¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Cómo convivir con un adolescente: 10 consejos

Consejos para que la convivencia con hijos adolescentes sea beneficiosa para ambas partes.

Convivir con adolescentes

La convivencia con los adolescentes puede resultar difícil la mayoría de las veces, debido a que se trata de una etapa de muchos cambios tanto a nivel físico como emocional y psicológico.

Ahora bien, hay una serie de pautas y consejos para lograr que la convivencia con un adolescente sea exitosa y provechosa para ambas partes. Veamos los más importantes.

Consejos para convivir bien con un adolescente

Problemas de relación, salidas de tono, conflictos recurrentes, mala sintonía… Si deseas conocer cuáles son los consejos más eficientes para convivir con un adolescente, sigue leyendo.

1. Respetar su privacidad

La adolescencia es una etapa de autoafirmación en la que el individuo empieza a reclamar una serie de derechos que durante la etapa infantil no formaban parte de sus prioridades.

Uno de estos derechos imprescindibles para el natural desarrollo de la persona es el derecho a la intimidad y la privacidad, es por eso que durante la adolescencia es recomendable otorgar al joven más espacios privados sin interferir demasiado en sus asuntos.

Algunas de las formas más habituales de respetar su privacidad pueden ser: no entrar en su habitación en su ausencia, llamar a su puerta antes de entrar, intentar no preguntar en tono inquisidor acerca de sus amistades (a no ser que quiera compartirlo) y no controlar de manera excesiva sus actividades diarias si no hay señales de que comprometen su salud física o mental.

2. Interesarse por sus aficiones

Mostrar un interés genuino por las nuevas aficiones del adolescente puede ser otra manera de establecer una relación positiva con esa persona y también de favorecer que tenga un desarrollo emocional adecuado y una socialización sana a nivel familiar.

Además de eso, los adolescentes necesitan a menudo una aprobación externa tanto de amigos y familiares sobre sus intereses, habilidades o hobbies y ver que estos son reconocidos y apreciados también resulta de gran importancia para la construcción de su personalidad.

3. Atender a sus necesidades

El apoyo emocional familiar es esencial durante cualquier etapa del crecimiento, y más durante la adolescencia, ya que es un período de grandes desajustes emocionales para la persona.

Estar pendiente de las dificultades diarias que pueda tener el adolescente, ya sea a nivel emocional, relacional o físico es una buena forma de ayudarlo y orientarlo en un período de gran incertidumbre y desorientación como es la adolescencia.

Algunos de los problemas que pueden surgir en la vida de un adolescente pueden ser los trastornos alimentarios, el acoso escolar, las dificultades escolares de todo tipo o el fracaso académico.

4. Compartir tiempo juntos

De igual manera, para atender a las necesidades diarias del adolescente también es necesario pasar tiempo con él, lo cual también nos ayuda a conocer sus inquietudes y aficiones personales.

Aunque en ocasiones puede parecer que buscan el aislamiento respecto a la familia, los adolescentes también necesitan pasar tiempo con sus familiares, para compartir su día a día y solicitar ayuda en caso de requerirlo.

5. Evitar las prohibiciones excesivas

Un modelo educativo con demasiadas prohibiciones o restricciones puede acabar teniendo como resultado un adolescente demasiado rebelde que acabe por no respetar ningún tipo de autoridad.

Es por eso que es necesario ser permisivos respecto, por ejemplo, al uso de Internet y las redes sociales, ya que son parte de sus principales canales de socialización y comunicación con las personas de su edad y sin los cuales podría sentirse aislado del mundo que le rodea.

Cómo convivir con un adolescente

6. Respetar su libertad

La libertad individual es otro elemento esencial para la correcta socialización con el entorno en la etapa adolescente y sentir que se cuenta con un margen de maniobra suficiente para llevar a cabo las actividades de ocio o incluso creativas fomentará que haya una buena sintonía entre personas de diferentes generaciones.

Al igual que con la privacidad, también existen algunas formas de respetar la libertad personal del adolescente y algunas de ellas pueden ser: dejar que tenga libertad para decorar su habitación, para vestir como quiera, dejar cierto margen de maniobra en las horas de llegada a casa y no controlar sus amistades.

La libertad económica también es necesaria por lo que a menudo también es positivo que el adolescente pueda disponer de algún dinero para sus gastos personales o para desarrollar hobbies y actividades propias .

7. Respetar su opinión

El respeto es esencial para el correcto funcionamiento de cualquier relación interpersonal, y la mayoría de adolescentes también necesitan ver que su opinión es respetada, aunque no coincida con la de sus padres.

La tónica habitual en la adolescencia es el cuestionamiento de ciertas creencias arraigadas culturalmente y aceptadas por generaciones anteriores, y los padres no siempre entienden que ya no son el principal referente de sus hijos (probablemente lo sean otros jóvenes de su edad), motivo por el cual durante esta etapa se producen fácilmente discusiones y conflictos.

Es por eso que aunque sigamos un modelo educativo basado en la disciplina, también es necesario mostrar respeto hacia las ideas, posicionamientos o planteamientos que pueda tener sobre cualquier tema, de esta manera contribuiremos positivamente a su construcción de personalidad. Incluso si creemos que los adolescentes están equivocados, es necesario poder confrontar ideas desde el respeto.

8. Evitar comparaciones

Mientras el adolescente está creciendo suele pasar por muchos altibajos con respecto a su autoestima y su estabilidad mental; es por eso que se recomienda evitar las comparaciones con otros jóvenes de su edad.

Sentirse inferior a otros compañeros de clase o creer que su familia no les valora lo suficiente puede ser un duro golpe para la autoestima del adolescente, para su socialización y en general para su salud mental.

9. Tratarlo aceptando sus progresos de maduración psicológica

Para que el adolescente se sienta respetado, querido y valorado, no debemos tratarlo como a un niño. Tener en cuenta que es casi una persona adulta es algo que beneficiará de manera notable su autoestima y su proceso de configuración de la personalidad adulta.

Tener en cuenta su opinión, disculparnos siempre que podamos ofenderle, no mentirle ni ocultarle nada puede ser una buena forma de empezar a tratar al adolescente como una persona responsable y con capacidad para tomar decisiones razonables.

10. Elogiar sus cualidades

Otra buena forma de contribuir al desarrollo positivo del adolescente tanto a nivel afectivo como social es elogiando sus cualidades, apreciando sus logros y premiando su esfuerzo siempre que sea necesario.

Los adolescentes acostumbran a tener una percepción irreal de sí mismos y suelen ser demasiado críticos con ellos mismos, es por eso que el apoyo y la aprobación externa pueden resultarles de gran ayuda.

Psicóloga

Sevilla
Terapia online

Carolina Marín es psicóloga federada por la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas (FEAP) y miembro de la Asociación Española para la investigación y Desarrollo de la Terapia Familiar; su consulta está ubicada en Sevilla.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados