Cuando hablamos de adicciones, enseguida se nos viene a la mente el alcohol o las drogas duras, pero en realidad hay un amplio abanico en lo referente a este tipo de trastornos y también a los comportamientos adictivos.

Como decimos, la adicción se manifiesta en muy distintas formas, no solo como sustancias que se consumen.

¿Qué clases de adicciones podemos encontrar?

Creemos oportuno antes de entrar en este apartado señalar que la adicción está reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud. De hecho, esta institución la reconoce como enfermedad mental, al igual que otros trastornos como el Alzheimer o la esquizofrenia. Además, también la coloca al nivel de enfermedades crónicas como el cáncer.

Las características de la adicción son, principalmente, las siguientes:

  • Pérdida de la capacidad para no consumir.
  • No poder controlar los impulsos.
  • Deseo descontrolado por consumir.
  • Disfuncionalidad en las respuestas emocionales que se derivan de las relaciones interpersonales.

Así, hay básicamente tres grupos de adicciones que podemos reconocer: a las sustancias, a los comportamientos (no sustancias) y las emocionales. En este artículo vamos a hablar del primer grupo.

Las adicciones a sustancias más comunes

Como decimos, las adicciones más comunes y más conocidas son las que tienen como objeto el consumo de diferentes sustancias. Son las siguientes.

1. Consumo de alcohol

Uno de los principales problemas que presenta el alcoholismo es que el consumo de alcohol es legal, con lo que es fácil acceder a él. No obstante, es muy importante saber que ingerir estas bebidas puede provocar efectos muy graves en la salud.

Una de las consecuencias que tiene esta adicción es un comportamiento peligroso y arriesgado por parte del adicto. Por otro lado, una de las dificultades a las que se tiene que enfrentar el adicto es que está muy aceptado socialmente, y con frecuencia, muchos creen que solamente es un comportamiento social, cuando en realidad es una sustancia muy peligrosa.

Los efectos del alcohol son notables en un plano físico y psico-cognitivo, ya que generan efectos como resaca y malestar así como inestabilidad emocional, una merma importante en la capacidad de reacción y una mayor agresividad de la persona.

2. Adicción al tabaco

¿Sabías que lo que causa adicción es la nicotina? Al igual que en el caso anterior se trata de una sustancia legal, aunque hay mayor conocimiento sobre los daños que provoca.

La nicotina modifica cómo funciona el cerebro considerablemente, y por eso se produce la adicción. Es importante saber que el humo causa muchas enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

3. Adicción a las pastillas

A pesar de que conseguirlas no es tan fácil como conseguir una botella de alcohol, hay muchísimas personas que son adictos a las pastillas.

Es muy importante considerar que cada pastilla es distinto y tiene muy diferentes efectos dependiendo de su tipología y la cantidad que se consuma.

El mayor peligro que existe en el consumo de pastillas es que la tolerancia a ellas es muy rápida, con lo que cada vez el adicto necesita tomar más y más para conseguir el efecto que pretende conseguir con su consumo.

4. Adicción al cannabis

¿Cuántas veces te han dicho que por fumarte un porro no pasa nada? ¿Te han dicho que lo único que ocurre es que te pones más contento? Pues lo cierto es que hay muchísimo más detrás del cannabis.

Aunque es una sustancia ilegal, el cannabis es de las más populares entre los consumidores porque es relativamente fácil acceder a ella, e incluso puedes comprar plantas y cultivarlas como particular.

Hay muchas falsas creencias alrededor del cannabis, siendo el más popular que al provenir de una planta es natural, y por eso no tiene consecuencias negativas. Lo cierto es que sí tiene consecuencias importantes sobre la salud del consumidor. De hecho, afecta a nivel cognitivo, ya que provoca un deterioro de la inteligencia, la memoria y la fluidez del habla. Además, también se relaciona con trastornos mentales, como puede ser la esquizofrenia.

La adicción hay que tratarla adecuadamente

Fromm Bienestar

Una adicción a sustancias es algo que requiere un tratamiento especializado y personalizado a cada caso concreto. Es importante conocer bien al adicto y su situación, y en base a ello actuar.

El tratamiento de la adicción engloba el uso por diferentes etapas en las que se trabajan diferentes aspectos, como por ejemplo, la eliminación completa del consumo o el autoconocimiento del paciente.