El reportaje es uno de los géneros periodísticos más importantes, dada su gran versatilidad a la hora de describir cualquier temática.

En función del tema que traten y de cómo se exponga la información, podemos hablar de varios tipos de reportajes periodísticos, los cuales veremos más a fondo a continuación.

Tipos de reportajes periodísticos

El reportaje es uno de los géneros periodísticos más importantes. Esto se debe fundamentalmente al hecho de que son muy versátiles, pudiendo hablarse de cualquier temática en ellos, como puede ser hechos reales de actualidad, viajes, problemáticas sociales, culturas, arte, deporte, política de un gobierno y cualquier tema que se pueda ocurrir.

En todo reportaje el autor investiga y expone su temática sin olvidarse de los antecedentes, las circunstancias, las causas y los implicados en el hecho o el tema en cuestión. Toda nota expuesta en el reportaje se fundamenta en datos, testimonios, declaraciones de expertos y opiniones de particulares, además de combinarlo con citas explícitas de personas importantes, imágenes o diagramas.

Los reportajes cumplen con varias funciones, entre ellas el investigar sobre una cuestión, describirla, entretener e informar al público y contribuir a la expansión de la documentación sobre la temática en cuestión. Estas funciones als consigue gracias al hecho de que la información expuesta en ellos tiene un carácter profundo, rozando casi lo que sería una investigación científica.

Hay diferentes tipos de reportajes periodísticos, pudiéndose clasificar en función de su finalidad, más relacionada con el tipo de temática que se expone en ellos, y también se pueden clasificar de acuerdo a cómo esté organizado el contenido.

Tipos de reportajes según su finalidad

En función de la finalidad del trabajo, podemos clasificar los reportajes periodísticos en las siguientes categorías.

1. Reportaje demostrativo

En el reportaje demostrativo el periodista se dedica a descubrir problemas, basando su trabajo en reclamos sociales o en cuestiones que hayan suscitado una gran controversia o demanda en la sociedad.

En este tipo de trabajo el texto no se limita a la simple exposición de los hechos. Además de describir lo qué ha sucedido, se trata de indagar en las causas del problema, qué es lo que ha contribuido a que ocurriera y qué consecuencias tiene de cara a la sociedad. Se trata de ofrecer un panorama más completo del asunto en cuestión.

Dado que este tipo de reportajes pueden ser muy densos, haciendo que el lector necesite prestar mucha atención a lo que en él se describe, es frecuente que el autor trate de amenizar la historia o evento que expone en el documento.

2. Reportaje autobiográfico

El reportaje autobiográfico tiene sus orígenes en el periodista Tom Wolfe, un norteamericano conocido por haber hecho importantes innovaciones en el estilo periodístico.

En esencia, el reportaje autobiográfico no es más que un trabajo de investigación en el que el protagonista es quien lo está escribiendo, aunque esto no quiere decir que durante su redacción no se mencionen a otras personas, personas las cuales pueden haber adquirido una gran importancia en la vida del autor.

Este tipo de trabajos se hacen cuando el que lo escribe tiene algo importante que contar relacionado con su vida, contándolo normalmente en primera persona y bajo su propia perspectiva.

3. Reportaje científico

Los reportajes científicos tienen la intención de demostrar los progresos y avances científicos de la actualidad, hablando de temas tan varios como la biología, la genética, la psicología, las matemáticas... Abordan el saber científico de forma objetiva y muy bien documentada, explicándolo e interpretándolo en términos legos, para así adecuarlo al nivel de personas que no necesariamente son expertas en el tema.

4. Reportaje narrativo

Los reportajes narrativos toman la forma de una crónica. En ellos se describen eventos temporales, estructurando la información para describir el suceso o el problema y exponiendo su desarrollo y evolución a lo largo del tiempo. Se indica qué fue lo que primero pasó y lo que vino después, sea o no consecuencia de lo primero.

Para poder elaborar un reportaje narrativo de calidad es necesario analizar documentos y describir, de la forma más detallada posible, personas, objetos y lugares que tengan relación con la crónica. Además, se debe conocer la opinión y testimonio de quienes estuvieran implicados en el acontecimiento.

5. Reportaje descriptivo

El reportaje descriptivo es un texto en el que el reportero lleva a cabo una detallada observación de la temática que pretende exponer. Su intención es la de proporcionar, a través de su trabajo, una imagen clara y detallada de todas las características del tema del que va a hablar.

Pueden ser de cualquier temática, dado que estos reportajes tienen la intención de describir todo lo correspondiente a una determinada cuestión, como objetos, tipos de personas, ciudades, regiones, tradiciones… ya sea de forma objetiva o añadiéndole una cierta nota de subjetividad.

En este tipo de reportajes es muy importante que se haya llevado a cabo una importante tarea de investigación, pero la capacidad de observación por parte del reportero también es una parte fundamental del mismo.

6. Reportaje retrospectivo-anecdótico

El reportaje retrospectivo-anecdótico tiene la finalidad de reconstruir características de un evento pasado, partiendo de la información que ha llegado hasta la actualidad. Es decir, se construye la historia a partir del análisis de documentos, diarios, testimonios y reinterpretaciones del pasado.

Gracias a este tipo de reportajes es posible expandir más el conocimiento que se tiene de algo que ya no se puede observar de forma directa, dado que está pasado. También sirve para confirmar o desmentir lo que se creía del evento histórico en cuestión.

Tipos de reportajes según el tipo de contenido

Los reportajes también se pueden clasificar en función de cómo estructuran y ordenan su contenido, pudiéndose encontrar en este caso los siguientes tipos.

1. Reportaje de acontecimientos

El reportaje de acontecimientos consiste en presentar una visión estática de los hechos. Es decir, el periodista actúa como un observador, describiendo los hechos vistos desde fuera. Los acontecimientos no tienen porqué presentarse por orden cronológico, de hecho, es más común que sean presentados por orden de importancia y en modo simultáneo.

2. Reportaje de citas

Este tipo de reportaje son usualmente conocidos como entrevistas. Los hechos se desprenden de lo que cuente el entrevistado. La temática tratada, esto es, la vida del entrevistado o su opinión, es armada alternando tanto descripciones hechas por el periodista como palabras textuales mencionadas por el interrogado. De esta forma, se da veracidad a lo que en el reportaje se describe.

A diferencia de con el resto de tipos de reportajes periodísticos, en el reportaje de citas no hay unas normas preestablecidas de cómo se debe realizar, aunque sí que se puede seguir un guión para estructurar y dirigir la entrevista. Sin embargo, lo más recomendable es evitar forzar el diálogo, tratando de establecer una conversación amena, con preguntas que despierten el interés y motiven al entrevistado para contestar sinceramente.

3. Reportaje de acción

A diferencia de los reportajes de acontecimientos, los de acción presentan los eventos de forma cronológica y dinámica, como si se estuvieran viviendo en este mismo instante. Este es el tipo de reportaje que se usa cuando se describen eventos históricos en las trincheras, como pudieron ser los múltiples reportajes periodísticos llevados a cabo en los años noventa durante las Guerras de Yugoslavia o a la hora de describir la Guerra Civil de Siria.

4. Reportaje de investigación

Aunque en verdad la mayoría de lo reportajes llevan a cabo una importante tarea investigativa, el estilo y la profundidad que se adquiere en los reportajes de investigación es muchísimo mayor.

En el reportaje de investigación son trabajos que adquieren un carácter casi detectivesco para poder encontrar todos los detalles de la cuestión en concreto. La intención es saber todo lo posible sobre el tema a tratar, y ver si ha habido algo que se le escapara a anteriores investigadores.

Pero para realizar un verdadero trabajo de investigación es necesario que el autor consulte fuentes veraces, información de calidad, procedente de expertos, e incluso, si se puede, recurrir a fuentes confidenciales que aporten pruebas. En este tipo de trabajos se suele contener información bien en forma de datos estadísticos, cifras actualizadas o documentos con información oficial.

Referencias bibliográficas:

  • Patterson, C. (2003). El buen reportaje, su estructura y características. Revista Latina de Comunicación Social. Universidad de Panamá. Recuperado de ull.es.