¿Qué es un cuadro de doble entrada? Características, funciones y ejemplos

Veamos las características de una matriz de doble entrada, y consejos para saber crear una.

Nahum Montagud Rubio

Nahum Montagud Rubio

Cuadro-doble-entrada

De entre los organizadores gráficos, el cuadro de doble entrada es uno de los más recurridos al facilitar el repaso y comprensión de diferentes datos poniéndolos en un gráfico cómodo, visual y práctico.

Este tipo de recurso es muy útil mientras estamos estudiando para organizar las ideas, a la hora de exponer un tema, presentarlo en un trabajo académico o, simplemente, para comparar datos cualquiera.

A continuación vamos a ver más a fondo qué son los cuadros de doble entrada, qué funciones y características presentan, cómo hacer uno y veremos también unos cuantos ejemplos.

¿Qué es un cuadro de doble entrada?

Un cuadro de doble entrada, también llamado matriz de doble entrada, es una tabla que ayuda a organizar y equiparar el conocimiento acerca un determinado tema o datos y resultados de diferentes variables. Se trata de un organizador gráfico que nos sirve para contrastar diferentes elementos relacionados con una temática, facilitándonos relacionar la información recopilada de una manera más visual y simplificada.

Como tablas que son, estas matrices se encuentran estructuradas en filas y columnas y en ellas se debe escribir alguna palabra clave o referencia importante que haga referencia al tema principal. Estas filas y columnas se entrecruzan, formando celdas que son los lugares donde pondremos la información que se desea representar. El número de estas filas y columnas variará en función de la temática de la que se quiera hablar, siendo lo realmente importante lograr una buena comparación entre las palabras clave que en ellas aparecen.

Características y funciones de una matriz de doble entrada

Son varias las características principales destacables de los cuadros de doble entrada:

  • El número de filas y columnas de la tabla es variable.
  • Se hacen para comparar entre diferentes elementos que conforman la tabla.
  • La información debe estar distribuida horizontal y verticalmente.
  • Las columnas y filas deben hacer referencia a una definición o palabra clave específica.
  • Las columnas y filas se entrecruzan formando celdas donde se pondrá la información comparada.

En cuanto a las funciones a la hora de organizar información podemos destacar las siguientes:

  • Organizar los contenidos de manera visual y práctica.
  • Analizar diferentes elementos relacionados con un tema.
  • Comparar la información encontrada sobre un tema.
  • Simplificar la información relevante.
  • Describir y relacionar diferentes variables de un estudio o temática.
  • Plasmar datos estadísticos o comparativos en investigaciones.

Todas estas características y funciones traen consigo varios beneficios cuando se usan los cuadros de doble entrada, sobre todo aplicados al mundo académico como los estudios o presentar los datos de una investigación. El principal es que permiten apreciar de manera rápida datos que se relacionan entre sí, facilitando a su vez su comparación y la detección de aspectos similares. También son de gran utilidad cuando se desea explicar un tema o información que tiene dos variables fijas.

Recomendaciones en su elaboración

Para facilitar la realización de estos organizadores gráficos, damos una serie de recomendaciones generales a la hora de hacer un cuadro de doble entrada para que sea lo más útil posible de cara a nuestro estudio, presentaciones u organización de nuestros trabajos académicos.

  • Tener clara la información a explicar.

  • Realizar una profunda documentación previa a la elaboración de la tabla.

  • Establecer las variables y los elementos del tema a analizar.

  • Determinar cuál es la mejor distribución para representar los datos en la matriz.

  • Leer cuidadosamente toda la información sobre el tema de estudio.

  • Establecer cuáles serán las filas y las columnas y determinar su cantidad.

  • Revisar que los datos se encuentren en las celdas que les corresponde.

  • Quizás te interese: "Tipos de test de inteligencia"

¿Cómo elaborar un cuadro de doble entrada?

Ahora veremos cuáles son los pasos a seguir para elaborar un cuadro de doble entrada.

1. Seleccionar e investigar el tema del que hablar

El primer paso es seleccionar aquel tema del que vamos a hablar y analizar. Una vez tengamos clara la temática en cuestión, procederemos a realizar una investigación lo más detallada posible sobre ese contenido, a fin de asegurarnos de que no nos olvidamos de ningún dato importante.

2. Dibujar la tabla

Obtenida ya toda la información relevante, procederemos a dibujar el cuadro de doble entrada. Es en este paso en el que dibujaremos una tabla, la cual será el esqueleto de nuestro organizador gráfico, y empezaremos a plantearnos cuántas columnas y filas son necesarias para conseguir explicar todo lo que queremos exponer en ella.

Llegados aquí iremos considerando cuáles son los temas y subtemas importantes de la temática de la que queremos hablar, puesto que serán estos los que aparezcan en las primeras casillas de las columnas y las filas.

3. Indicar los temas clave

Una vez se sepan cuáles son los temas y subtemas que conforman aquello de lo que queremos hablar, procedemos a escribirlos en las primeras casillas de las columnas y las filas.

Normalmente lo que se hace es poner en la parte superior de cada columna las variables que representan el tema de estudio, mientras que los subtemas se deberán agregar subdividiendo las filas que pertoquen.

Puesto que los temas, palabras e ideas clave son lo más importante estos deben resaltar. Para ello se puede recurrir a varios recursos gráficos como, por ejemplo, escribirlos en mayúsculas, ponerlas en negrita o resaltarlas con subrayado o con diferente color.

4. Colocar la información comparada

Una vez tenemos claro cuáles son los temas clave y hemos puesto todas las columnas y filas que consideramos necesarias, procederemos a colocar la información comparada. Es recomendable hacerlo de derecha a izquierda y de arriba abajo, yendo desde lo más sencillo a lo más complicado o complejo.

Como el objetivo de esto es destacar la información comparada de una forma visual y práctica, no es para nada recomendable escribir parrafazos en cada una de las celdas que entrecruzan filas y columnas. Por ello, es fundamental verificar que toda la información importante esté, pero de una forma sintética y fácilmente memorizable.

Ejemplos de cuadros de doble entrada

Para acabar, vamos a ver algunos casos de cuadros de doble entrada.

1. Casos de una enfermedad X

Cuadro usado en Medicina

En este cuadro de doble entrada podemos analizar cuántos casos confirmados hay de una enfermedad que está afectando un pueblo imaginario.

En la primera columna se indican los nombres de los cuatro distritos en los que la ciudad se organiza, la segunda columna nos marca los casos confirmados de la enfermedad, la tercera las personas dadas de alta y, por último, tenemos la cantidad de fallecidos por barrio. Cada fila representa los casos confirmados, dados de alta y fallecidos por barrio, a excepción de la última que nos lo indica para todo el pueblo.

2. Tabla de tipos

Tabla de tipos

Aquí presentamos un cuadro de doble entrada en el que vemos las debilidades y fortalezas de diferentes tipos en un videojuego inventado. Aquí se pone en comparación el tipo del ataque (primera columna) con el tipo del que lo recibe (primera fila).

3. Porcentajes de diferentes cantidades

Porcentajes de cantidades

Esto es un ejercicio resuelto en el que el estudiante tenía que resolver cuáles eran los porcentajes (primera columna) de diferentes cantidades (primera fila). El estudiante tenía que marcar en las celdas cuál era la cantidad exacta de cada uno de los números que aparecen en la fila superior teniendo en cuenta los porcentajes que aparecen en la columna de la izquierda.

  • Jiménez, T. (1999) Mejores técnicas de estudio. Plaza y Janés: Barcelona.

Artículos relacionados