nórdica

Cada una de estas runas tiene un significado distinto en la religión nórdica. A continuación vamos a ver qué significa cada una, dichas con el nombre que recibían en las tres principales variantes del futhark: antiguo, anglosajón y joven.

1. Fehu

Fehu, feoh o fe. Esta runa es asociada al fuego generador y penetrante. También es asociada a la sabiduría verdadera.

Fehu

2. Uruz

Uruz, ur o úr. Representa la eternidad, lo primordial y la resurrección, además del fuego primigenio.

Uruz

3. Thurisaz

Thurisaz, thorn o Þurs. Representa todo lo relacionado con una tormenta, como el trueno, el rayo y el relámpago. Tiene un significado ambivalente, puesto que representa tanto el trueno de la muerte como el trueno de la vida, puesto que tras la muerte viene el renacimiento.

Thurisaz

4. Anssuz

Anssuz, os o óss. Se lo relaciona con la boca, el surgir y la ceniza. Puede significar también el poder de la palabra, la que nos permite mediar sin necesidad de hacer uso de la violencia física. Con la palabra, con la boca se logra convencer a los demás.

Anssuz

5. Raido

Raido, rad o ræið. Su nombre esta relacionado con las raíces etimológicas de muchas palabras en idiomas escandinavos actuales, entre ellas rojo ( en sueco “röd”), derecho (en noruego “rettighet”) o correcto (danés “ret”).

Raido

6. Kaunan

Kaunan, cen o kaun. Esta runa tiene distintas versiones, pero viene a significar audacia y se la relaciona con el carácter femenino de la pureza sexual, el pueblo, la tribu, la idea de que una cultura debe ser preservada sin permitir influencias extranjeras. Es también sinónimo de linaje, de unión de sangre.

Kaunan

7. Gebo

Gebo, gyfu o hagall. Esta runa tiene también diferentes versiones pero en todas ellas representa el centro de todo, sugiriéndolo con su forma de cruz. También significa destruir y este segundo significado lo relaciona con el granizo, fenómeno que destruye los cultivos. De hecho, en las lenguas nórdicas modernas “hagl” o “hagel” significa, justamente, granizo.

Gebo

8. Naudiz

Naudiz, nyth o nauðr. Representa la necesidad y la compulsión del destino, lo que según la religión de l lleva a las entidades a comportarse de acuerdo a su naturaleza según la mitología nórdica.

Naudiz

9. Isaz

Isaz, is o ís. Representa el duro tesón del hierro y la inflexibilidad de un espíritu constante y comprometido con su misión. Representa también el poder personal y espiritual, la voluntad para conseguir aquello que nos proponemos.

Isaz

10. Ár

Esta runa presente en el futhark joven es sinónimo de Sol, el fuego primordial que más calienta. También simboliza la deidad, el poder de los dioses, la luz y el poder revelar conocimiento dentro de la oscura ignorancia. Vendría a representar la idea moderna de que se nos encienda una bombilla cuando tenemos dudas, incertidumbre o nos cuesta entender algo.

Ár

11. Sól

Sigel o sól. Es la runa mística de la salvación y la victoria.

Sigel

12. Tiwaz

Tiwuz, tir o týr. Se le atribuye el espíritu del Sol y de la espada.

Tiwaz

13. Berkanan

Berkanan, beorc o bjarkan. Su simbología es la del nacimiento y la dulce melodía de una canción.

Berkanan

14. Laguz

Laguz, lagu o lögr. Es la ley primigenia, la vida, el mar y, también, la caída.

Laguz

15. Mannaz

Mannaz, man o maðr. En su significado más primigenio significa Luna (mån) y madre (mar), dos palabras que representan la feminidad.

Mannaz

16. Ýr

Ýr es una runa que se considera que en las versiones más arcaicas del nórdico era escrita girada, llamada algiz. Sea como sea, lo cierto es que se la relaciona con el arcoiris y la madera del tejo, además de emociones de violencia como la ira y, también, con la comisión de errores.

Ýr

17. Ehwaz

Ehwaz o eh. Tiene simbología relacionada con el mundo de las leyes y los tribunales. También se asocia con las bodas y con el espíritu animal del caballo. El matrimonio tenía mucha importancia en el mundo nórdico antiguo, siendo considerado aquello que permitía que los pueblos pudieran seguir puesto que era el inicio de la formación de nuevas generaciones.

Ehwaz
  • von List, G. (2005) El Secreto de las Runas. Ed. Asociación cultural Ojeda
  • Spurkland, Terje (2005). Norwegian Runes and Runic Inscriptions. Boydell Press. ISBN 1-84383-186-4.
  • Williams, Henrik (1996). «The origin of the runes». Amsterdamer Beiträge zur älteren Germanistik (45): 211-218.

Artículos relacionados