Los servicios de desintoxicación del alcohol son parte de los más demandados por los pacientes en los centros de terapia contra las adicciones, y no es para menos. El uso de este tipo de sustancias adictivas es muy generalizado en prácticamente todos los países occidentales, y para dejar de consumirlas se necesita ayuda profesional.

Ahora bien… ¿En qué consiste este tipo de intervenciones terapéuticas? En este artículo encontrarás un resumen acerca de cómo se da el proceso de desintoxicación del alcohol, y la información básica que hay que tener en cuenta acerca de este tema.

La adicción al alcohol: un problema a tratar urgentemente

Existen muchos motivos por los que el alcoholismo es un grave problema que debe ser tomado en serio desde el primer momento.

Uno de ellos es, por ejemplo, que se trata de una de las drogas que produce más daño en terceras personas, no solo en quienes lo consumen y desarrollan dependencia. Tiene un impacto muy alto causando accidentes (no todos ellos vinculados a la conducción de vehículos) y también en la violencia de pareja.

Por otro lado, el alcohol es una de las sustancias más adictivas, lo cual significa que limita mucho la toma de decisiones de quienes empiezan a desarrollar un trastorno de este tipo; al mismo tiempo, eleva mucho el riesgo de desarrollar patologías más alla´de la propia adicción: cáncer, enfermedades neurológicas, etc. También hace que aumente mucho el riesgo de desarrollar adicciones a otras sustancias.

Finalmente, recibir cuanto antes tratamiento de desintoxicación al alcohol también es muy importante porque sin ayuda profesional es muy difícil “desengancharse” de la bebida, entre otras cosas porque su uso y abuso está muy normalizado en nuestra sociedad: en el día a día, las personas adictas se ven expuestas a muchas situaciones que se prestan a beberse una única copa, que en cuestión de minutos se suele transformar en una sucesión de ellas. Recaer es muy habitual, y hay que prepararse del mejor modo posible con la ayuda de expertos en adicciones.

Desintoxicación del alcohol: elementos involucrados

Estos son los aspectos más relevantes de la desintoxicación del alcohol de la mano de profesionales.

1. Las primeras horas son clave

Tal y como ocurre con muchas drogas, lo más duro a la hora de superar la adicción viene en las primeras horas dejando de consumir esa sustancia.

La abstinencia alcohólica, lo que normalmente se conoce como “mono”, presenta su pico de malestar a los dos o tres días tras la última consumición, y se prolonga en una versión más suave y llevadera durante unas semanas. Durante esta primera etapa es muy fácil recaer si no se dispone de apoyo profesional. Esta es, en muchos sentidos, la parte puramente de desintoxicación, ya que es el momento en el que la mayor parte del alcohol sale del cuerpo.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la desintoxicación no es la única parte de un proceso de superación de una adicción, por dos motivos. En primer lugar, porque incluso pasados estos días, el cuerpo aún sigue presentando cambios producidos por el hábito de consumir alcohol, y estos predisponen a la persona a seguir bebiendo.

En segundo lugar, porque más allá de los aspectos neurológicos de la dependencia del alcohol, existen toda una serie de hábitos y rutinas de consumo de los que también hay que “desengancharse”. Este es el elemento puramente psicológico que contribuye al mantenimiento de las adicciones y que no hay que infravalorar, porque puede ser el que lleve a recaer meses después de haber bebido el último sorbo de alcohol, como veremos.

2. Entrenamiento en técnicas de gestión del estrés

La exposición continuada a experiencias estresantes incrementa el riesgo de consumir alcohol y profundizar en el desarrollo de adicciones. Es por ello que, en el proceso de tratamiento contra la dependencia de las bebidas alcohólocas, los profesionales de la salud abordamos este ámbito ayudando a las personas a usar recursos de gestión del estrés y la ansiedad.

3. Es importante no intercambiar adicciones

En la fase de desintoxicación del alcohol, es frecuente que las personas intenten aliviar su malestar tomando otras drogas. Hay que evitar esto a toda costa, porque en esos momentos de vulnerabilidad, se es más vulnerable al desarrollo de nuevas adicciones: es decir, que no se parte desde 0, tal y como haría alguien que nunca ha tomado ningún psicoactivo con potencial adictivo.

4. Hay que aceptar cierto nivel de incomodidad y malestar

Para superar exitosamente la parte de desintoxicación, es importante no intentar bloquear totalmente las sensaciones de malestar físico y psicológico producidas por la abstinencia. Hacer esto solo lleva a la frustración, dado que el simple hecho de mantenerse alerta para eliminar de la consciencia posibles pensamientos y sensaciones negativas hace que atraigamos esas experiencias a nuestra mente.

Es mucho mejor desarrollar hábitos de aceptación de la incomodidad y de gestión del foco atencional, para no darles más importancia de la necesaria y ser capaz de centrarse en otras cosas.

5. En los hábitos está la clave

Tal y como hemos visto, la lucha contra la adicción no es algo que deba ser llevado tan solo desde la introspección; también se plasma en lo comportamental, la manera en la que el paciente se relaciona con el entorno y con los demás. Además, esto también es cierto en los primeros días de dejar de consumir, es decir, durante la desintoxicación del alcohol.

Por ello, en un proceso terapéutico contra el alcoholismo conviven elementos de asistencia médica y elementos de asistencia psicoterapéutica, para adoptar nuevos hábitos y rutinas que sirvan para mantenerse lejos de situaciones en las que resultaría demasiado fácil recaer.

¿Buscas tratamiento contra la adicción a las bebidas alcohólicas?

Clínicas CITA

Si has desarrollado adicción al alcohol, es muy importante que tomes medidas rápidamente para superarla y dejar de consumir apoyándote en la ayuda de profesionales de la salud. En Clínicas CITA estamos especializados en el tratamiento de los trastornos de tipo adictivo, y contamos tanto con servicios de asistencia ambulatoria como con la posibilidad de ingresar en nuestro módulo residencial en plena naturaleza. Nos puedes encontrar en Barcelona y en Dosrius (Mataró); para ver más información acerca de cómo trabajamos o acceder a nuestros datos de contacto, puedes entrar a esta página.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association (APA). (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
  • Breese, GR; Sinha, R; Heilig, M (February 2011). Chronic alcohol neuroadaptation and stress contribute to susceptibility for alcohol craving and relapse. Pharmacol Ther. 129(2): pp. 149 - 171.
  • Crews, F.T.; Boettiger, C.A. (2009). Impulsivity, Frontal Lobes and Risk for Addiction. Pharmacol Biochem Behav. 93(3): 237 - 247.
  • Kauer, J.A.; R.C. Malenka (2007). Synaptic plasticity and addiction. Nature Reviews Neuroscience. 8(11): pp. 844 - 58.
  • Moonat, S; Pandey, SC (2012). "Stress, epigenetics, and alcoholism". Alcohol Research : Current Reviews. 34 (4): pp. 495 - 505.
  • Nutt, D.J.; King, L.A.; Phillips, L.D. (2010). Drug harms in the UK: a multicriteria decision analysis. The Lancet, 376(9752): pp. 1558 - 1565,
  • Organización Mundial de la Salud (1992). International Classification of Diseases and Health Related Problems, Tenth Revision (ICD-10). Ginebra.